Ir al contenido principal

El Jesús Histórico de Hegel


Sin duda alguna, es innegable que el pensamiento Hegeliano se ha insertado en la historia. La dialéctica de su ideología en el terreno de la filosofía es un camino por el que pocos queremos transitar.   La madurez y el peso de sus obras le han hecho un autor difícil de entender. Sin embargo, durante la época de su juventud, Hegel escribió obras de tipo teológico, una de ellas es su particular visión de la Historia de Jesús. Está obra, fue escrita todavía por un Hegel inmaduro, es decir, en ella se puede apreciar la influencia kantiana que la hace racional en todo sentido. La historia de Hegel pretende ser, una armonización de los Evangelios, pero la fuente principal de la cual se nutre es el Evangelio de Lucas.

            La fidelidad kantiana de esta Historia de Jesús es innegable. Hay en ella un contenido religioso racional, la religión histórica pasa al plano moral, y la adoración a Dios pasa a ser “moralidad histórica.”

            Jesús, el Dios-Hombre, en el pensamiento de Hegel es tan sólo un “educador popular”, un maestro de la moral, un predicador religioso quien reduce la revelación del Dios vivo a un discurso ético. Podríamos decir también que este Jesús es una mera abstracción racional. La vida de Jesús ya no es más un acontecimiento histórico, visto dentro del tiempo y el espacio; la predicación o el mensaje de Jesús se ha convertido en el “evangelio eterno”, característica clara de la universalidad de la Ilustración.

            El contenido narrativo de los Evangelios, es decir, la poesía con que son narrados los aspectos de la vida y obra de Jesús, son reducidos por el rigorismo kantiano. El destino de Jesús ya no es escatológico, es formativo. Su tarea, al enseñar el reino de Dios, es parte de la educación del pueblo judío, para emprender tal reforma educativa, Jesús se vale de la ley moral. Así en el esquema de Hegel, Jesús es un hombre culto y un maestro de moral.

            Con respecto a la muerte de Jesús, el contenido teológico se desvanece y pierde el carácter de redentivo. La muerte de Jesús para Hegel, es la consecuencia lógica de su labor educativa. El contexto de la muerte de Jesús se da en el marco de la lucha ideológica contra las autoridades judías, puesto que estas, quieren mantener su estatus, y para lograr tal objetivo requieren que el pueblo prosiga en su ignorancia. Está lucha es el detonante del sacrificio de Jesús.

            La resurrección de Jesús, es una página en blanco en la historia de Hegel. Para el ilustrado Hegel, la resurrección le parece igual de irracional que los milagros realizados por Jesús. Hay en Hegel una despreocupación total por la fidelidad histórica, tan evidente es está despreocupación que pone en labios de Jesús referencias a los seguidores de Zeus o Brahma.

            En conclusión, la Historia de Jesús escrita por Hegel, endosa presupuestos tales como el espiritualismo, el racionalismo y el universalismo. Para Hegel, la razón le ha sido conferida al hombre como un destello de la divinidad, haciéndole partícipe de la misma. La relación entre la “voluntad perfecta de Dios” y la “eterna ley moral” en Hegel, queda establecida por un pacto racional entre dos seres. En este punto es innegable la alta dosis de filosofía kantiana. Para Hegel, la razón es vital, la consecuencia lógica de este postulado de racionalidad es la afirmación del “universalismo” de la razón y del “humanismo” del hombre.


            La implicación práctica del Jesús Histórico de Hegel conlleva a una religión de servicio. La visión humanista del Jesús Hegeliano enseña el “servicio a la humanidad.” Además promueve la hermandad entre los hombres, sin importar, raza, credo o cultura.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Concepto de Cristología y Kerigma en Rudolf Bultmann

Existen dos preguntas significativas que necesitan explicación en el pensamiento de Rudolf Bultmann. La primera es sobre cuánto contenido histórico existe en los evangelios: ¿son relatos precisos de lo que sucedió, o son en gran parte reflexiones teológicas que encajan con los hechos teológicos que desean transmitir? En segundo lugar, se trata de determinar si el conocimiento histórico es necesario para la fe: ¿si los evangelios no son históricamente precisos, entonces importan para la fe en Jesús?
Bultmann da una respuesta negativa a estas dos preguntas. De hecho, conocemos muy poco acerca del ministerio de Jesús: una vez que los evangelios han sido pasados por los filtros de la crítica de formas, quedan muy pocos datos históricos sólidos.
Para Bultmann, sin embargo, esta falta de interés es algo positivo, y por eso da una respuesta negativa a la segunda pregunta. La fe en Jesús no depende de los datos históricos, y por lo tanto la Cristología no tiene interés histórico. No sabemos…

La Historia de la Crucifixión (Contada por los Privilegiados y los Poderosos)

Stephen Mattson
Un hombre fue arrestado por las autoridades, enviado a juicio y condenado a muerte -su nombre era Jesús. Muchos dicen que es un hombre inocente, pero los hechos hablan por sí mismos:

Jesús era un matón, un vagabundo sin hogar propenso al abuso de sustancias ilícitas (tenía un arresto  previo por traficar con alcohol). Jesús causaba disturbios a donde quiera que iba. Él era un pandillero  con una larga historia de crimen, pero eso no es sorprendente teniendo en cuenta su educación.
Jesús era intrínsecamente violento y un peligro para la sociedad. A pesar de que habló con elocuencia, dado su estatus, ¿cómo podría alguien tomar en serio su mensaje, si siempre estaba protestando y usaba  métodos perturbadores como volcar mesas y violentar la paz?
Además, personas como Jesús son naturalmente perezosas. ¿No tienen cosas mejores que hacer, como conseguir un trabajo? Me gustaría tener tiempo para descansar, "orar", y pasar el rato en los parques. Si sólo trabajaran m…