La Imaginación Profética de Walter Brueggemann

¿Qué es la Biblia y Cómo Debemos Leerla?

Para el respetado teólogo Walter Brueggemann, la importancia del género en la Escritura es la clave vital para encontrar el sentido que la Biblia debe dictar en nuestras vidas.


A juicio de Brueggeman en la Escritura:


  1. Ni el fundamentalismo, ni el racionalismo son posturas para la interpretación de la Biblia. Leer la Escritura requiere navegar entre dos extremos: el impulso literalista del fundamentalismo y el impulso histórico del racionalismo. Unos tratan todo de modo literal, como hecho histórico, imponiendo expectativas "modernas" y "precisas" sobre los textos antiguos. Los otros niegan cualquier conexión entre el texto y la realidad. Ambas posiciones reflejan un acercamiento reduccionista de la Biblia. Ambas fallan en considerar la importancia del género cuando leen la Escritura. Los escritores bíblicos no eran meros reporteros o escribas tomando dictado de lo que Dios habló desde lo alto. Ellos fueron poetas y artistas, elaborando hábilmente una historia. No estaban dando un reporte escueto sobre quien hizo qué, dónde y cuándo, de hecho estaban creando una nueva manera de apreciar la realidad de Dios.
  2. Debemos descubrir el arte en la Biblia de manera que podamos leerla con nuestra imaginación. Arte no es una palabra que encontraremos en comentarios o en Biblias de estudio. No es una palabra que se escuche en seminarios. El texto fue preparado para ser leído, analizado y sistematizado dentro de proposiciones teológicas concretas. Reconocer el arte en la Escritura es esencial para el entendimiento y el impulso de la justicia. La "imaginación profética", una frase que ha sido acuñada por Brueggemann, es el entorno creativo (o tal vez el resumen) de una nueva realidad, más justa - incluso antes de existir - cuando la existencia parecía imposible.
Si leemos todo literalmente - aplanando la Biblia, como dice Brueggemann...
O si leemos con escepticismo...
Si reducimos todo a hechos históricos...
O si tomamos a los profetas como santos contando historias, divorciados de su mensaje en su contexto original, podemos buscar señales del 'cumplimiento profético' en nuestros días...
...entonces todo lo que estamos haciendo es leer la Biblia en nuestros términos, más allá del suyo propio. 

Al leer la Biblia de este modo, estaremos haciendo lo que los poderosos en la antiguedad no pudieron hacer: silenciar a los profetas y poetas de l Biblia.

Fuente: Ben Irwin

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

¿Yahvé, el Dios Cananita de la Metalurgía?*

¿Cómo leyó la Biblia Jesús?