Ir al contenido principal

¿Cómo leyó la Biblia Jesús?



Me parece que Jesús no leyó la Biblia como lo hacemos nosotros en la actualidad. Aunque estoy consciente de que la Biblia de Jesús fue muy diferente a la nuestra. Jesús leyó la Torah, lo que nosotros conocemos como el Antiguo Testamento.

Realmente hay pocos ejemplos de cómo Jesús leía la Biblia, pero me gustaría hablar del pasaje de Lucas 4:18-19 en particular. En el contexto Jesús está leyendo del rollo de Isaías durante el Sabbath:

 18 «El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos 19 y a predicar el año agradable del Señor». (RV1995)

Lo interesante es comparar este pasaje con el de Isaías. La manera en que Jesús leyó el pasaje nos da una idea de cómo entendió la Biblia. El pasaje de Lucas está en Isaías 61:1-2

El espíritu de Jehová, el Señor, está sobre mí, porque me ha ungido Jehová. Me ha enviado a predicar buenas noticias a los pobres, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel; 2 a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová y el día de la venganza del Dios nuestro. (RV1995)

¿Puedes notar si hay alguna diferencia? Cuando comparamos los dos pasajes es claro que Jesús dejó intencionalmente fuera la oración final. En el evangelio de Lucas el momento de la lectura significaba el inicio del ministerio de Jesús. Jesús predico que esta era su función, pero puso especial atención en dejar fuera la última línea del verso. Me parece que fue intencional.

Todo esto nos muestra que Jesús vino a proclamar el favor de Dios, no su Venganza. Me parece que deberíamos asumir que Jesús no leyó la porción final de la profecía de Isaías porque Dios no estaba interesado en la venganza. En vez de eso, Jesús proclamo la gracia de Dios, las buenas noticias de Dios para la humanidad.

¿Qué podemos aprender de esta lección que Jesús nos dio?

Predicar sobre el infierno y el pecado como una manera de espantar a la gente para que venga a la fe no es sólo una mala idea, sino es algo que él mismo Jesús evito. Buscar en la Biblia versículos para amenazar a los incrédulos parece ir en contra del ejemplo de Jesús. No puedo tolerar que un creyente use la Biblia para maltratar a otro ser humano. ! La Biblia no debería ser un instrumento para el abuso ¡ Avergonzar y culpar a la gente nunca será una técnica de evangelismo exitosa.

Por lo tanto, propongo usar la Biblia para proclamar las maravillas del favor y la gracia de Dios a la humanidad.

Esto me recuerda una gran cita de Harper Lee:


“Algunas veces la Biblia en las manos de un hombre es peor que una botella de whisky en las manos de otro...”

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…