Ir al contenido principal

TEOLOGÍA Y APOLOGÉTICA

Alister E. McGrath



            Este es un extracto del artículo del Dr. McGrath titulado “Capturando la imaginación de nuestra cultura: Reflexiones sobre la apologética Cristiana.” El artículo fue presentado en Febrero de 2005. La tesis principal del artículo es establecer la importancia de la apologética en la misión contemporánea de nuestro mundo post-moderno considerando que todavía existen muchas debilidades en nuestra apologética evangélica moderna.

Teología y Apologética.

            La apologética frecuentemente es presentada como una técnica – una forma de ganar argumentos. Como Avery Dulles lo apunta, 'el apologista es considerado como un persona agresiva, un oportunista quien intenta, por medio del temor o la argumentación, persuadir a la gente para unirse a la iglesia'. He leído, y lamento tener que decir, que muchos manuales de apologética parecen hacer creer que la esencia de la apologética es la manipulación verbal, el bullying intelectual, y a la evasión moral. Por supuesto, tales manuales no describen su acercamiento de esa manera, pero eso es lo que presentan.

            Sin embargo, ¿qué hay con respecto a la teología? ¿Qué tipo de rol juega la teología en la apologética? Me gustaría sugerir que la teología juega un rol importante en la apologética responsable, al menos en dos niveles. Primero, al insistir que debemos situar a la apologética en su propio contexto; segundo, al dirigirnos a apreciar la riqueza del evangelio, además de identificar cual es el mejor 'punto de contacto' al compartir el evangelio en relación a una audiencia determinada.

¿Dónde comienza la teología y el conocimiento en la apologética?

            La teología nutre a la apologética, habilitando al apologista a tener una firme convicción en la riqueza del evangelio, y por lo tanto un entendimiento apropiado de los muchos aspectos de la apologética el cual debe ser el punto de arranque más apropiado para llegar a una audiencia. No esperamos presentar la totalidad del evangelio en un solo paso. Tenemos que empezar en alguna parte. El análisis teológico con frecuencia nos ayuda a identificar ese punto de partida. No se trata de reducir el evangelio a un solo punto; es solamente un juicio táctico sobre dónde empezar. El resto puede y debe fluir. Por lo tanto la decisión de dónde empezar es frecuentemente un juicio crucial que el apologista debe hacer, y es esencial que este influenciado por el conocimiento ya sea del evangelio mismo como de la audiencia a la que quiere dirigirse.

            La importancia de la apologética en este punto es inmensa. Significa que podemos conducir un análisis teológico del evangelio e identificar cuáles son los aspectos que están relacionados con una audiencia específica. La gente tiene necesidades y preocupaciones diferentes. Quizá un aspecto del evangelio se relacione con cierto grupo de necesidades, mientras que otros se relacionan de manera diferente. Para apreciar este punto, vanos a retroceder brevemente al tema central de la fe Cristiana – el significado de la cruz.

            Es imposible resumir la inmensa riqueza y el mensaje completo de la cruz en pocas palabras. En efecto, una de las grandes oportunidades que nos brinda la teología es que nos ofrece la oportunidad de reflexionar profundamente sobre el significado completo de los grandes temas del mensaje Cristiano, como él de la cruz de Cristo. Así que es importante notar que cierto número de aspectos pueden ser agrupados dentro del mensaje – cada uno de los cuales tiene una relevancia particular sobre un cierto grupo de gente.

            Uno de los grandes temas del evangelio es que la cruz y la resurrección de Jesucristo nos libraron del temor de la muerte. Cristo fue levantado de entre los muertos, y todos aquellos quienes tienen fe algún día compartirán esa resurrección, y estarán con él para siempre. La muerte es algo a lo que ya no se le necesita temer. Celebramos este acto supremo en la Pascua. Este gran mensaje de esperanza encara el sufrimiento y la muerte el cual es crucial para todos nosotros. Por lo tanto tiene una relevancia especial para todos aquellos quienes han despertado en medio de la noche, espantados por el terror de la muerte.

            Otro gran tema de la cruz trata sobre el perdón. Por medio de la muerte de Cristo, el perdón real de nuestros pecados es posible. Esto nos ayuda a entender que nuestra redención es a la vez preciosa pero tuvo un alto costo. Aquí podemos apreciar la importancia del evangelio siendo dirigida a un grupo particular de gente – todos aquellos a quienes la culpa los devora. Muchos sienten que es imposible seguir viviendo con el peso de la culpa. La teología identifica una de las muchas facetas del evangelio que tiene una relevancia particular para cierta gente. Aquellos a los que los pecados pueden ser perdonados, y la culpa los hunde.

            La teología nos ayuda a identificar el punto de contacto más apropiado con los individuos, así ellos podrán descubrir el gozo de la fe. Una vez más, déjenme indicar que no significa que estemos reduciendo el evangelio a un solo punto. Solamente estamos buscando un aspecto del evangelio de gran relevancia para la persona a la que le estamos hablando.

Conociendo los límites del argumento

            Es importante apreciar los límites de la razón en la apologética. Como alguna vez Pascal lo apuntara: 'El paso final de la razón es imaginar que hay un número infinito de cosas que no están a nuestro alcance. Debemos estar conscientes de nuestras debilidades'. El acercamiento racional a la apologética se enfoca en los argumentos. La apologética trata de utilizar la mente, el corazón y la imaginación.

            Empobrecemos el evangelio si creemos que solo impacta la mente humana, y negamos el impacto del evangelio sobre todas las facultades que Dios nos ha dado. La gran fuente de la apologética es una aprensión de la gloria divina.  

            Una vez que el apologista ha llegado a este punto, se pueden eliminar toda una serie de concepciones erróneas. No estamos convenciendo a nadie de entrar al reino de Dios por medio de un argumento racionalista, o retorica agresiva. La tarea del apologista es llevar a la gente a un punto en donde puedan capturar la gloria de Dios. Este argumento es liberador. Nos recuerda una vez más que la apologética no trata sobre sobre la manipulación por medio de técnicas humanas, sino sobre la gracia y la gloria de Dios. También afirma que el apologista no necesita estar entrenado verbalmente, no necesita lenguaje especial compuesto de palabras que cautiven a una audiencia. Todas las palabras usadas deben apuntar a la gloriosa realidad de Dios, quizás confesando el impacto que Cristo tiene sobre la vida del apologista, o la nueva esperanza que el evangelio brinda a nuestra existencia.

            Algo importante, necesitamos apreciar la importancia que juega la imaginación, no sólo la razón, en la tarea de la apologética. Este punto ha sido enfatizado por escritores Cristianos desde George MacDonald a C. S. Lewis: la imaginación es capaz de captar al evangelio como algo profundamente atractivo, de tal modo que la gente pueda ser llevada hasta el punto en donde ellos encuentren lo verdadero y lo accesible. El apologista debe estar dispuesto a asegurarle a la gente ambas cosas. Lo atractivo del evangelio descansa sobre la verdad – por lo tanto puede ser la entrada a nuestra situación cultural.

            Los apologistas Occidentales se han empobrecido al estar sumergidos en la cautividad Babilónica del racionalismo emanado del período de la Ilustración. Es tiempo de liberarse de esta prisión auto-impuesta y re descubrir el poder de la imaginación en la apologética. Tal vez este sea el tema para otro artículo, o incluso un libro – pero es algo a lo que debemos darle importancia. Es mi esperanza y oración que muchos se sientan motivados a ponerse el manto de los apologistas del pasado,   no repitiendo las soluciones a los retos de aquellos días, sino encarando los retos del tiempo presente de modo que podamos construir sobre su fidelidad y compartir lo maravilloso del evangelio de nuestro Señor Jesús el Cristo.


El Rev. Alister McGrath es Presidente del Centro Oxford para el Evangelismo y la Apologética y Profesor de Teología Histórica, en la Universidad de Oxford.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Concepto de Cristología y Kerigma en Rudolf Bultmann

Existen dos preguntas significativas que necesitan explicación en el pensamiento de Rudolf Bultmann. La primera es sobre cuánto contenido histórico existe en los evangelios: ¿son relatos precisos de lo que sucedió, o son en gran parte reflexiones teológicas que encajan con los hechos teológicos que desean transmitir? En segundo lugar, se trata de determinar si el conocimiento histórico es necesario para la fe: ¿si los evangelios no son históricamente precisos, entonces importan para la fe en Jesús?
Bultmann da una respuesta negativa a estas dos preguntas. De hecho, conocemos muy poco acerca del ministerio de Jesús: una vez que los evangelios han sido pasados por los filtros de la crítica de formas, quedan muy pocos datos históricos sólidos.
Para Bultmann, sin embargo, esta falta de interés es algo positivo, y por eso da una respuesta negativa a la segunda pregunta. La fe en Jesús no depende de los datos históricos, y por lo tanto la Cristología no tiene interés histórico. No sabemos…

La Historia de la Crucifixión (Contada por los Privilegiados y los Poderosos)

Stephen Mattson
Un hombre fue arrestado por las autoridades, enviado a juicio y condenado a muerte -su nombre era Jesús. Muchos dicen que es un hombre inocente, pero los hechos hablan por sí mismos:

Jesús era un matón, un vagabundo sin hogar propenso al abuso de sustancias ilícitas (tenía un arresto  previo por traficar con alcohol). Jesús causaba disturbios a donde quiera que iba. Él era un pandillero  con una larga historia de crimen, pero eso no es sorprendente teniendo en cuenta su educación.
Jesús era intrínsecamente violento y un peligro para la sociedad. A pesar de que habló con elocuencia, dado su estatus, ¿cómo podría alguien tomar en serio su mensaje, si siempre estaba protestando y usaba  métodos perturbadores como volcar mesas y violentar la paz?
Además, personas como Jesús son naturalmente perezosas. ¿No tienen cosas mejores que hacer, como conseguir un trabajo? Me gustaría tener tiempo para descansar, "orar", y pasar el rato en los parques. Si sólo trabajaran m…