Ir al contenido principal

Emil Brunner

El Motivo De La Encarnación

“El nacimiento virginal surgió por razones dogmáticas y no por conocimiento histórico”
 (Emil Brunner sobre Mateo 1:18 y Lucas 1:35)



Emil Brunner tenía una preocupación en particular, la cual, había impactado a la Iglesia Cristiana, esta preocupación se llamaba modernismo. Fue el liberalismo de las escuelas teológicas de su época el que lo hizo optar por una vía que estableciera las bases sólidas de una fe madura. Sin embargo, a pesar de su descontento con el liberalismo, tampoco encontraba en el fundamentalismo Cristiano el camino que salvaría a la Iglesia. Brunner elige seguir el camino neo-ortodoxo de Barth, buscando en la teología dialéctica la respuesta a sus inquietudes. La prioridad de la revelación será el punto de desacuerdo con Barth, ya que para Brunner el “punto de contacto” con lo no cristiano, si forma parte de la dialéctica.

La Cristología de Brunner empieza con el nacimiento virginal. Sin embargo, su punto de vista acerca de la encarnación no es ortodoxo en estricto sentido. Brunner piensa que el nacimiento virginal no se ajusta al hecho de la encarnación. Brunner dice: “La encarnación es la verdad fundamental del Cristianismo, pero ha sido deformada y desfigurada por el nacimiento virginal.” Como Brunner no ve tampoco ningún tipo de preocupación ni en el evangelio de Juan, ni en el apóstol Pablo sobre la partenogénesis, basa sus afirmaciones en el Nuevo Testamento, así por ejemplo cita Gálatas 4:4:

Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la Ley.”

Con esta declaración descarta la encarnación en sentido tradicional, pero ofrece su versión de la siguiente manera: afirma en primer término que de parte de Dios hubo un movimiento propio hacia  nosotros, un descenso que, precisamente es lo que distingue al Cristianismo de otras religiones. Este descenso desde arriba por parte de Dios hacia abajo se originó en la eternidad, pero su meta era la humanidad histórica.

Lo central de la fe Cristiana para Brunner es que Cristo tomó sobre él mismo nuestra humanidad, y no que por causa de su obra redentora se hubiese hecho divino. Es decir, no adquirió divinidad alguna. Este evento no puede encasillarse en la esfera humana de lo intelectual o de lo natural-casual.

Cuando Brunner habla de “naturaleza humana” o “humanidad” habla de la totalidad de la existencia humana como posibilidad de vida personal. El Hijo de Dios, aunque asumió naturaleza humana no asumió una personalidad humana; porque como personas humanas solo somos máscaras,  vivimos bajo el halo de la personalidad, entonces no podemos ser conocidos sino creídos. Está máscara, es producto del hecho de que a pesar de ser imagen de Dios, nos hemos separado de Él.


Por este motivo, Cristo no pecó, porque no asumió sólo la personalidad dañada por la separación. Si no se encarnó en  existencia humana a viva imagen de Dios.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…

El Libro Negro De La Nueva Izquierda: Un Nuevo Sofisma

A pesar de que el lanzamiento del libro de Agustín Laje y Nicolás Márquez, el Libro Negro de la Nueva Izquierda hiciera su aparición hace poco más de dos años, no había tenido oportunidad de hacer una crítica. Debo admitir, que mi filiación política, me prejuiciaba en ciertos aspectos. Como Marxista, Liberal y Cristiano, estoy acostumbrado a las críticas más severas por parte de los sectores conservadores, y las acepto hasta cierto punto cuando éstas tienen fundamento académico. Pero en el caso del libro de Laje y Márquez, por los antecedentes que ya tenía de ellos, me era difícil pensar que pudieran escribir una crítica con rigor académico.
Sin embargo, y un tanto por casualidad, el video de un youtuber llamó mi atención cuando ví que hacía referencia al libro de Laje-Márquez. De hecho, son dos los vídeos que presenta el canal de Monitor Fantasma, un sitio que se dedica al análisis político y filosófico. No haré un resumen de los vídeos, mi intención será dejar que el lector juzgue …