Ir al contenido principal

Pablo y El Imperio II

Respuesta de John Barclay a N. T. Wright

Segunda Parte


La entrada anterior estuvo dedicada a demostrar el poco interés de Pablo en el Imperio Romano. En esta segunda parte el Dr. Barclay pretende inquirir en el “drama de la historia” según Pablo lo veía, así como el lugar que Roma ocupaba en este drama.


El drama de la historia según Pablo.

            Los principales actores en el drama son el Espíritu y la gracia, por un lado, y el pecado, la carne y la muerte, o como Pablo los llama, “los poderes” por otro lado. El imperio Romano no es uno de esos poderes, porque opera simultáneamente en todos los niveles– individual, social, político, cósmico. Como cualquier imperio, el Imperio Romano pudo haber estado dividido o pudo haber sido  una unidad en donde los hijos de las tinieblas operaban en diferentes niveles, siempre y cuando el Imperio trabajara con un propósito común cuya identidad estaba determinada por su alianza con los poderes.

Barclay define lo qué son “los poderes” tales como el pecado, la carne y la muerte:

“Si decidimos pensar que son poderes “cósmicos,” sonaría como si fueran de otro mundo, aunque operen en la vida humana aquí en la tierra. Si preferimos decir que son “antropológicos,” podemos perder el sentido de que cubren toda la esfera de la existencia – que va desde la lujuria, la desintegración social, la corrupción, hasta la pérdida del cosmos... Tenemos que reconocer con una buena dosis de realidad que tales poderes cubren todos los niveles y dimensiones de la existencia... Siguiendo al término Griego archai [“poderes”] estaré en condiciones de describir este modo de actuar como “árquico” Estas entidades son los principios que operan detrás de los poderes en cada esfera de la vida. En este sentido, no hay nada en este mundo que no sea árquico, alineándose a un lado de la batalla o al otro.”

El reino de la gracia versus el reino de la muerte.

El poder que ha reconfigurado el mundo en Cristo barre con las viejas divisiones, cruces étnicos, y límites políticos para crear nuevas fronteras. Anteriormente, Pablo dividió el mundo entre Judíos y Gentiles. Ahora divide el mundo entre aquellos que han sido salvados y los que van por el camino de la destrucción. A Pablo no le interesa la diferencia entre Romanos y Griegos, sino entre el cosmos presente y la nueva creación. La crucifixión es lo que crea esta nueva distinción. La cruz divide el mundo.

La Cristología de Pablo crea comunidades con un entendimiento radical del poder – no por la fuerza sino por el servicio a los demás. Estas comunidades están controladas por el amor de Cristo. No pagan mal por mal. Sin ninguna duda Pablo mira los aspectos carnales y pecaminosos del Imperio Romano, de las naciones e incluso de la misma iglesia. Pablo nunca nombra ídolos, no porque nunca hubiera escuchado de Artemisa, Dionisio, Serapis, Júpiter, César, o los emperadores deificados, sino porque para Pablo todos reflejan lo mismo, una desviación de la adoración al Creador. Los emperadores y su culto son simplemente artículos de una categoría general llamados “señores y dioses” [1 Cor. 8:5], no hay diferencia entre unos y otros. Todos caen en la misma categoría llamada “idolatría”.

Entonces con respecto al “drama de la historia” y a “los poderes” que Pablo menciona en sus cartas, Barclay concluye:

“Notemos que esos gobernadores, no tienen nombre y no hay referencia específica a ellos, porque lo que interesa sobre ellos no es si eran el rey o el gobernador que crucifico al Señor de la gloria, sino que pertenecieron a esta era cuya obsolescencia e insuficiencia está definida por la obra de Dios en Cristo. Aunque con características definidas no se menciona si fueron Romanos, Helenistas, Judíos o quien fuese. Cuando escuchamos que ellos son los gobernadores de esta era, es todo lo que necesitamos saber, porque conocemos que están en el lado equivocado, además sabemos qué y cómo están siendo derrotados por Cristo.”

Fuente: John Barclay

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…

El Libro Negro De La Nueva Izquierda: Un Nuevo Sofisma

A pesar de que el lanzamiento del libro de Agustín Laje y Nicolás Márquez, el Libro Negro de la Nueva Izquierda hiciera su aparición hace poco más de dos años, no había tenido oportunidad de hacer una crítica. Debo admitir, que mi filiación política, me prejuiciaba en ciertos aspectos. Como Marxista, Liberal y Cristiano, estoy acostumbrado a las críticas más severas por parte de los sectores conservadores, y las acepto hasta cierto punto cuando éstas tienen fundamento académico. Pero en el caso del libro de Laje y Márquez, por los antecedentes que ya tenía de ellos, me era difícil pensar que pudieran escribir una crítica con rigor académico.
Sin embargo, y un tanto por casualidad, el video de un youtuber llamó mi atención cuando ví que hacía referencia al libro de Laje-Márquez. De hecho, son dos los vídeos que presenta el canal de Monitor Fantasma, un sitio que se dedica al análisis político y filosófico. No haré un resumen de los vídeos, mi intención será dejar que el lector juzgue …