Ir al contenido principal

La Doctrina de la Inspiración En El Cristianismo Contemporáneo



Michael Hardin es un teólogo que ha optado por la explicación no violenta de la expiación, basando mucho de su trabajo en la teoría del “mimetismo” del antropólogo Cristiano René Girard. Hardin, por otra parte, hace referencia a las implicaciones prácticas del pacifismo de Jesús al optar por una expiación en donde Dios no castiga a su Hijo para salvarnos, sino es Jesús mismo quién imita a Dios en la Cruz. Está relación entre la expiación y la hermenéutica que la mayoría de los Cristianos está adoptando tiene un enorme peso en la vida de cada Cristiano, porque está llevando a falsear las nociones de autoridad de la Escritura.

Y aunque Hardin en el texto que a continuación presento hace referencia a la teología norteamericana, me parece que nosotros los latinos al ser herederos de la cultura estadounidense estamos propensos a “contaminarnos” con esta clase de explicaciones sin sentido sobre lo que significa la revelación de Dios en la Escritura. Un ejemplo, es el llamado “evangelio caribeño” con Miguel Núñez y Michel Sugelen a la cabeza.

Haré uso de una licencia literaria para obviar referencias étnicas y generalizar el uso que se está haciendo de la doctrina de la inspiración bíblica.

Dice Hardin:

Soy uno de aquellos que está convencido que el calibre intelectual del Cristianismo en el continente Americano es tan malo como nunca se había visto en la historia. Es cierto que todavía hay quienes buscan un pensamiento claro a pesar de la tradición que han recibido, pero el común denominador entre todos los anti-intelectuales en el Cristianismo popular Americano está cimentado en algún tipo de creencia en donde la hermenéutica ahoga la vida de la fe. Ese cimiento es la creencia que mira al texto bíblico como revelación en sí mismo. A menudo está revelación esta expresada por algún tipo de doctrina de la inspiración.

Durante cuarenta años he sido testigo de todas las maneras de gimnasia hermenéutica hecha por profesionales y supuestos teólogos que buscan defender la “inspiración” de cada palabra de la Biblia. He visto cómo lectores de la Biblia ignoran lo que está enfrente de ellos con el propósito de armonizar la Biblia. He observado el increíble fideísmo de muchos que se ha convertido en plataforma para un total abuso de autoridad. He visto todas las maneras posibles de justificación tanto de la retribución divina como de la humana. Recuerdo que Martín Lutero dijo: “la Escritura tiene una nariz de cera”; puedes hacer que parezca lo que quiera. Y la gente lo hace, tristemente.

Quizás lo más atroz es la manera en cómo se ha exportado este tipo de pensamiento a todo el mundo por los misioneros americanos que no han llevado el Evangelio al mundo, sino una forma truncada de religión sacrificial reclamando que es Cristianismo. El término “pastoral” no describe realmente al Cristianismo contemporáneo norteamericano.

Sí hay un tipo de esperanza para el Cristianismo en el continente Americano, está no tiene nada que ver con algún “nuevo apostolado” ni con 'señales y maravillas' (en el mejor de los casos son puras anécdotas), tampoco tiene que ver con la mentalidad del  'Dios lo dijo, yo lo creo'. La esperanza del Cristianismo se desvanece entre toda esta gente que se mueve en la farsa de esta forma de fe y entre los buscadores, los que quieren conocimiento. Por aprender no me estoy refiriendo  a ir a una clase de Estudio Bíblico en donde todo es subjetivo y las opiniones uniformes son compartidas, en donde ´líderes' y ´maestros' que no tienen un entrenamiento real en el estudio de textos antiguos profieren explicaciones sin sentido. Aprender significa el trabajo arduo de todos aquellos que están dispuestos, un trabajo duro comprometido con la erudición crítica que algunos teólogos de clase mundial están haciendo. Muchos reclaman una hermenéutica centrada en Cristo pero me temo que pocos saben cómo se hace ese trabajo. Las presuposiciones no examinadas del 99% de los maestros actuales eventualmente caerán como una casa hecha de cartón.


Sí oramos porque los Cristianos vuelvan a Jesús no esperemos que regresen a causa de las mal llamadas experiencias sobrenaturales, sino porque de verdad hemos aprendido a escuchar la voz  de Jesús en los Evangelios y elegimos seguir su camino de no violencia. Tu postura con respecto a este tema de la violencia y la retribución es lo que determina si eres sólo un fan Cristiano, o si has decidido verdaderamente ser un discípulo de Jesús.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…