Ir al contenido principal

Elección y Reprobación


 Una de las personas que últimamente he seguido en la blogósfera es a Stephen D. Morrison. En particular esta entrada pretende explicar en tres ideas lo qué es la doctrina de la elección y reprobación en la dogmática de Karl Barth. En Barth esta doctrina ofrece una alternativa tanto al Calvinismo como al semi-pelagianismo.



1.      Jesús ES la elección

La teología de Barth es cristo-céntrica. Karl está completamente enfocado a ver a Jesucristo como la Palabra de Dios y fuente de la revelación. Barth estaba en contra de la idea de ver a Dios detrás de  Jesucristo. En vez de eso,  Jesucristo es aquel en donde se centra toda la teología. No podemos hacer teología detrás de Jesucristo, debemos crear nuestros conceptos sobre Dios sólo a la luz de Jesucristo.

Esta es una verdad especialmente para la elección. La elección no es una doctrina que se encuentre en Romanos 9. ni es una doctrina exclusivamente Paulina. La doctrina de la elección está centrada en Jesucristo el Hijo de Dios. Juan Calvino escribió que Jesús es el “espejo de la elección”. Barth suscribe está declaración y la reformula, “¿Quién está entre los elegidos? No es el individuo... es Cristo, es decir, Cristo... como la Cabeza y Redentor de la iglesia.” Por lo tanto, para Barth, lo importante sobre la Elección es que no es una doctrina abstraída de Jesucristo, sino se encuentra en Jesucristo. Jesús es la elección.

2.      La reprobación es por causa de la elección (por lo tanto no es eterna)

Otro aspecto importante de la Elección es un concepto que no había escuchado antes en Barth, pero al meditarla me causo un enorme gozo. Con respecto a Jesucristo ya no podemos decir que no hay reprobación, decir eso es entender incorrectamente a Barth. Su doctrina no va de la mano con la reprobación. Sino que Barth re-enfoca la reprobación a la luz de Cristo.

La Reprobación para Barth, no es un decreto eterno en Dios. Sólo la elección es eterna en Dios. Por lo tanto, la reprobación es sólo el rechazo temporal, por causa de la elección. “El punto (predestinación) y la meta son siempre la elección, no la reprobación, aún en el rechazo.” “Solo Dios es la causa de la elección” Y por lo tanto, “en Él conocemos en primer término la predestinación como elección” Los reprobados en consecuencia no son eternamente condenados por Dios, sino solo a causa de una eventual elección. Esto es verdad también para la ira de Dios. Dios se enciende en ira para sanar a la humanidad. La Ira y la reprobación no existen por causa de cualquiera, en vez de eso, ellas existen en Dios por causa de Su amor y dedicación al género humano.

3.      La Elección no se trata de individuos, sino sobre Dios.

Como ya lo he citado, para Barth, “Sólo Dios es la causa de la elección.” Esto significa que la elección no está centrada en el individuo, sino en Dios. Si esto es verdad, entonces la predestinación no se trata sobre Dios eligiendo individuos, uno sobre otro, sino sobre Dios eligiendo a todo el mundo en Su Hijo Jesucristo. “¿Quién es elegido? No es el individuo...”

La Predestinación debe llevarnos a pensar en la elección y la reprobación en términos de “ciertas personas” pero solo en Jesucristo como el espejo de nuestra elección. La Predestinación no es para Barth sobre Dios eligiendo a unos en lugar de otros, sino a Dios eligiendo a Jesucristo y a la raza humana en Él. Este cambio es importante y tiene grandes implicaciones para la teología, específicamente en la soteriología y en la naturaleza de Dios. Esto abre el camino a la Cruz a todas las personas, como dice la escritura, en vez de abrir el camino solo para algunos como cree el Calvinismo. Este argumento también hace que Dios no sea un Dios áspero quien elige a unos en lugar de otros, sino un Dios que ama a todo el género humano.


Para la mayoría de los Cristianos provenientes de la doctrinas de la gracia quizás no estarán de acuerdo con el enfoque Barthiano. Pero tal vez esta sea una mejora a lo que dijo Calvino, y permita ver a un Dios más conforme a la naturaleza de Jesucristo. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

La Doctrina de la Elección de Barth - Una Orientación

Richard Keith


Comenzamos una serie de once (¿once?) artículos sobre la doctrina de la gracia de Barth con esta breve  introducción. Barth articula su perspectiva en el capítulo 7 de su Dogmática Eclesial a la cual a (que se encuentra en la segunda parte del segundo volumen) titulado "La elección de Dios". Pero antes deben hacerse algunas observaciones introductorias:

La palabra "elección" en el título de este capítulo convoca al fantasma de la doctrina de la predestinación, que para algunas personas es motivo de espanto. Pero es lo más justo. Ya que Barth no tiene miedo de usar la palabra predestinación y habla de ella libremente. Pero si los lectores están familiarizados con la doctrina conservadora reformada de la predestinación, encontrarán que el trato de Barth es casi irreconocible. Para Barth "elección" significa la elección de Dios. Dios elige ser el Dios de la humanidad y la humanidad será su pueblo. El Padre …

La Historia de la Crucifixión (Contada por los Privilegiados y los Poderosos)

Stephen Mattson
Un hombre fue arrestado por las autoridades, enviado a juicio y condenado a muerte -su nombre era Jesús. Muchos dicen que es un hombre inocente, pero los hechos hablan por sí mismos:

Jesús era un matón, un vagabundo sin hogar propenso al abuso de sustancias ilícitas (tenía un arresto  previo por traficar con alcohol). Jesús causaba disturbios a donde quiera que iba. Él era un pandillero  con una larga historia de crimen, pero eso no es sorprendente teniendo en cuenta su educación.
Jesús era intrínsecamente violento y un peligro para la sociedad. A pesar de que habló con elocuencia, dado su estatus, ¿cómo podría alguien tomar en serio su mensaje, si siempre estaba protestando y usaba  métodos perturbadores como volcar mesas y violentar la paz?
Además, personas como Jesús son naturalmente perezosas. ¿No tienen cosas mejores que hacer, como conseguir un trabajo? Me gustaría tener tiempo para descansar, "orar", y pasar el rato en los parques. Si sólo trabajaran m…