Ir al contenido principal

¿Cómo Respondió el Judaísmo a los Gobiernos Imperiales?


Llama la atención el hecho de que muchos Cristianos en la actualidad sigan creyendo en interpretaciones fantásticas de algunos pasajes de la Biblia sin tomar en cuenta el trasfondo histórico, político y cultural en el que vivió el pueblo de Israel. Sobre todo, pocas veces se menciona el contexto anti-imperial en el que vivieron los escritores Judíos. La literatura apocalíptica escrita bajo la persecución y el dominio de Israel por parte de los imperios antiguos es un ejemplo claro de ello. El propósito y la función de los escritos apocalípticos Judíos era hacer notar mediante el círculo de escribas Judíos cómo era la vida bajo los poderes dominantes, y cómo el pueblo de Israel resistía la presión que recibía del orden imperial dominante en cada época.

La literatura apocalíptica Judía insistía en una eventual restauración e independencia del pueblo de Israel.

Desde la conquista de Babilonia y la destrucción de Jerusalén, pasando por la gran debacle del reino, la literatura y la vida Judía estuvieron dominadas por una serie de imperios que se sucedieron uno a otro en el trascurso de varios siglos. Salvo un breve descanso durante la dinastía Hasmonea la historia de Israel fue siempre la misma. El Segundo Templo y el régimen del sumo sacerdocio fueron patrocinados por los regímenes imperiales en turno. La diáspora en general fue el resultado de la manipulación imperial.

Sin embargo, aquel momento histórico lleno de dominaciones, sirvió para que los autores apocalípticos recordaran a su pueblo la multitud de ocasiones en que habían sido liberados, como la salida de Egipto, el período de los Jueces o los días gloriosos de los Reyes Judíos.

La lucha por discernir el significado de la subyugación de su pueblo y especialmente la lucha por sobrevivir llevó a los escribas Judíos a producir una literatura que explorara el significado de la historia universal empezando desde la historia de la creación.

El mensaje central de la literatura apocalíptica estaba lleno de imágenes vivas que proporcionaban la visión apropiada para resistir los yugos imperiales. El mensaje básico (el núcleo de lo que frecuentemente significa escatología apocalíptica) interrelacionaba los eventos futuros con que Yahvé traería salvación.

Cuando Dios interviniera finalmente para liberar a su pueblo, pasarían tres cosas:

1)      Los Imperios opresivos serían juzgados o destruidos.
2)      El pueblo sería liberado.
3)      Todos aquellos que habían sufrido martirio por causa de su fe en Yahvé, y su resistencia al dominio opresor serían justificados y resucitarían con el propósito de unirse a una nueva comunidad. [1]

En el Nuevo Testamento, Pablo mira la crucifixión y resurrección de Jesús como el evento vindicador de los que formaría parte el nuevo pueblo de Dios, está visión del apóstol tiene su fundamento en el apocaliptismo Judío. También enfoca el evangelio de Jesús en la figura del ejecutado quién sufrió la muerte por parte del gobierno imperial. Aquí es cuando se vuelve importante la manera en que Pablo entendió y enseñó la forma en qué Jesús vindicaba su pueblo.

Es en el contexto de la literatura apocalíptica Judía que Pablo inserta la resurrección de Jesús como el modelo que trajo juicio, liberación y esperanza para la nueva comunidad de creyentes. El Cristianismo vivió, lucho y resistió bajo el yugo del Imperio Romano pero nunca fue derrotado.

Entender a Pablo en el contexto anti-Imperial de la literatura apocalíptica nos brinda un marco de referencia para evitar fraudes escatológicos, nuestro deber como Cristianos es esperar el regreso de Jesús en medio de los gobiernos que nos oprimen y persiguen, sabiendo que nuestra justificación final está cada día más cerca.






[1]    Richard A. Horsley, Paul and Politic, p. 94

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…