Un Mundo de Terror Necesita El Final Original del Evangelio de Marcos



Mike Skinner

¿Has notado que en tu Biblia hay una nota que dice que el Evangelio de Marcos originalmente termina después del versículo 8 en el capítulo 16, aunque en seguida hay algunos párrafos?

Entre la gente que lee y estudia la Biblia, el final original del Evangelio de Marcos es famoso por su naturaleza inusual e incompleta. No hay rastros de un Jesús Resucitado. No hay momentos de gozo. No hay reconciliación alguna entre Jesús y sus discípulos. No hay ninguna conclusión en la desgarradora traición entre Jesús y Pedro.

Sólo hay temor. Confusión. E instrucciones sin importancia.

¿Por qué existen versículos extras en nuestras Biblias pertenecientes al final original? Alguien en el camino, tal vez un lector del Evangelio de Marcos decidió intentar y darle a Marcos un final que lo envolviera como un agradable regalo con todo y su moño decorándolo. El Evangelio de Marcos sufrió de una actualización para que se pareciera más a los otros tres Evangelios. El final añadido brinda una conclusión más feliz, confiable y triunfante. Los discípulos entendieron finalmente y les fueron dadas instrucciones detalladas para el futuro.

¿Y si Marcos terminara su Evangelio  de la forma en que se lo propuso originalmente? ¿Y si la fe, que es el intento por seguir a Jesús en nuestro mundo, frecuente se mirara más como el final del Evangelio de Marcos que el final de los otros tres Evangelios?

Los recientes ataques terroristas en París, y en otros lados, una vez más han dejado al mundo tambaleando de miedo y confusión. Como Cristiano, tengo los mismos sentimientos. Asumimos frecuentemente, o decimos, que ser Cristiano significa tener siempre sentimientos de confianza, de interminables respuestas y un plan para el futuro.

Sin embargo, no tengo nada de eso. Todo lo que tengo son instrucciones básicas que cuelgan frente a mí como un compás diseñado para orientarme a través de la niebla:

  • Orar
  • Amar (aun a nuestros enemigos)
  • Soportar el sufrimiento


Agradezco que Marcos tenga un final corto y confuso. La vida del Cristiano no siempre es similar a la de los discípulos al final del Evangelio de Mateo o Lucas – con una fe fácil,  con evidencias claras frente a uno, con un futuro marcado. En vez de eso, la vida a veces nos rodea con temor y confusión, tanto que a veces apenas conocemos cuál es el próximo paso a dar.

Un mundo que se tambalea con los recientes ataque terroristas necesita del final original de Marcos.

Una Iglesia que se tambalea con los recientes ataques terroristas necesita saber que está bien tener miedo y estar confundida. Pero – tenemos una opción. Una invitación.


Sigamos caminando con el Cristo viviente. Demos el paso que sigue. Algunas veces, sólo sabemos dar el primer paso. Démoslo. Confiemos que el Cristo viviente nos saldrá al encuentro y nos llevara por el camino. Confiemos en que a pesar del mal y el sufrimiento en el mundo y en nuestras vidas – Jesús vive, esta con nosotros, y continúa trayendo el Reino de Dios a la tierra así como en el cielo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

El Libro Negro De La Nueva Izquierda: Un Nuevo Sofisma