Ir al contenido principal

¿Isaac imagen de Cristo?


Los detalles culturales más simples pueden revelar ciertos misterios, algunas veces con poderosas implicaciones teológicas. Por ejemplo, en el pasaje de Génesis 22 cuando Dios le pide a Abraham dar en sacrificio a su hijo Isaac, podríamos preguntarnos: ¿Cuál era el peso promedio de la leña para la ofrenda quemada? Quizás podrán pensar que esta nimiedad no es digna de consideración, pero este pequeño detalle puede iluminar uno de los capítulos más difíciles de la Biblia.

Para empezar y como preludio a la cuestión deberíamos preguntar, ¿Cuántos años tenía Isaac? ¿Era un niño, un adolecente o un adulto? La mayoría de las pinturas muestran a Isaac como un niño que lleva bajo su brazo un paquete de palos mientras camina al lado de su anciano padre. La razón de estos retratos es porque Génesis 22:6 dice que Abraham llevaba un cuchillo mientras Isaac llevaba la madera para el sacrificio.

Pero un holocausto ofrecido para quemar un animal tomaba horas en completarse. Los altares necesitaban combustible para arder, así que también era indispensable la fuerza de un hombre maduro para llevar todo lo necesario para el holocausto. No había manera de que el anciano Abraham pudiera con la tarea (recordemos, él tenía cien años cuando nació Isaac), así que Abraham llevaba el cuchillo mientras Isaac llevaba la madera. De hecho, la mayor parte del viaje, los ayudaron dos mozos (verso 3).

Una vez que has imaginado a Isaac como un adulto llevando la pesada madera, la historia toma un giro diferente. Ahora la historia ya no trata solo sobre la inquebrantable fe de Abraham en Dios; sino también habla sobre la disposición de Isaac, de su obediencia heroica para someterse a la voluntad de su padre.

De pronto la escena de Cristo cargando su propia cruz aparece destellante ante nuestra mirada. En este contexto Isaac se convierte en una figura de Jesús en el Antiguo Testamento.


Tomado de Lois Tverberg, Walkin in the dust of Rabbi Jesus, p.19

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

La Doctrina de la Elección de Barth - Una Orientación

Richard Keith


Comenzamos una serie de once (¿once?) artículos sobre la doctrina de la gracia de Barth con esta breve  introducción. Barth articula su perspectiva en el capítulo 7 de su Dogmática Eclesial a la cual a (que se encuentra en la segunda parte del segundo volumen) titulado "La elección de Dios". Pero antes deben hacerse algunas observaciones introductorias:

La palabra "elección" en el título de este capítulo convoca al fantasma de la doctrina de la predestinación, que para algunas personas es motivo de espanto. Pero es lo más justo. Ya que Barth no tiene miedo de usar la palabra predestinación y habla de ella libremente. Pero si los lectores están familiarizados con la doctrina conservadora reformada de la predestinación, encontrarán que el trato de Barth es casi irreconocible. Para Barth "elección" significa la elección de Dios. Dios elige ser el Dios de la humanidad y la humanidad será su pueblo. El Padre …

La Historia de la Crucifixión (Contada por los Privilegiados y los Poderosos)

Stephen Mattson
Un hombre fue arrestado por las autoridades, enviado a juicio y condenado a muerte -su nombre era Jesús. Muchos dicen que es un hombre inocente, pero los hechos hablan por sí mismos:

Jesús era un matón, un vagabundo sin hogar propenso al abuso de sustancias ilícitas (tenía un arresto  previo por traficar con alcohol). Jesús causaba disturbios a donde quiera que iba. Él era un pandillero  con una larga historia de crimen, pero eso no es sorprendente teniendo en cuenta su educación.
Jesús era intrínsecamente violento y un peligro para la sociedad. A pesar de que habló con elocuencia, dado su estatus, ¿cómo podría alguien tomar en serio su mensaje, si siempre estaba protestando y usaba  métodos perturbadores como volcar mesas y violentar la paz?
Además, personas como Jesús son naturalmente perezosas. ¿No tienen cosas mejores que hacer, como conseguir un trabajo? Me gustaría tener tiempo para descansar, "orar", y pasar el rato en los parques. Si sólo trabajaran m…