Ir al contenido principal

El Jesús Revolucionario

Dices que quieres hacer una revolución
Bien, ya sabes, nosotros queremos cambiar el mundo
-The Beatles



Brian Zahnd

La revolución de Cristo es la alternativa radical a la política sin imaginación de la Derecha e Izquierda religiosa.[1]

Jesús no es a-político. Él es más que eso. Jesús es intensamente político. Pero Jesús tiene sus propias políticas – y ellas no pueden servir a los intereses de otras agendas políticas. Como Eugene Peterson lo dice, “El evangelio de Jesucristo es más político de lo que imaginan, pero de una forma que nadie lo entiende.”

La política de Jesús se configuró en el Sermón del Monte – y ni los partidos de Derecha ni los de Izquierda tienen la más mínima intención de adoptar tal política. Porque simplemente no pueden. Las políticas del Sermón del Monte son anti-éticas para los intereses políticos de los súper-poderes militares y económicos.

El problema tanto para la Derecha como para la Izquierda es que han reducido al “Cristianismo” a un mero adjetivo religioso al servicio de sus propios intereses. Sin embargo, Karl Barth nos enseñó, Dios no puede servir a otros intereses, Dios solo puede gobernar...

Los políticos convencionales llegan al poder mediante el uso coercitivo de la fuerza. Pero Jesús rechaza ese método. Según la política de Jesús el mundo cambiara no por medio de la imposición de un amor coercitivo. No es la tarea de la iglesia cambiar el mundo por la fuerza legislativa. Es la tarea de la iglesia cambiar el mundo por medio de Cristo. Esta forma es revolucionaria en la manera en que la política convencional no lo puede ser...

La iglesia no necesita forzar esta revolución. La iglesia sólo necesita vivirla. Para todos aquellos que deseen adoptar la política del Sermón del Monte, Jesús dice, “Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad construida en una montaña no puede esconderse.” (Mateo 5:14)

Esta revolución no es como las revoluciones que hemos tenido en nuestro continente con sus cuotas de sangre o como la Revolución Francesa con sus sangrientas guillotinas. Está revolución fue narrada en el Libro de Hechos como un movimiento de algunos inconformes que aprendieron a vivir bajo el reino revolucionario de Jesucristo, ellos mismos lo atestiguaron cuando dijeron, “Esos que han trastornado al mundo han venido acá también...   todos ellos actúan contra los decretos del César, diciendo que hay otro rey, Jesús.” (Hechos 17:6-7) ¡Esa es nuestra revolución!

Hoy día la Palabra de Vida nos vuelve revolucionarios. Empecé mi caminar con Jesús como un Cristiano revolucionario y los aspectos revolucionarios del discipulado tal vez sean los que necesitamos recuperar para no ser domesticado por el compromiso conservador cuyo propósito es el de mantener un status quo.

Pero también significa que nuestro mensaje es peligroso. Hablamos de Jesús y el reino de Dios de una manera que no podemos estar ya seguros. Porque debemos dejar claro que no es fácil transitar entre el camino Confortable y el camino de Jesús.

Se nos ha tachado de ser incongruentes y liberales - tal vez hasta se ha dicho que hemos abandonado la fe. Claro que no, lo que hemos abandonado es una fe Americanizada[2] y hemos buscado la fe apostólica. Porque la fe apostólica está caracterizada por el perdón radical de Jesús, por lo tanto perdonemos a nuestros detractores y sigamos adelante. Es doloroso mantenerse en medio de la crítica, pero vale la pena. Vale la pena seguir en medio del dolor para llegar a las bodas de Cana donde Jesús sigue convirtiendo el agua en vino.



[1]    Nota: Se ha modificado el contexto del artículo para hacerlo más accesible a nuestra realidad latinoamericana.
[2]    Lo que quiere decir el autor es una fe investida de un evangelio culturizado por el Norteamérica.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Concepto de Cristología y Kerigma en Rudolf Bultmann

Existen dos preguntas significativas que necesitan explicación en el pensamiento de Rudolf Bultmann. La primera es sobre cuánto contenido histórico existe en los evangelios: ¿son relatos precisos de lo que sucedió, o son en gran parte reflexiones teológicas que encajan con los hechos teológicos que desean transmitir? En segundo lugar, se trata de determinar si el conocimiento histórico es necesario para la fe: ¿si los evangelios no son históricamente precisos, entonces importan para la fe en Jesús?
Bultmann da una respuesta negativa a estas dos preguntas. De hecho, conocemos muy poco acerca del ministerio de Jesús: una vez que los evangelios han sido pasados por los filtros de la crítica de formas, quedan muy pocos datos históricos sólidos.
Para Bultmann, sin embargo, esta falta de interés es algo positivo, y por eso da una respuesta negativa a la segunda pregunta. La fe en Jesús no depende de los datos históricos, y por lo tanto la Cristología no tiene interés histórico. No sabemos…

La Historia de la Crucifixión (Contada por los Privilegiados y los Poderosos)

Stephen Mattson
Un hombre fue arrestado por las autoridades, enviado a juicio y condenado a muerte -su nombre era Jesús. Muchos dicen que es un hombre inocente, pero los hechos hablan por sí mismos:

Jesús era un matón, un vagabundo sin hogar propenso al abuso de sustancias ilícitas (tenía un arresto  previo por traficar con alcohol). Jesús causaba disturbios a donde quiera que iba. Él era un pandillero  con una larga historia de crimen, pero eso no es sorprendente teniendo en cuenta su educación.
Jesús era intrínsecamente violento y un peligro para la sociedad. A pesar de que habló con elocuencia, dado su estatus, ¿cómo podría alguien tomar en serio su mensaje, si siempre estaba protestando y usaba  métodos perturbadores como volcar mesas y violentar la paz?
Además, personas como Jesús son naturalmente perezosas. ¿No tienen cosas mejores que hacer, como conseguir un trabajo? Me gustaría tener tiempo para descansar, "orar", y pasar el rato en los parques. Si sólo trabajaran m…