Ir al contenido principal

El Jesús Revolucionario

Dices que quieres hacer una revolución
Bien, ya sabes, nosotros queremos cambiar el mundo
-The Beatles



Brian Zahnd

La revolución de Cristo es la alternativa radical a la política sin imaginación de la Derecha e Izquierda religiosa.[1]

Jesús no es a-político. Él es más que eso. Jesús es intensamente político. Pero Jesús tiene sus propias políticas – y ellas no pueden servir a los intereses de otras agendas políticas. Como Eugene Peterson lo dice, “El evangelio de Jesucristo es más político de lo que imaginan, pero de una forma que nadie lo entiende.”

La política de Jesús se configuró en el Sermón del Monte – y ni los partidos de Derecha ni los de Izquierda tienen la más mínima intención de adoptar tal política. Porque simplemente no pueden. Las políticas del Sermón del Monte son anti-éticas para los intereses políticos de los súper-poderes militares y económicos.

El problema tanto para la Derecha como para la Izquierda es que han reducido al “Cristianismo” a un mero adjetivo religioso al servicio de sus propios intereses. Sin embargo, Karl Barth nos enseñó, Dios no puede servir a otros intereses, Dios solo puede gobernar...

Los políticos convencionales llegan al poder mediante el uso coercitivo de la fuerza. Pero Jesús rechaza ese método. Según la política de Jesús el mundo cambiara no por medio de la imposición de un amor coercitivo. No es la tarea de la iglesia cambiar el mundo por la fuerza legislativa. Es la tarea de la iglesia cambiar el mundo por medio de Cristo. Esta forma es revolucionaria en la manera en que la política convencional no lo puede ser...

La iglesia no necesita forzar esta revolución. La iglesia sólo necesita vivirla. Para todos aquellos que deseen adoptar la política del Sermón del Monte, Jesús dice, “Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad construida en una montaña no puede esconderse.” (Mateo 5:14)

Esta revolución no es como las revoluciones que hemos tenido en nuestro continente con sus cuotas de sangre o como la Revolución Francesa con sus sangrientas guillotinas. Está revolución fue narrada en el Libro de Hechos como un movimiento de algunos inconformes que aprendieron a vivir bajo el reino revolucionario de Jesucristo, ellos mismos lo atestiguaron cuando dijeron, “Esos que han trastornado al mundo han venido acá también...   todos ellos actúan contra los decretos del César, diciendo que hay otro rey, Jesús.” (Hechos 17:6-7) ¡Esa es nuestra revolución!

Hoy día la Palabra de Vida nos vuelve revolucionarios. Empecé mi caminar con Jesús como un Cristiano revolucionario y los aspectos revolucionarios del discipulado tal vez sean los que necesitamos recuperar para no ser domesticado por el compromiso conservador cuyo propósito es el de mantener un status quo.

Pero también significa que nuestro mensaje es peligroso. Hablamos de Jesús y el reino de Dios de una manera que no podemos estar ya seguros. Porque debemos dejar claro que no es fácil transitar entre el camino Confortable y el camino de Jesús.

Se nos ha tachado de ser incongruentes y liberales - tal vez hasta se ha dicho que hemos abandonado la fe. Claro que no, lo que hemos abandonado es una fe Americanizada[2] y hemos buscado la fe apostólica. Porque la fe apostólica está caracterizada por el perdón radical de Jesús, por lo tanto perdonemos a nuestros detractores y sigamos adelante. Es doloroso mantenerse en medio de la crítica, pero vale la pena. Vale la pena seguir en medio del dolor para llegar a las bodas de Cana donde Jesús sigue convirtiendo el agua en vino.



[1]    Nota: Se ha modificado el contexto del artículo para hacerlo más accesible a nuestra realidad latinoamericana.
[2]    Lo que quiere decir el autor es una fe investida de un evangelio culturizado por el Norteamérica.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…

El Libro Negro De La Nueva Izquierda: Un Nuevo Sofisma

A pesar de que el lanzamiento del libro de Agustín Laje y Nicolás Márquez, el Libro Negro de la Nueva Izquierda hiciera su aparición hace poco más de dos años, no había tenido oportunidad de hacer una crítica. Debo admitir, que mi filiación política, me prejuiciaba en ciertos aspectos. Como Marxista, Liberal y Cristiano, estoy acostumbrado a las críticas más severas por parte de los sectores conservadores, y las acepto hasta cierto punto cuando éstas tienen fundamento académico. Pero en el caso del libro de Laje y Márquez, por los antecedentes que ya tenía de ellos, me era difícil pensar que pudieran escribir una crítica con rigor académico.
Sin embargo, y un tanto por casualidad, el video de un youtuber llamó mi atención cuando ví que hacía referencia al libro de Laje-Márquez. De hecho, son dos los vídeos que presenta el canal de Monitor Fantasma, un sitio que se dedica al análisis político y filosófico. No haré un resumen de los vídeos, mi intención será dejar que el lector juzgue …