Ir al contenido principal

Elisabeth Moltmann-Wendel En Recuerdo


Por
Danielle Shroyer
Esta entrada apareció hace algunas semanas en el blog de la teóloga Danielle Shroyer. El motivo que dio paso a esta serie de pensamientos fue la muerte de Elisabeth Moltmann-Wendel, escritora, investigadora, académica y esposa del querido profesor Jürgen Moltmann. Elisabeth Moltmann escribió una serie de libros, además junto con su esposo escribieron algunos más; especialmente Rediscovering Friendship (Redescubriendo la amistad), The Women Around Jesús (La mujer junto a Jesús), y I am my Body (Yo soy mi cuerpo), del que Danielle se ocupó en esta entrada.
En contraste con la tradición de la iglesia, que siempre estuvo atormentada por el cuerpo, el Nuevo Testamento comienza con una confesión de la buena creación de Dios. Debemos recurrir a esta tradición de nuevo y animar a la comunidad cristiana…”
Llama la atención que las mujeres no padezcan de enfermedades clásicas -ceguera, sordera, mudez, parálisis... Las mujeres padecen de nuevas enfermedades que no tienen paralelos masculinos: fiebre (de la suegra de Pedro), una espalda encorvada, un sangrado del útero, la aparente muerte de la hija de Jairo. En estas enfermedades no es una extremidad la que se ve afectada, sino toda la persona. Y las curaciones tienen más repercusiones que simplemente la regeneración de un órgano... En la curación de una mujer una relación social se restaura, una que se había perdido o quizás nunca estuvo allí. A la mujer encorvada que ahora puede enderezarse se le dice que ella también es una "hija de Abraham' -una ruptura con la herencia espiritual patriarcal. A la mujer con el útero sangrando se le promete paz -total, es el fin de la exclusión religiosa y social causada por sus hemorragias. Se dice que la suegra de Pedro después de haber sido curada se puso a 'servir', está es una expresión especial que significa que las mujeres participan en el movimiento de Jesús, y no tiene nada que ver con la disposición femenina a servir a la familia. Es un trabajo que restaura la justicia, atribuido a Jesús (Marcos 10:45).”
Es bueno recordar que Jesús era feminista, y con eso quiero decir que Jesús llamó a la mujer a una vida de igualdad de condiciones, de amistad, con el hombre y con la sociedad en general. Aprecio especialmente que Moltmann-Wendel haya comentado que cuando la suegra de Pedro se levantó, después de que Jesús la sanara, empezara a servir, la palabra servir aquí es la misma usada a través de los evangelios para describir lo que los seguidores y discípulos de Jesús hacían. Esto NO significa que simplemente ella se dedicara a servir la cena, aunque hubiera podido hacerlo. Significa que ella fue sanada para convertirse en un discípulo, para servir al mundo por la bondad de Dios.
También es interesante pensar cuan únicas fueron las curaciones de las mujeres en el Nuevo Testamento, no había caído en la cuenta hasta que empecé a leer su libro. Ellas enfrentaron situaciones que las limitaban socialmente en formas tan perjudiciales y en algunos casos hasta extremas. Un hombre tenía que tener lepra para poder experimentar ese tipo de aislamiento; una mujer sólo necesitaba sangrar. Jesús miró a esa mujer, y creo, que al sanarla también se le dio paz, integridad, que es la meta de la vida.


Hay tantas noticias en estos días sobre la violencia contra las mujeres. En aquellos días la sociedad veía a las mujeres como objetos, como amenazas, y como testigos poco confiables. Por el hecho de su fisonomía, las mujeres eran vistas como algo poco fiable, o se les inculpaba de la violencia cometida contra ellas. Vivimos en una cultura en dónde los hombres son capaces  de hacer y decir lo que quieran sobre el cuerpo de una mujer, además legislan para tomar decisiones en nombre del cuerpo de una mujer, lo cual permite que haya una sensación de control sobre la mujer. Nosotros también vivimos en una cultura donde las mujeres mantienen niveles de control con respecto a la rendición de cuentas sobre sus mismos cuerpos. Es una locura.



Por esa razón necesitamos una teología del cuerpo, que se preocupe por todos nuestros sentidos,  nuestra piel y todo nuestro ser como una parte integral de la vida, y por extensión, de la fe. Me siguen desconcertando las formas en que el cristianismo puede llegar a ser tan anti-corporal cuando somos las personas que creen en un Dios encarnado. La fe no nos obliga a ir en contra de nuestros cuerpos. Estamos diseñados para vivir la vida con Dios y con la creación con nuestros cuerpos.

Para la mujer, que lucha con una enorme montaña debido a la indiferencia que provoca el cuerpo que habitamos, es bueno saber que seguimos a Aquel que nos ve como una sola unidad, y que rechaza un mundo en el que somos consideradas como algo menor.












Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Concepto de Cristología y Kerigma en Rudolf Bultmann

Existen dos preguntas significativas que necesitan explicación en el pensamiento de Rudolf Bultmann. La primera es sobre cuánto contenido histórico existe en los evangelios: ¿son relatos precisos de lo que sucedió, o son en gran parte reflexiones teológicas que encajan con los hechos teológicos que desean transmitir? En segundo lugar, se trata de determinar si el conocimiento histórico es necesario para la fe: ¿si los evangelios no son históricamente precisos, entonces importan para la fe en Jesús?
Bultmann da una respuesta negativa a estas dos preguntas. De hecho, conocemos muy poco acerca del ministerio de Jesús: una vez que los evangelios han sido pasados por los filtros de la crítica de formas, quedan muy pocos datos históricos sólidos.
Para Bultmann, sin embargo, esta falta de interés es algo positivo, y por eso da una respuesta negativa a la segunda pregunta. La fe en Jesús no depende de los datos históricos, y por lo tanto la Cristología no tiene interés histórico. No sabemos…

La Historia de la Crucifixión (Contada por los Privilegiados y los Poderosos)

Stephen Mattson
Un hombre fue arrestado por las autoridades, enviado a juicio y condenado a muerte -su nombre era Jesús. Muchos dicen que es un hombre inocente, pero los hechos hablan por sí mismos:

Jesús era un matón, un vagabundo sin hogar propenso al abuso de sustancias ilícitas (tenía un arresto  previo por traficar con alcohol). Jesús causaba disturbios a donde quiera que iba. Él era un pandillero  con una larga historia de crimen, pero eso no es sorprendente teniendo en cuenta su educación.
Jesús era intrínsecamente violento y un peligro para la sociedad. A pesar de que habló con elocuencia, dado su estatus, ¿cómo podría alguien tomar en serio su mensaje, si siempre estaba protestando y usaba  métodos perturbadores como volcar mesas y violentar la paz?
Además, personas como Jesús son naturalmente perezosas. ¿No tienen cosas mejores que hacer, como conseguir un trabajo? Me gustaría tener tiempo para descansar, "orar", y pasar el rato en los parques. Si sólo trabajaran m…