Ir al contenido principal

Una Entrevista Con Robert W. Jenson

Segunda Parte



Robert W. Jenson es profesor jubilado del Centro de Investigación Teológica en Princeton. El y su colega de toda la vida Carl Braaten fundaron los diarios El Dialógo y Pro Ecciesia , además del Centro para la Teología Católica y Evangélica. Robert ha enseñado en el Colegio Lutero, en el Seminario Teologico Luterano de Gettysburg, en la Universidad de Oxford y el Colegio San Olaf. Sus muchos libros incluyen America´s Theologian: A Recommendation of Jonathan Edwards (1988), dos volúmenes de Systematic Theology (1997; 1999), On Thinking The Human (2003) y, recientemente, un comentario sobre el Cantar de los Cantares para el Comentario de Interpretación Bíblica. Está entrevista aparecio en The Christian Century, el 2 de Mayo de 2007.



¿Qué esperas y cómo ves el futuro con respecto al movimiento ecuménico?

Preveo un continuo estancamiento – la abstracción, por supuesto, de una intervención no pactada del Espíritu. El movimiento ecuménico no se vuelve muy interesante si se trata simplemente de un aparato para la cortesía práctica y la agitación política conjunta; su corazón está en lo que los ecumenistas han llamado "la fe y el orden", es decir, las divisiones teológicas y estructurales impiden la comunión en la mesa del Señor, y las posibilidades de superarlas.

Hay pocos indicios de preocupación en las filas de los profesionales en la actualidad; de hecho, a las personas les resulta difícil imaginar que una vez haya existido entusiasmo en las congregaciones e instituciones educativas.

Que la Fe y el Orden ecumenicos han estado flotando en el agua durante ya algún tiempo también se ha reconocido ampliamente. Fuera de ese reconocimiento, decenas de líderes de la iglesia hace cinco años aprobaron una iniciativa para celebrar un "segundo Oberlin." El movimiento Fe y Orden en América del Norte había sido encendido por una conferencia en 1957 en la Universidad de Oberlin, la mayoría de ellos Protestantes; la esperanza era que una conferencia similar pero de base más amplia podría reavivar el movimiento. Una fundación independiente fue creada para llevar a cabo el esfuerzo, ya que era evidente que por muchas razones el Consejo Nacional de Iglesias no podía. En enero de este año, la incorporación a la fundación de directores termino formalmente con la aventura. Fue deshecha por la indiferencia de la línea principal del Protestantismo y la distracción de todo el asunto, por falta de interés del evangelicalismo sobre la separación en la mesa del Señor, y por la obstrucción deliberada desde el interior del aparato ecuménico establecido.

Sin duda, esta evaluación pesimista de hecho fue la abstracción de la obra del impredecible Espíritu. Cuando el Papa Benedicto XVI era aún el cardenal Joseph Ratzinger, dijo en varias ocasiones que el progreso ecuménico dependía de una nueva "profundidad de la fe" en el trabajo de una nueva iniciativa del Espíritu. Esto puede suceder en cualquier momento y es lo que hemos de pedir - y la oración es el acto más optimista que una criatura puede realizar.



¿Cuál crees que será el impacto teológico del cambio geográfico del Cristianismo mundial fuera de Europa, América del Norte, el Hemisferio Sur y Asia? ¿Y de la creciente influencia de las iglesias Pentecostales y la disminución relativa de las iglesias confesionales histórico-tradiciones?

Creo que es impredecible. Como una fe intrínsecamente misionera, el Cristianismo invade repetidamente geográfica o históricamente nuevo césped -- y el césped nunca se encuentra  religiosamente desocupado. En la conversación y la argumentación siguientes, el Cristianismo descubrirá acuerdos y desacuerdos con la religión que le antecede. Así como una pareja misionera, el Cristianismo va a cambiar de alguna manera, si el otro lo hace o no: se tendrá que hacer frente a nuevas preguntas y configuraciones de pensamiento, además de sopesar las prácticas litúrgicas y culturales que se adopten, ya sea se adapten o rechazen. Una forma de iglesia surgirá la que podrá parecer y sonar muy diferente a las formas anteriores – como diferente, quiero decir, una Eucaristía de finales del siglo cuarto en Alejandría en donde la ruptura del pan en Jerusalén era diferente en el primer siglo.

Algunos han pensado que podían identificar un patrón general de forma segura y repetir el patrón de la historia religiosa como una predicción del resultado de una contienda particular. Estoy tentado ante tal arrogancia, pero trato de resistirme a ella. En cualquier caso, es demasiado pronto, en mi opinión, como para saber de qué manera las iglesias de África o la India o China serán específicamente africanas o indias o chinas en un siglo más o menos a partir de ahora.



Las experiencias de las disputas teológicas y políticas en este país a menudo enfrentan a la derecha religiosa contra la línea principal o el protestantismo liberal. ¿Cómo describiría las principales características del paisaje religioso americano y dónde te localizas tú mismo?

Contrastar a la izquierda o al liberalismo con la efectividad conservadora, en mi opinión, es un mapa de utilidad muy limitada. Por mi parte, he estado marcado en ambos sentidos, dependiendo de quién haya estado desaprobándome.

Al menos teológicamente, hay dos divisiones entre los Cristianos de América, una se encuentra entre aquellos para quienes el Evangelio es en sí mismo la norma de toda verdad y la persona de Cristo, por tanto, es el hecho metafísico fundador de esa verdad, esto es para aquellos quienes cualquier otro programa o "teoría" es la norma de primer orden. La otra está entre aquellos que utilizan la "justificación por fe" - o en el caso especialmente de los Luteranos, la distinción entre "ley y Evangelio" – que alienta su antinomianismo, y todos los que se escandalizan por esto. El idioma en el que he descrito las alternativas, sin duda, traiciona de qué lado me encuentro en la división.



Las Iglesias de izquierda y derecha a menudo se ven en oposición a la cultura dominante - ya sea que se opongan a los derechos al aborto por un lado o en contra de la política exterior de EE.UU. Por el otro. ¿Es la descripción de "Cristo contra la cultura" de Richard Niebuhr la que sigue siendo una forma útil para hablar de la posición política de la Iglesia con respecto al mundo?

He pensado durante mucho tiempo que el libro de Niebuhr, por todos sus puntos de vista individuales, se basó en un falso entorno de la cuestión. Cualquier preposición que pongas entre Cristo y la cultura, es una mera presencia de marcas y permite suponer que Cristo y la cultura son entidades diferentes en especie. Pero por supuesto, es sólo Cristo resucitado, quien puede tener una relación con una cultura, y el cuerpo de este Cristo vivo es la Iglesia. Y la Iglesia - con sus escrituras, rituales extraños y peculiares formas de gobierno - es claramente una cultura propia.

Por lo tanto, la verdadera pregunta siempre es acerca de la relación entre la cultura de la Iglesia con   otra cultura en dónde la misión de la Iglesia se da en un momento y en un lugar. Y no creo que la relación puede ser la misma en todos los casos. Durante el tiempo de la "Cristiandad", la cultura de la iglesia y la cultura de Occidente apenas eran distinguibles. No creo que este "acuerdo de Constantino" fuera evitable. Cuando el imperio dijo: "Vengan y ayúdennos a mantener la civilización," ¿deberían haberse negado los obispos?

En cuanto a las consecuencias de la Cristiandad para la fe, algunas fueron benéficas y algunas fueron dañinas, como es habitual en las grandes configuraciones históricas. En el actual colapso de la Cristiandad y su sustitución por una cultura antinómica y posiblemente pagana, la confrontación debe ser por supuesto de más estilo.



¿Qué piensas de las recientes conversiones en la Iglesia Católica Romana de algunos teólogos Protestantes prominentes, como Reinhard Hütter, Bruce Marshall, Rusty Reno y Gerald Schlabach - teólogos con los que has conversado?

Se podría ampliar la lista. Aquellos que conozco bien tienen razones diferentes. Pero creo que hay algo en común entre todos o la mayoría de ellos: tienen la intención de habitar en un mismo cuerpo,  históricamente la Iglesia verdadera confesada en los credos, y ya no pueden reconocer esto en sus denominaciones Protestantes. Y de hecho, si la iglesia de los credos no lo es, como dice el Concilio Vaticano II, "subsisten en" la Iglesia Católica Romana, es difícil pensar en que se podía.


Blanche Jenson hace mucho tiempo me convenció de que la iglesia Occidental podría ser renovada en la fidelidad solamente por cúmulo de malestares alineadas en una cesta de frutas, y que Dios seguramente debe tener algo como esto en mente. Tal vez este movimiento de los teólogos es parte de ese malestar. Lamento la pérdida de las denominaciones Protestantes, pero me regocijo en el acceso de talento y energía a la iglesia que en el futuro soportara el peso del Cristianismo. En efecto, si las tendencias actuales continúan, la ecúmene del siglo que comienza comprenderá la Ortodoxia, grupos pentecostales y predominantemente la Iglesia Católica Romana; las denominaciones Protestantes e Iglesias territoriales se han hundido en la insignificancia - pero de nuevo, las tendencias actuales no siempre continúan.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…