Ir al contenido principal

¿Cómo Entender a Rudolph Bultmann?



Mucha tinta se ha gastado en hablar de Rudolph Bultmann. Pero a ciencia cierta pocos son los que han entendido quién era este hombre y cuál fue su labor en el campo de la teología. En las entradas siguientes intentaré hacer un esbozo de su obra, para lograr tal objetivo me apoyaré en un pequeño libro escrito por el profesor John Webster (Rudolph Bultmann:An Introductory Interpretation.)

En su época Rudolph Bultmann buscaba por medio de un programa “desmitificar el Nuevo Testamento”, hoy día las nuevas generaciones de teólogos y exégetas deberán “desmitificar a Bultmann” con el propósito de quitarle todas las etiquetas que la corriente principal del Cristianismo le ha impuesto.

Por lo tanto, las dos presuposiciones básicas que abarcaran está serie de entradas para irnos adecuando al lenguaje del Bultmann seran:

  1. Ofrecer una idea de las características de la teología de Bultmann y,
  2. Hacer una crítica de algunas de las principales ideas de su pensamiento.

Es necesario hacer notar que no es tarea fácil, ni simple adentrarse en el pensamiento de Bultmann. Porque su programa de “desmitologización” no puede ser entendido del todo si antes no se hace referencia también a su “existencialismo”. Bultmann fue un raro ejemplo de profunda reflexión acompañada de un conocimiento fenomenal, no sólo sobre el Nuevo Testamento y sus contextos Judíos y Helénicos, sino también sobre literatura clásica, filosofía e historia. Así que estamos en presencia de un hombre de gran profundidad intelectual.

El profesor Webster lo define de esta manera:

Bultmann es uno de los grandes teólogos del siglo: un crítico e historiador del Nuevo Testamento sin par, un destacado filósofo e historiador de las ideas, pero por encima todo, un pensador que intenta llegar al fondo, cuyas convicciones le llevaron a la censura, no sólo de los Nazis, sino también de los jerarcas de la Iglesia. No cabe duda que Bultmann rescató a la teología Cristiana de algunos de los enfoques con que el liberalismo la había oscurecido previamente; pero igualmente, no cabe duda que a menudo se le señaló porque hizo teología por un camino equivocado. Debido a esto, Bultmann ha sido criticado – pero el primer paso a dar para criticarlo debe ser comprender lo que él dijo. Es ahí en donde empezamos.”

Breve (Pero Muy Breve) Introducción a Rudolph Bultmann
Nacido en Alemania en 1884, Bultmann pasó sus primeros años sentando las bases de lo que sería una vida de erudición extraordinaria. Estudió teología con algunos de los grandes representantes del liberalismo alemán - Gunkel y Harnack en Berlín, Jülicher, Weiss y Herrmann en Marburg. Fue en Marburg que comenzó a enseñar en 1912, como profesor de Nuevo Testamento, y en donde, además de un breve período, fue profesor de Nuevo Testamento desde 1921 hasta su retiro en 1951. Murió en 1976.

Mirar el contexto de la obra de Bultmann es más que una cuestión de curiosidad histórica. La teología no tiene lugar en el vacío: de hecho, muy a menudo una de las claves que nos ayudan a comprender la obra de un teólogo puede ser la apreciación de las circunstancias personales o extra-personales en el que su trabajo se llevó a cabo. La teología siempre se lleva a cabo en un contexto específico: en el caso de Bultmann, también, una buena parte de lo que tiene que decir refleja las preocupaciones de su época.
Bultmann influido por el liberalismo, que fuera la escuela teológica dominante en Alemania a principios del siglo, recibió su formación teológica de él. De hecho, hasta principios de 1920, Bultmann se vio dentro de la tradición liberal. Por lo tanto a su Cristianismo se le dio una interpretación predominantemente ética: Jesús, a los ojos de los grandes pensadores liberales, era más un dispensador de máximas morales que un Salvador divino.

A principios de la década de 1920, Bultmann, como Karl Barth, llegará a rechazar esta herencia liberal; dándole la espalda de manera decisiva, en ese momento se asoció con lo que entonces era conocido como "dialéctica" o teología "neo-ortodoxa". Bultmann llegó a ver que el liberalismo había hecho al evangelio Cristiano poco más que la contraparte religiosa de la civilización Europa humanista - una civilización cuya vacío había sido tragicamente expuesto por los acontecimientos de 1914 al 18. La teología liberal había dejado de tomar en serio a Dios; su discurso era sobre el hombre y la religión del hombre o la ética del hombre. Bultmann empezó a descubrir que en el evangelio del Nuevo Testamento, Dios y el hombre no son socios de la construcción de una cultura cristiana: sino que están en guerra.
Pero junto con el énfasis de los aspectos Cristianos del evangelio a la que el liberalismo había dejado de tomar en cuenta, coexiste una postura muy crítica de Bultmann hacia la tarea de leer el texto del Nuevo Testamento. De hecho, al acercarse al estudio de la Biblia, Bultmann continuó utilizando
herramientas refinadas que habían sido usadas primeramente por los mismos liberales y que ahora estaban rechazando. Más adelante vamos a ver más de cerca esta importante área de la relación entre
el uso crítico de la Biblia y su conclusión teológica; por el momento, sólo tenemos que notar que precisamente en el tiempo en el que Bu1tmann se puso a cuestionar la tradición liberal, publicó La Historia de la Tradición Sinóptica (1921) - el texto clásico de la crítica de las formas. Este libro
analiza las diversas formas literarias de los relatos del ministerio de Jesús en los evangelios sinópticos (historias de milagros, dichos controversiales, profecías , parábolas, etc.) y trata de mostrar cómo estas formas han sido radicalmente alteradas, y, a menudo creadas, por la actividad de la Iglesia primitiva. La conclusión del libro es que los relatos sinópticos de Jesús son, casi inútiles como registro histórico.

El contexto, entonces, en el que la teología de Bultrnann debe apreciarse, es doble. Es su enfoque radicalmente crítico hacia la fiabilidad del Nuevo Testamento como registro histórico: e igualmente es su fuerte tensión por los aspectos pasados ​​de moda del Evangelio Cristiano. Es una mezcla curiosa, que no podemos explicar fácilmente como si se tratara de una inconsistencia, y que requiere un estudio cuidadoso antes de pronunciar un juicio. La forma en que comprendamos esta en cómo consideremos la palabra que se ha vuelto inseparable de Bultrnann –
la desmitologización.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Concepto de Cristología y Kerigma en Rudolf Bultmann

Existen dos preguntas significativas que necesitan explicación en el pensamiento de Rudolf Bultmann. La primera es sobre cuánto contenido histórico existe en los evangelios: ¿son relatos precisos de lo que sucedió, o son en gran parte reflexiones teológicas que encajan con los hechos teológicos que desean transmitir? En segundo lugar, se trata de determinar si el conocimiento histórico es necesario para la fe: ¿si los evangelios no son históricamente precisos, entonces importan para la fe en Jesús?
Bultmann da una respuesta negativa a estas dos preguntas. De hecho, conocemos muy poco acerca del ministerio de Jesús: una vez que los evangelios han sido pasados por los filtros de la crítica de formas, quedan muy pocos datos históricos sólidos.
Para Bultmann, sin embargo, esta falta de interés es algo positivo, y por eso da una respuesta negativa a la segunda pregunta. La fe en Jesús no depende de los datos históricos, y por lo tanto la Cristología no tiene interés histórico. No sabemos…

La Historia de la Crucifixión (Contada por los Privilegiados y los Poderosos)

Stephen Mattson
Un hombre fue arrestado por las autoridades, enviado a juicio y condenado a muerte -su nombre era Jesús. Muchos dicen que es un hombre inocente, pero los hechos hablan por sí mismos:

Jesús era un matón, un vagabundo sin hogar propenso al abuso de sustancias ilícitas (tenía un arresto  previo por traficar con alcohol). Jesús causaba disturbios a donde quiera que iba. Él era un pandillero  con una larga historia de crimen, pero eso no es sorprendente teniendo en cuenta su educación.
Jesús era intrínsecamente violento y un peligro para la sociedad. A pesar de que habló con elocuencia, dado su estatus, ¿cómo podría alguien tomar en serio su mensaje, si siempre estaba protestando y usaba  métodos perturbadores como volcar mesas y violentar la paz?
Además, personas como Jesús son naturalmente perezosas. ¿No tienen cosas mejores que hacer, como conseguir un trabajo? Me gustaría tener tiempo para descansar, "orar", y pasar el rato en los parques. Si sólo trabajaran m…