Ir al contenido principal

¿Cómo Entender a Rudolph Bultmann?



Mucha tinta se ha gastado en hablar de Rudolph Bultmann. Pero a ciencia cierta pocos son los que han entendido quién era este hombre y cuál fue su labor en el campo de la teología. En las entradas siguientes intentaré hacer un esbozo de su obra, para lograr tal objetivo me apoyaré en un pequeño libro escrito por el profesor John Webster (Rudolph Bultmann:An Introductory Interpretation.)

En su época Rudolph Bultmann buscaba por medio de un programa “desmitificar el Nuevo Testamento”, hoy día las nuevas generaciones de teólogos y exégetas deberán “desmitificar a Bultmann” con el propósito de quitarle todas las etiquetas que la corriente principal del Cristianismo le ha impuesto.

Por lo tanto, las dos presuposiciones básicas que abarcaran está serie de entradas para irnos adecuando al lenguaje del Bultmann seran:

  1. Ofrecer una idea de las características de la teología de Bultmann y,
  2. Hacer una crítica de algunas de las principales ideas de su pensamiento.

Es necesario hacer notar que no es tarea fácil, ni simple adentrarse en el pensamiento de Bultmann. Porque su programa de “desmitologización” no puede ser entendido del todo si antes no se hace referencia también a su “existencialismo”. Bultmann fue un raro ejemplo de profunda reflexión acompañada de un conocimiento fenomenal, no sólo sobre el Nuevo Testamento y sus contextos Judíos y Helénicos, sino también sobre literatura clásica, filosofía e historia. Así que estamos en presencia de un hombre de gran profundidad intelectual.

El profesor Webster lo define de esta manera:

Bultmann es uno de los grandes teólogos del siglo: un crítico e historiador del Nuevo Testamento sin par, un destacado filósofo e historiador de las ideas, pero por encima todo, un pensador que intenta llegar al fondo, cuyas convicciones le llevaron a la censura, no sólo de los Nazis, sino también de los jerarcas de la Iglesia. No cabe duda que Bultmann rescató a la teología Cristiana de algunos de los enfoques con que el liberalismo la había oscurecido previamente; pero igualmente, no cabe duda que a menudo se le señaló porque hizo teología por un camino equivocado. Debido a esto, Bultmann ha sido criticado – pero el primer paso a dar para criticarlo debe ser comprender lo que él dijo. Es ahí en donde empezamos.”

Breve (Pero Muy Breve) Introducción a Rudolph Bultmann
Nacido en Alemania en 1884, Bultmann pasó sus primeros años sentando las bases de lo que sería una vida de erudición extraordinaria. Estudió teología con algunos de los grandes representantes del liberalismo alemán - Gunkel y Harnack en Berlín, Jülicher, Weiss y Herrmann en Marburg. Fue en Marburg que comenzó a enseñar en 1912, como profesor de Nuevo Testamento, y en donde, además de un breve período, fue profesor de Nuevo Testamento desde 1921 hasta su retiro en 1951. Murió en 1976.

Mirar el contexto de la obra de Bultmann es más que una cuestión de curiosidad histórica. La teología no tiene lugar en el vacío: de hecho, muy a menudo una de las claves que nos ayudan a comprender la obra de un teólogo puede ser la apreciación de las circunstancias personales o extra-personales en el que su trabajo se llevó a cabo. La teología siempre se lleva a cabo en un contexto específico: en el caso de Bultmann, también, una buena parte de lo que tiene que decir refleja las preocupaciones de su época.
Bultmann influido por el liberalismo, que fuera la escuela teológica dominante en Alemania a principios del siglo, recibió su formación teológica de él. De hecho, hasta principios de 1920, Bultmann se vio dentro de la tradición liberal. Por lo tanto a su Cristianismo se le dio una interpretación predominantemente ética: Jesús, a los ojos de los grandes pensadores liberales, era más un dispensador de máximas morales que un Salvador divino.

A principios de la década de 1920, Bultmann, como Karl Barth, llegará a rechazar esta herencia liberal; dándole la espalda de manera decisiva, en ese momento se asoció con lo que entonces era conocido como "dialéctica" o teología "neo-ortodoxa". Bultmann llegó a ver que el liberalismo había hecho al evangelio Cristiano poco más que la contraparte religiosa de la civilización Europa humanista - una civilización cuya vacío había sido tragicamente expuesto por los acontecimientos de 1914 al 18. La teología liberal había dejado de tomar en serio a Dios; su discurso era sobre el hombre y la religión del hombre o la ética del hombre. Bultmann empezó a descubrir que en el evangelio del Nuevo Testamento, Dios y el hombre no son socios de la construcción de una cultura cristiana: sino que están en guerra.
Pero junto con el énfasis de los aspectos Cristianos del evangelio a la que el liberalismo había dejado de tomar en cuenta, coexiste una postura muy crítica de Bultmann hacia la tarea de leer el texto del Nuevo Testamento. De hecho, al acercarse al estudio de la Biblia, Bultmann continuó utilizando
herramientas refinadas que habían sido usadas primeramente por los mismos liberales y que ahora estaban rechazando. Más adelante vamos a ver más de cerca esta importante área de la relación entre
el uso crítico de la Biblia y su conclusión teológica; por el momento, sólo tenemos que notar que precisamente en el tiempo en el que Bu1tmann se puso a cuestionar la tradición liberal, publicó La Historia de la Tradición Sinóptica (1921) - el texto clásico de la crítica de las formas. Este libro
analiza las diversas formas literarias de los relatos del ministerio de Jesús en los evangelios sinópticos (historias de milagros, dichos controversiales, profecías , parábolas, etc.) y trata de mostrar cómo estas formas han sido radicalmente alteradas, y, a menudo creadas, por la actividad de la Iglesia primitiva. La conclusión del libro es que los relatos sinópticos de Jesús son, casi inútiles como registro histórico.

El contexto, entonces, en el que la teología de Bultrnann debe apreciarse, es doble. Es su enfoque radicalmente crítico hacia la fiabilidad del Nuevo Testamento como registro histórico: e igualmente es su fuerte tensión por los aspectos pasados ​​de moda del Evangelio Cristiano. Es una mezcla curiosa, que no podemos explicar fácilmente como si se tratara de una inconsistencia, y que requiere un estudio cuidadoso antes de pronunciar un juicio. La forma en que comprendamos esta en cómo consideremos la palabra que se ha vuelto inseparable de Bultrnann –
la desmitologización.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…

El Libro Negro De La Nueva Izquierda: Un Nuevo Sofisma

A pesar de que el lanzamiento del libro de Agustín Laje y Nicolás Márquez, el Libro Negro de la Nueva Izquierda hiciera su aparición hace poco más de dos años, no había tenido oportunidad de hacer una crítica. Debo admitir, que mi filiación política, me prejuiciaba en ciertos aspectos. Como Marxista, Liberal y Cristiano, estoy acostumbrado a las críticas más severas por parte de los sectores conservadores, y las acepto hasta cierto punto cuando éstas tienen fundamento académico. Pero en el caso del libro de Laje y Márquez, por los antecedentes que ya tenía de ellos, me era difícil pensar que pudieran escribir una crítica con rigor académico.
Sin embargo, y un tanto por casualidad, el video de un youtuber llamó mi atención cuando ví que hacía referencia al libro de Laje-Márquez. De hecho, son dos los vídeos que presenta el canal de Monitor Fantasma, un sitio que se dedica al análisis político y filosófico. No haré un resumen de los vídeos, mi intención será dejar que el lector juzgue …