Ir al contenido principal

¿Cómo Entender a Rudolph Bultmann?

Segunda Parte




1.      EXPOSICIÓN

Del Programa Teológico de Bultmann


¿Qué significa "desmitificar" el Nuevo Testamento?

En forma resumida, la respuesta de Bultmann podría ser de esta manera: desmitificar es darse cuenta que el mensaje del Nuevo Testamento no se apoya en "mitologías" externas, sino en su núcleo 'kerigmático'. Con el fin de dilucidar esto, comenzamos con dos nociones 'mito' y kerigma'.



1.      Kerigma y Mito

El análisis de Bultmann del Nuevo Testamento tiene dos componentes: kerigma y el mito. Para empezar con él último: Bultmann define mito de este modo: "Mitología es el uso de imágenes para expresar el otro mundo en términos de este mundo y lo divino en términos de la vida humana, el otro lado en términos de este lado.  Y el mensaje del Nuevo Testamento es expresado por y en términos mitológicos.”  Por principio de cuentas, debe entenderse que para Bultmann no significa que debido
a que estas ideas son mitológicas no sean ciertas.  Pero estos mitos son ciertos cuando se entienden correctamente, no en y por sí mismos, sino como expresiones del mensaje debajo del mito. El significado del texto del Nuevo Testamento no se encuentra en lo externo, en la cáscara mitológica, que es la cosmología antigua de las comunidades Palestinas y Helenísticas, sino en el núcleo, que es el kerigma.

Por el kerigma, Bultmann quiere decir que es el mensaje esencial del Nuevo Testamento para nuestro tiempo, una vez que se ha extraído desde su enclave mitológico. La extracción es el trabajo del proceso de desmitificar, que es por lo tanto el método mediante el cual interpretamos el significado interno de las declaraciones mitológicas que encontramos en el Nuevo Testamento.



La relación entre mitología del Nuevo Testamento y su significado kerigmático ya la hemos descrito como el núcleo y la cáscara: con el fin de llegar al núcleo, tenemos que penetrar por medio de su envoltura exterior. Lo que Bultmann está haciendo aquí es muy parecido a lo que algunos de los padres de la iglesia hicieron al tratar de usar el Antiguo Testamento.

Para Bultmann, entonces, desmitificares un concepto positivo, no es un acercamiento negativo al Nuevo Testamento.  Bultmann no quiere reducir sino interpretar - llegar al mensaje real, a la piedra de tropiezo verdadera.

Se debe decir, en primer lugar que el objetivo de Bultmann no es apologético - no está tratando de hacer aceptable el Evangelio cristiano ante el tribunal de la razón humana. Su objetivo es más bien una declaración – está dando a conocer el contenido de la fe cristiana. Por lo tanto no es cierto, como se suele afirmar, que Bultmann introdujo el programa de desmitificación en la teología debido a que el concepto científico del hombre moderno había hecho literal el significado del texto del Nuevo Testamento, lo cual es  imposible de aceptar.


Las otras dos razones para la desmitificación son conceptos más precisos que lo que Bultmann pretende  hacer. En primer lugar, afirma que el Nuevo Testamento en sí mismo comienza con el proceso de desmitificación. Pablo, por ejemplo, desmitifica la primitiva escatología Palestina al decir en (Gálatas 4.4) que el futuro ya ha sido inaugurado. Juan re-interpreta las futuras referencias especialmente en la escatología al hacer del juicio futuro un asunto del aquí y ahora, y al ver
la obra terrenal de Jesús como el acontecimiento escatológico que las tradiciones más primitivas ponen en el futuro. En otras palabras, dentro del Nuevo Testamento existe el precedente para la desmitificación.

Con la segunda razón, una razón a posteriori estamos llegando al corazón de lo que Bu1tmann quería  decir sobre el Nuevo Testamento. La razón es la siguiente: la desmitologización es necesaria porque la
mitología habla de Dios y el hombre en forma ilegítima.
La mitología habla de Dios, por ejemplo, como un objeto mundano 'ahí fuera' como cualquier otro objeto - mientras que para el kerigma
del Nuevo Testamento, Dios es un asunto de interés personal. Es esté - existencialismo – el punto de partida que ofrece la clave de lo que está haciendo Bultmann cuando interpreta la mitología del Nuevo Testamento en términos de este subyacente mensaje 'kerigmatico'. Antes de adentrarnos en el pensamiento Bultmanniano más de cerca, podría ser conveniente resumir nuestras ideas alcanzadas hasta el momento por medio de las siguientes proposiciones:

1. El Nuevo Testamento se compone de kerigma y el mito.
2. El mito es la forma externa del Nuevo Testamento.
3. El kerigma es su contenido interno.
4. Extraemos el kerigma del mito por medio de la desmitificación.
5. La desmitificación no es destructiva: es exigida por el Nuevo Testamento.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…