Ir al contenido principal

¿Cómo Entender a Rudolph Bultmann?


El Existencialismo de Bultmann.

Tercera Parte
 
 

En la última entrada de la serie sobre Bultmann, hicimos un pequeño resumen donde sugerimos que: la razón fundamental para desmitificar el Nuevo Testamento es que la mitología habla de una manera ilegítima. Esto significa que la pregunta de Bultmann sobre cómo interpretar la mitología del Nuevo Testamento es en el fondo de la cuestión la forma correcta de hablar de Dios y del hombre. Para comprender este tipo de cuestiones, y especialmente, para comprender la respuesta de Bultmann, tenemos que acercarnos un poco al campo del existencialismo: una vez que lo hayamos hecho, el territorio debería ser un poco más claro y deberíamos poder apreciar más el pensamiento de Bultmann.
 
Sin embargo, antes debemos considerar un punto esencial. El pensamiento de Heidegger es crucial sí queremos entender a Bultmann. Para el lector que empieza a dar sus primeros pasos en este tipo de cuestiones, podemos recomendar el excelente libro del profesor John Macquarrie, An Existentialist Theology (Una Teología Existencialista).
 
Para Bultmann, la filosofía de Heidegger ofreció nada menos que una nueva visión del corazón del kerygma del Nuevo Testamento. Además, Heidegger proveyó a Bultmann de un conjunto de conceptos mediante los cuales pudo expresar su interpretación del verdadero significado de ese kerygma. ¿Qué fue lo que Bultmann encontró estimulante en el pensamiento de Heidegger, especialmente en su libro Ser y Tiempo, lanzado por primera vez en Alemania en 1927?
 
Encontró una escuela filosófica medianamente constituida, el existencialismo es en gran medida un fenómeno del siglo XX, aunque sus raíces se encuentran en pensadores del siglo XIX como Kierkegaard, Dostoievski y Nietzsche. Entre sus principales representantes están Jaspers y Heidegger en Alemania, y Sartre y Camus en Francia. De hecho, el existencialismo no es realmente un movimiento académico: por definición, su preocupación se encuentra en reflejar la existencia y la acción humana. Por supuesto, esto no quiere decir que no haya producido obras académicas: el Ser y el Tiempo de Heidegger, el libro de Sartre el Ser y la Nada y la Crítica de la Razón Dialéctica probablemente se ha convertido en obras clásicas.
 
Para decirlo de una forma muy general, el tema común o la forma de acercarse que unifica todos los aspectos del existencialismo podría ponerse así: "La existencia precede a la esencia" (Sartre). ¿Qué, si preguntáramos con justicia, significa eso, y cómo se conecta con el evangelio del Nuevo Testamento?
La respuesta sería ¿Qué es el hombre? Al mirar cómo responde Heidegger a la pregunta, esperamos poder descubrir algunos de los temas principales del existencialismo, y luego ver cuál fue el uso que ha hecho Bultmann para la interpretación de la fe cristiana.
 

Cuando Heidegger responde a la pregunta ¿qué es el hombre? La palabra más importante de la pregunta es el verbo: '¿Qué es el hombre?' Es decir, pregunta por el hecho de que el hombre es, sobre el 'ser', acerca de la 'esencia' del hombre. Para ponerlo técnicamente, su preocupación es investigar lo qué significa atribuir el "ser" al hombre. Cuando preguntamos "¿qué es el hombre?", ¿Qué queremos decir con "es"? A primera vista puede parecer una pregunta inútil - ¿no todos saben lo que queremos decir cuando pronunciamos la palabra "es"? Pero mirando más de cerca la pregunta es muy iluminadora: una de las principales preocupaciones de Heidegger ha sido demostrar que hay muchas respuestas a la "pregunta sobre el ser", especialmente cuando preguntamos '¿Qué es el hombre?'
 

Las respuestas pueden ser puestas en dos grupos. La primera respuesta o grupo de respuestas son predominantemente las que fueron dadas por los filósofos Griegos Platón y Aristóteles, pero seguidas, de modificaciones, hasta finales del siglo XIX. Estas respuestas ven al hombre en términos esencialmente estáticos. Un buen ejemplo de lo que se quiere decir aquí sería la forma en que hablamos de naturaleza. Al hablar de esta manera del hombre sugerimos que el ser del hombre es algo fijo, algo constante, algo universal que se obtiene en todas partes. De acuerdo con esta imagen del hombre, un hombre es su naturaleza, y esta naturaleza se puede describir en términos de algunas de sus características invariables - el hombre es social, es racional, hace herramientas, posee el don del lenguaje, es religioso. Todas estas cualidades son vistas como las constantes de la naturaleza del hombre. En otras palabras, esta imagen del hombre define al hombre por lo que es esencialmente. Para invertir las palabras de Sartre, «la esencia precede a la existencia».
 
La segunda respuesta a la pregunta '¿qué es el hombre?' es ofrecida por el propio Heidegger. Invierte la dirección del pensamiento de Platón haciendo hincapié en la "existencia" sobre la "esencia". Lo más importante del hombre es su existencia externa, y no alguna supuesta naturaleza eternamente estática, fija y pre-programada que posee en virtud de ser un hombre. El hombre se hace a sí mismo. Por eso Heidegger quiere decir que el ser del hombre se crea cada vez que el hombre se involucra en un acto de existencia. Son las acciones del hombre, la vida concreta del hombre en el presente que hace a su ser lo que es. Para tomar un ejemplo específico, podríamos preguntarnos lo que significa decir que "el hombre es libre". En el primer modelo estático del hombre, la libertad sería un atributo que tiene porque es un hombre, y que luego ejercerá en actos específicos de libertad. Pero para el segundo modelo, más dinámico, la libertad del hombre sólo puede derivarse de actos específicos de libertad. El hombre es libre sólo cuando actúa libremente. Es un acto del hombre el que determina su ser.
 
Por esta razón, Heidegger pone gran énfasis en la noción de decisión. Lo más importante de un hombre son sus actos. Para Heidegger, el acto más importante es el acto de la decisión. Al decidir, nos convertimos en nosotros mismos. Decidir es el camino de la auto-realización, de crearnos a nosotros en nosotros mismos, porque al decidir, elegimos entre una cosa y la otra, por tanto decidimos ser algo específico. Para ponerlo tersamente: el hombre es sus decisiones sobre sí mismo. Según la primera imagen del hombre, las decisiones del hombre son determinadas por lo que es esencialmente - un hombre elige ser libre porque es libre. Heidegger una vez más invierte la dirección: un hombre es libre porque elige ser libre.
 
Esta diferencia nos lleva a la distinción que Heidegger hace entre la existencia "auténtica" y la "inauténtica". La existencia "inauténtica" es la existencia que huye de tomar decisiones. Si es cierto, como Heidegger propone que el hombre se convierte en él mismo al decidir, entonces el rechazo a decidir es el rechazo a la existencia como hombre.

 

La existencia auténtica acepta la exposición a la demanda de decidir - y al hacerlo, se convierte en una existencia adecuada. Si la existencia inauténtica no eres tú mismo, en la existencia auténtica eres tú mismo, ya que tu yo
es tu decisión sobre ti mismo. El famoso dicho de Descartes que proveyó el punto de partida de toda su filosofía era 'Cogito, Ergo sum' - 'Pienso, luego existo'. Para Heidegger el
equivalente podría ser 'Decido, luego existo'. O para ponerlo de otra manera: en la primera imagen del hombre, el ser del hombre ( el '
es' de la pregunta '¿Qué es el hombre?') Es una cualidad que él
posee; en la imagen de Heidegger el ser del hombre es un
acontecimiento, algo que sucede cuando el hombre decide existir de una manera auténtica.

Todas estas cuestiones sobre la existencia y el hombre son correctas a partir de la filosofía. Sin embargo, para nuestro interés la pregunta a contestar sería: ¿Cuál es la relación de todo esto con la interpretación que Bultmann hizo del Nuevo Testamento?

Lo veremos en la siguiente entrada...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…

El Libro Negro De La Nueva Izquierda: Un Nuevo Sofisma

A pesar de que el lanzamiento del libro de Agustín Laje y Nicolás Márquez, el Libro Negro de la Nueva Izquierda hiciera su aparición hace poco más de dos años, no había tenido oportunidad de hacer una crítica. Debo admitir, que mi filiación política, me prejuiciaba en ciertos aspectos. Como Marxista, Liberal y Cristiano, estoy acostumbrado a las críticas más severas por parte de los sectores conservadores, y las acepto hasta cierto punto cuando éstas tienen fundamento académico. Pero en el caso del libro de Laje y Márquez, por los antecedentes que ya tenía de ellos, me era difícil pensar que pudieran escribir una crítica con rigor académico.
Sin embargo, y un tanto por casualidad, el video de un youtuber llamó mi atención cuando ví que hacía referencia al libro de Laje-Márquez. De hecho, son dos los vídeos que presenta el canal de Monitor Fantasma, un sitio que se dedica al análisis político y filosófico. No haré un resumen de los vídeos, mi intención será dejar que el lector juzgue …