Ir al contenido principal

La Naturaleza de la Fe en el Pensamiento de Rudolf Bultmann.


A menudo la fe se ve como una especie de conocimiento: por la fe sabemos que algunas cosas son ciertas - por ejemplo, que Dios es tres-en-uno – al que no podemos conocer de forma natural, sin ayuda de la razón. Esta definición de fe está muy alejada de lo que Bultmann busca poner en su lugar. La fe no es conocimiento sobre ciertas cosas, de la misma manera que la revelación no es  revelación de ciertas cosas. La fe no es intelectual, es existencial. Eso significa que el significado de la fe no descansa en los fundamentos de la fe, sino simplemente en el hecho de la existencia de la fe. La fe no tiene sentido porque es fe sobre ciertas cosas, sino porque es un acto del hombre, una decisión en obediencia a la llamada del kerigma.

Bultmann escribe sobre el "acto libre" de la fe: "No puede ser ofrecido como medio de investigación para que pueda “ser probada". En ese caso deberíamos objetivarla y ponernos fuera de ella.  Fe es un acto de la existencia del hombre, que no se basará en ningún dato o se probará  por cualquier método.

Por eso la fe no es una posesión. No podemos, es decir, hablar de "tener" fe, porque eso haría que la fe sea algo que esta 'allá afuera'. La fe es un acto, que hay que realizar en cada momento de  la decisión en lugar de aferrarse a ella como medio de seguridad: "Creer en Dios es algo que nunca podemos tener como posesión. Por el contrario, implica una decisión a tomar”. Bultmann explica su premisa al decir que la fe es como el amor: No podemos "tener" amor, sino sólo ejercitarlo en actos específicos. En contraste con tales definiciones, Bultmann propone: La adherencia al mensaje del evangelio se llama "fe", y la fe implica una nueva comprensión existencial del Ser. En él el hombre revela su humanidad y su culpabilidad. Es un acto de obediencia en el que el hombre se rinde a toda su 'jactancia', a todo el deseo de vivir por sus propios recursos, a toda adhesión a las realidades tangibles, y confirma el hecho escandaloso de un Señor crucificado' (Primitive Christianity, pp. 238). 

La fe es una nueva comprensión por parte del hombre, y deja de ser fe cuando está fundada por algo fuera de sí misma, como los hechos históricos: "La investigación histórica nunca puede conducir a cualquier resultado que pudiera servir como base para la fe"(Faith and Understanding, pág. 30).

Lo anteriormente planteado explica la afirmación de Bultmann de que su lectura altamente crítica del Nuevo Testamento no afecta a la fe en lo más mínimo, ya que rechaza cualquier intento de validar la fe demostrando la fiabilidad histórica de los datos bíblicos. Este rechazo es por dos razones. La primera razón, la naturaleza de la fe es como acto existencial sin fundamento, ya lo hemos visto. El segundo es la naturaleza de la historia. Para Bultmann, el establecimiento de un conjunto de datos históricos por los métodos aprobados de la investigación crítica no nos lleva a ninguna parte. Lo que vendría después de tal investigación no sería 'historia', sino una reconstrucción científica objetivada.

La perspectiva de Bultmann de la historia destaca su no «objetividad», sino su Importancia ahora, su significación para mi presente existencia. La adecuada actitud hacia la historia no es una obsesión objetiva", sino un diálogo con la historia, como "complejo viviente" de los acontecimientos en los que él (el hombre) está esencialmente involucrado "(Jesús Y la Palabra, p. 11.) La historia sólo es de importancia si nos afecta ahora, y así no puede fundamentarse la fe.

Mirar críticamente en los registros del evangelio no puede quebrantar a la fe porque la fe descansa en la decisión personal y existencial. 'La verdad del Cristianismo, como la de cualquier otra religión o filosofía, es siempre una cuestión de decisión personal, y el historiador no tiene derecho de privar a ningún hombre de esa responsabilidad. Ni, como frecuentemente se afirma, es su propósito evaluar el valor de lo que se ha estado describiendo. Él puede sin duda clarificar los temas envueltos en la decisión. Su tarea es interpretar los movimientos de la historia como posibles formas de entender la existencia humana, demostrando su relevancia hoy. Trayendo el pasado de nuevo a la vida, él debe traer a casa el hecho de que aquí tuares agitur: clarifícate”


Del análisis hecho a la interpretación de Bultmann sobre lo que el Nuevo Testamento tiene que decir de algunos temas importantes - el hombre, Dios, Cristo y la fe - la profundidad con la que ha profundizado a través de su existencialismo es obvia. En nuestra próxima entrada ofreceremos algunas reflexiones críticas de lo que debería ser para muchos un punto de inicio de la fe Cristiana.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…

El Libro Negro De La Nueva Izquierda: Un Nuevo Sofisma

A pesar de que el lanzamiento del libro de Agustín Laje y Nicolás Márquez, el Libro Negro de la Nueva Izquierda hiciera su aparición hace poco más de dos años, no había tenido oportunidad de hacer una crítica. Debo admitir, que mi filiación política, me prejuiciaba en ciertos aspectos. Como Marxista, Liberal y Cristiano, estoy acostumbrado a las críticas más severas por parte de los sectores conservadores, y las acepto hasta cierto punto cuando éstas tienen fundamento académico. Pero en el caso del libro de Laje y Márquez, por los antecedentes que ya tenía de ellos, me era difícil pensar que pudieran escribir una crítica con rigor académico.
Sin embargo, y un tanto por casualidad, el video de un youtuber llamó mi atención cuando ví que hacía referencia al libro de Laje-Márquez. De hecho, son dos los vídeos que presenta el canal de Monitor Fantasma, un sitio que se dedica al análisis político y filosófico. No haré un resumen de los vídeos, mi intención será dejar que el lector juzgue …