Ir al contenido principal

La Naturaleza de la Fe en el Pensamiento de Rudolf Bultmann.


A menudo la fe se ve como una especie de conocimiento: por la fe sabemos que algunas cosas son ciertas - por ejemplo, que Dios es tres-en-uno – al que no podemos conocer de forma natural, sin ayuda de la razón. Esta definición de fe está muy alejada de lo que Bultmann busca poner en su lugar. La fe no es conocimiento sobre ciertas cosas, de la misma manera que la revelación no es  revelación de ciertas cosas. La fe no es intelectual, es existencial. Eso significa que el significado de la fe no descansa en los fundamentos de la fe, sino simplemente en el hecho de la existencia de la fe. La fe no tiene sentido porque es fe sobre ciertas cosas, sino porque es un acto del hombre, una decisión en obediencia a la llamada del kerigma.

Bultmann escribe sobre el "acto libre" de la fe: "No puede ser ofrecido como medio de investigación para que pueda “ser probada". En ese caso deberíamos objetivarla y ponernos fuera de ella.  Fe es un acto de la existencia del hombre, que no se basará en ningún dato o se probará  por cualquier método.

Por eso la fe no es una posesión. No podemos, es decir, hablar de "tener" fe, porque eso haría que la fe sea algo que esta 'allá afuera'. La fe es un acto, que hay que realizar en cada momento de  la decisión en lugar de aferrarse a ella como medio de seguridad: "Creer en Dios es algo que nunca podemos tener como posesión. Por el contrario, implica una decisión a tomar”. Bultmann explica su premisa al decir que la fe es como el amor: No podemos "tener" amor, sino sólo ejercitarlo en actos específicos. En contraste con tales definiciones, Bultmann propone: La adherencia al mensaje del evangelio se llama "fe", y la fe implica una nueva comprensión existencial del Ser. En él el hombre revela su humanidad y su culpabilidad. Es un acto de obediencia en el que el hombre se rinde a toda su 'jactancia', a todo el deseo de vivir por sus propios recursos, a toda adhesión a las realidades tangibles, y confirma el hecho escandaloso de un Señor crucificado' (Primitive Christianity, pp. 238). 

La fe es una nueva comprensión por parte del hombre, y deja de ser fe cuando está fundada por algo fuera de sí misma, como los hechos históricos: "La investigación histórica nunca puede conducir a cualquier resultado que pudiera servir como base para la fe"(Faith and Understanding, pág. 30).

Lo anteriormente planteado explica la afirmación de Bultmann de que su lectura altamente crítica del Nuevo Testamento no afecta a la fe en lo más mínimo, ya que rechaza cualquier intento de validar la fe demostrando la fiabilidad histórica de los datos bíblicos. Este rechazo es por dos razones. La primera razón, la naturaleza de la fe es como acto existencial sin fundamento, ya lo hemos visto. El segundo es la naturaleza de la historia. Para Bultmann, el establecimiento de un conjunto de datos históricos por los métodos aprobados de la investigación crítica no nos lleva a ninguna parte. Lo que vendría después de tal investigación no sería 'historia', sino una reconstrucción científica objetivada.

La perspectiva de Bultmann de la historia destaca su no «objetividad», sino su Importancia ahora, su significación para mi presente existencia. La adecuada actitud hacia la historia no es una obsesión objetiva", sino un diálogo con la historia, como "complejo viviente" de los acontecimientos en los que él (el hombre) está esencialmente involucrado "(Jesús Y la Palabra, p. 11.) La historia sólo es de importancia si nos afecta ahora, y así no puede fundamentarse la fe.

Mirar críticamente en los registros del evangelio no puede quebrantar a la fe porque la fe descansa en la decisión personal y existencial. 'La verdad del Cristianismo, como la de cualquier otra religión o filosofía, es siempre una cuestión de decisión personal, y el historiador no tiene derecho de privar a ningún hombre de esa responsabilidad. Ni, como frecuentemente se afirma, es su propósito evaluar el valor de lo que se ha estado describiendo. Él puede sin duda clarificar los temas envueltos en la decisión. Su tarea es interpretar los movimientos de la historia como posibles formas de entender la existencia humana, demostrando su relevancia hoy. Trayendo el pasado de nuevo a la vida, él debe traer a casa el hecho de que aquí tuares agitur: clarifícate”


Del análisis hecho a la interpretación de Bultmann sobre lo que el Nuevo Testamento tiene que decir de algunos temas importantes - el hombre, Dios, Cristo y la fe - la profundidad con la que ha profundizado a través de su existencialismo es obvia. En nuestra próxima entrada ofreceremos algunas reflexiones críticas de lo que debería ser para muchos un punto de inicio de la fe Cristiana.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Concepto de Cristología y Kerigma en Rudolf Bultmann

Existen dos preguntas significativas que necesitan explicación en el pensamiento de Rudolf Bultmann. La primera es sobre cuánto contenido histórico existe en los evangelios: ¿son relatos precisos de lo que sucedió, o son en gran parte reflexiones teológicas que encajan con los hechos teológicos que desean transmitir? En segundo lugar, se trata de determinar si el conocimiento histórico es necesario para la fe: ¿si los evangelios no son históricamente precisos, entonces importan para la fe en Jesús?
Bultmann da una respuesta negativa a estas dos preguntas. De hecho, conocemos muy poco acerca del ministerio de Jesús: una vez que los evangelios han sido pasados por los filtros de la crítica de formas, quedan muy pocos datos históricos sólidos.
Para Bultmann, sin embargo, esta falta de interés es algo positivo, y por eso da una respuesta negativa a la segunda pregunta. La fe en Jesús no depende de los datos históricos, y por lo tanto la Cristología no tiene interés histórico. No sabemos…

La Historia de la Crucifixión (Contada por los Privilegiados y los Poderosos)

Stephen Mattson
Un hombre fue arrestado por las autoridades, enviado a juicio y condenado a muerte -su nombre era Jesús. Muchos dicen que es un hombre inocente, pero los hechos hablan por sí mismos:

Jesús era un matón, un vagabundo sin hogar propenso al abuso de sustancias ilícitas (tenía un arresto  previo por traficar con alcohol). Jesús causaba disturbios a donde quiera que iba. Él era un pandillero  con una larga historia de crimen, pero eso no es sorprendente teniendo en cuenta su educación.
Jesús era intrínsecamente violento y un peligro para la sociedad. A pesar de que habló con elocuencia, dado su estatus, ¿cómo podría alguien tomar en serio su mensaje, si siempre estaba protestando y usaba  métodos perturbadores como volcar mesas y violentar la paz?
Además, personas como Jesús son naturalmente perezosas. ¿No tienen cosas mejores que hacer, como conseguir un trabajo? Me gustaría tener tiempo para descansar, "orar", y pasar el rato en los parques. Si sólo trabajaran m…