Ir al contenido principal

¿Por qué Creo En Jesús?

(¿Por qué No Soy Cristiano?)

Jim Palmer



Créanme; ya no es tan buena idea hacerlo. Por un lado están aquellos quienes “han esparcido la religión” y a Jesús junto con ella. Para la mayoría de ellos, mencionar a Jesús les recuerda todo aquello que está mal e incluso corrompido sobre sus creencias y la religión Cristiana. Existen también quienes tal vez jamás han sido Cristianos pero se han cruzado lo suficiente con ellos para saber que todo lo que Jesús hizo es algo para mantenerse alejados. Muchos ateos y agnósticos no ven realmente en qué punto pueden darle el beneficio de la duda a Jesús. Después de todo, no hay un registro histórico de lo que sucedió con Jesús. Me vienen a la mente las Cruzadas de la Edad Media. La Iglesia Bautista de Westboro es otro ejemplo. Son muchos los ejemplos de cómo el fundamentalismo religioso Cristiano ha alarmado al mundo.

Todo este alboroto sobre alguien que se dice que nunca vivió e incluso existió es solo un mito. Definitivamente un sentimiento de indiferencia hacia Jesús. Existen muchos maestros espirituales en la actualidad que enseñan sobre olvidarnos de Jesús y que debemos adoptar una comprensión más progresiva e iluminadora, que nos lleve hacia adelante.

En consecuencia, por otra parte, hay personas que sostienen una fuerte creencia en Jesús, conocidos como Cristianos, los cuales no son tan cariñosos conmigo a la hora de hablar sobre Jesús. Esto es porque lo qué digo sobre Jesús no está en conformidad con las creencias, perspectivas y ortodoxia de la religión Cristiana. Sufrí de esta experiencia al iniciar mi carrera cuando una casa editorial Cristiana rechazo el manuscrito de mi tercer libro, inmediatamente cancelo mi contrato, y me acusó de hereje. Mi libro más reciente Anarquía Interna fue lanzado por la ventana. Recibí emails de Cristianos que me condenaron al infierno, invocaron la ira de Dios sobre mi cabeza, y me pusieron al nivel de David Koresh y Jim Jones.

Así que hablar de Jesús en estos días es peligroso por muchas razones. Entonces, ¿por qué continuó?

Para mucha gente este rechazo o ambivalencia hacia Jesús es porque el Jesús que ellos predican fue pasado a través del filtro de la religión Cristiana. Eso es desafortunado. Es desafortunado porque la religión Cristiana (al menos de la manera en qué la asocio) no representa la vida y el mensaje de Jesús. Jesús no comenzó la religión Cristiana, y si Jesús aun estuviera vivo de seguro tampoco lo haría. Si Jesús anduviera por aquí, viviera y enseñara de la forma en qué lo hizo hace 2000 años, los Cristianos serían los primeros en crucificarlo. Jesús no fue un religiosos, él se opuso vehementemente a la religión  y a la forma en que esta separa al pueblo de Dios, y divide a los unos de los otros. Una vez hablando a un grupo de líderes religiosos, Jesús llamó a su “Dios” impostor, mentiroso, y asesino – incluso le llamó Diablo.

La religión Cristiana no es exclusiva de Jesús, y hasta que una persona no separa a Jesús de la religión que reclama su exclusividad, la verdad sobre Jesús no será testimonio y saldrá a la luz. Por esta razón escribí Anarquía Interna.

Con respecto a la fe religiosa hay poca duda entre los historiadores contemporáneos que Jesús fue una persona real quien vivió en Palestina en el siglo I. Los historiadores están de acuerdo con que Jesús fue un maestro itinerante que viajo y enseño a través de Palestina juntando a sus seguidores alrededor de el por medio de la fuerza de su personalidad y de la naturaleza de su mensaje. Existe un acuerdo general de que Jesús fue percibido por los imperialistas Romanos de Palestina como un radical religioso y disturbador de la paz. No ayuda mucho el hecho de que Jesús haya hecho enojar a la corriente principal religiosa al rechazar legitimarla. Consecuentemente, fue arrestado por las autoridades locales y ejecutado sumariamente por los Romanos en una ejecución publica, el método común usado por los Romanos para lidiar con los rebeldes políticos. Hay pocos libros escritos sobre Jesús  uno de los más recientes es, Zelotes, La Vida y Tiempos de Jesús de Nazaret por Reza Aslan.

Es necesaria una re interpretación de Jesús fuera de la religión Cristiana, y en mi perspectiva le debemos esto a Jesús y su verdadero legado.

Hay gente que ha encontrado a Jesús fuera de la caja de la religión Cristiana. Por ejemplo, existe una tradición de humanismo Cristiano, enfatizando la humanidad de Jesús, sus enseñanzas sociales y creencias en la dignidad humana, y su propensidad a sintetizar la espiritualidad humana y el mundo material. Existe también un movimiento de anarquismo Cristiano, notablemente encabezado por León Tolstoi, este reclama que el anarquismo es inherente a la vida y enseñanza de Jesús. Jesús fue más radical de lo que muchos han creído, y por buenas razones / lucho contra el status quo, las instituciones religiosas y culturales de autoridad y poder.

El mensaje principal de Jesús fue el que hacía referencia al “Reino de Dios” o el “Reino de los Cielos.”  Cuando la gente le preguntaba a Jesús sobre cuándo llegaría este Reino, Jesús decía que ya estaba aquí y dentro de ellos. Jesús enseñó que este “Reino” era una dimensión real y la realidad que experimentamos dentro de nosotros. No tienes que ser un académico en religión o un gurú iluminador para llegar a él. En vez de eso Jesús dijo que tenemos que volvernos como niños y a estar dispuestos a confiar y a seguir lo que sacude lo más profundo de nuestros sentimientos. Lo que Jesús estaba diciendo a su generación es que el Reino de Dios no sería un reino político para el futuro sino más bien sería una realidad presente al grado de que su mensaje fuera escuchado y puesto en práctica por sus discípulos. Su enseñanza no anticipaba un reino futuro sino traería el Reino de Dios en la era presente por medio de las acciones y compromisos, al elevar esos profundos sentimientos en nosotros para llevarlos al mundo. Así es como la “dimensión celestial” dentro de nosotros es fuente de poder, autoridad, amor, libertad y comunión que pueden transformar nuestra actual situación humana.

Escribí Anarquía Interna porque creo que reconsiderar a Jesús y la verdad que el poseía y demostraba puede dar nacimiento a un nuevo mundo. Esa verdad no es una verdad religiosa o contingente a cualquier ideología religiosa – es accesible y significante universalmente para todo ser humano. Es la religión Cristiana la que erróneamente idolatrizo a Jesús y dejo de lado su mensaje. Jesús murió pero su verdad se mantiene viva en cada uno de nosotros, esperando nacer y ser llevada al mundo si es que estamos dispuestos a abrazarla de manera natural como si fuéramos niños. Hay 2.5 billones de Cristianos en nuestro planeta. Algunas veces me pregunto cuando diferente sería nuestro mundo si dejáramos de adorar a Jesús y empezáramos a confiar y a seguir lo qué Jesús nos dijo que escucháramos, eso que todos sabemos que es verdad y está muy dentro de nosotros.

Para mí, ese mensaje es digno de compartir... incluso cuando los mails de odio que recibo cada día dicen que soy como Jim Jones.

  




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…