Ir al contenido principal

¿La Cabaña (The Shack) Revela Representaciones Tóxicas de Dios?


Los cazadores de herejías asechan de nuevo.

Finalmente el éxito de ventas de Paul Young llegó a la pantalla grande este 3 de marzo. Esas son noticias - grandes noticias - como lo explicaré en breve.

Lo que no es noticia es cómo los llamados "ministros del discernimiento" (un eufemismo usado para los cazadores de herejías) han comenzado levantar la voz. Están reciclando las “viejas” objeciones pero, como siempre, ladran en el árbol equivocado.

La acusación de «herejía» es grave, por lo que debe tomarse en serio, especialmente por aquellos que acusan. Pero como teólogo ortodoxo, confieso que su uso descuidado como peyorativo, exaspera mis nervios doctrinales.

Por ejemplo, la protesta contra la representación creativa de Young sobre la "Espiritualidad" de Dios o su imagen del Dios invisible representado como una mujer negra traiciona un craso literalismo que el autor obviamente nunca intentó.


La Trinidad de Rublev y la Misoginia Moderna.

El famoso icono de la trinidad (siglo XV) del pintor ruso Andrei Rublev parecería romper las mismas reglas que La Cabaña (The Shack), donde los tres ángeles invitados de Abram y Saraí fueron identificados finalmente con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo - un Dios representado como tres personas. Sin embargo, en la iconografía oriental, el Padre nunca se representa de otro modo porque la imagen visible de Dios está reservada únicamente para Jesucristo.


Entonces, ¿pregunto, cómo es, que el ícono de Rublev no ha sido lanzado a la hoguera de libros junto con La Cabaña? Qué habría sido de los creyentes Ortodoxos si estos fueran incapaces de usar expresiones humanas limitadas (palabras o imágenes) para los misterios divinos.

Es obvio que quienes han perdido el piso deberían excluirse del juicio doctrinal, sentarse y leer la Exposición Exacta de la Doctrina Ortodoxa de Juan de Damasco antes de dar su veredicto.

Pero ¿es extraño que no debamos sorprendernos cuando Dios es representado en el arte o la literatura como un impotente rey blanco? ¿O un gran león rugiente? ¿O un pastor humilde? Sí, éstas son metáforas bíblicas (solamente)... así como lo es la descripción parabólica de Jesús, cuando se muestra como Dios, la mujer, limpiando su casa por la moneda pérdida.

                        Así que estoy obligado a hacer la pregunta: ¿no será que el impacto real de La Cabaña                          (The Shack)  está enraizado en el racismo y la misoginia?

¿El Padre puede ser un león, un cordero, un pastor o un rey, pero no puede ser una mujer negra o un indio americano? ¿El Espíritu puede ser una paloma, un fuego o una ráfaga de viento, pero no puede ser  una mujer asiática (no obstante los pronombres hebreos para 'Espíritu')?


Revelando la herejía del "Dios violento".

Pero si tenemos que hablar de herejía, La Cabaña (The Shack) 'lleva a allí'. Trata y desacredita la herejía moderna que representa a Dios como una deidad enojada, iracunda y violenta. Podríamos consultar a los grandes Padres de la Iglesia para observar su veredicto. Después de todo, ellos nos enseñaron las doctrinas de la Trinidad, la completa deidad de Jesucristo y la personalidad del Espíritu Santo. Ellos compusieron los credos antiguos y escribieron un abundante cuerpo de trabajos incluso todavía algunos de ellos en circulación Contra La Herejía (Adversus Herejes). ¿Qué dicen ellos?


Hagamos espacio para un ejemplo.

San Juan Casiano, en los Institutos 8.4, admite que hablar de Dios usando antropomorfismos (atribuyendo rasgos humanos a Dios) es necesario debido a nuestra limitada perspectiva y lenguaje. Pero nos advierte sobre no lateralizar antropomorfismos porque creamos un ídolo. Específicamente, si estamos hablando de Dios como si estuviera realmente enojado, dice Casiano,

... estas cosas no pueden ser entendidas literalmente sin dejar de ser un horrible sacrilegio porque él es declarado por la autoridad de la Sagrada Escritura como invisible, inefable, incomprensible, inestimable, simple y poco común, el enojo perturbado (no estoy diciendo ira) no puede ser atribuido a esa naturaleza inmutable sin que pase por una blasfemia monstruosa.

Así, dice Casiano, San Juan Damasceno, San Antonio el Grande, Atanasio y la gran compañía de los teólogos fundadores del cristianismo. Y sí, Paul Young también.

Es verdad: la Escritura usa el lenguaje de la "ira", pero ¿de dónde sacamos la idea de que Dios  reacciona realmente con violencia y venganza? Casiano explica que la ira de Dios está en el ojo del espectador: "Con ternura y mansedumbre de espíritu él [juicio correctivo de Dios] puede ser llevado a cabo, sin embargo, para aquellos que deben ser castigados merecidamente esto es considerado ira suprema y el enojo más cruel"(Inst. 8.4.3).

En otras palabras, cuando la humanidad se rebela, el pecado nos castiga, la gracia nos corrige, pero los temerosos y los culpables proyectan sus temores sobre Dios como "ira" y retribución. Él no puede levantar un dedo sin ser calumniado como castigador.

Esta es la razón por la cual, incluso hoy en día, un cristianismo moralista reprimido se identifica con un Dios enojado, porque al papá de la cabaña lo encuentra desconocido y ofensivo.


La Cabaña (The Shack) como cura para el veneno de los religiosos.

Esta es la primera línea de la batalla espiritual a la que se enfrenta el estreno de la película. La Cabaña esquiva las flechas en la batalla, al exponer la herejía y la idolatría del dios castigador y retributivo versus el único Dios verdadero que habla y actúa exactamente como Cristo. El Dios de La Cabaña falla en vivir a nuestras expectativas patriarcales, militares, violentas y vengativas de nuestras presunciones teológicas.


Bueno, ese tipo de comportamiento hizo crucificar a Jesús, así que no debemos sorprendernos si  la película de Young consigue hacerse de algunos enemigos.

Por esta razón es que La Cabaña (The Shack) es tan importante en este momento. Desvela representaciones tóxicas de Dios como si fuera un emperador desnudo. Y desplaza esas presunciones al mostrar al Dios cruciforme de los Evangelios – quien se da así mismo, el que perdona radicalmente, el Dios de amor que sufre pero se revela en Cristo.

En un año en donde el Sanedrín Norteamericano fue culpado de hacer campaña a una deidad más cruel, condenatoria y más exclusiva, La Cabaña (The Shack) será una remedio bienvenido para los espectadores envenenados por la religión, para que  vengan a ver la cara del Amor y digan: "Si Dios es así, le daré otra oportunidad.



Brad Jersak (PhD) es teólogo ortodoxo y editor en jefe de la revista Cristianismo Sin Religión (Christianity Without the Religion). Explora estos temas en su libro, Un Dios Más Cristiano: Un Evangelio Más Hermoso.





Para más escritos y libros de Brad visita  www.bradjersak.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…