Ir al contenido principal

Peligro: Académico Bíblico Trabajando

Ronald S. Hendel (Berkeley) desafía a los conservadores.


Peligro: Académico Bíblico Trabajando. Ronald S. Hendel (Berkeley) sugiere satíricamente que deberá ponerse en sus libros una etiqueta de precaución - y tal vez en los de otros eruditos bíblicos- para advertir a los lectores que pueden encontrar ideas desconocidas e incómodas dentro de sus páginas.

¿Está en riesgo la erudición Bíblica moderna?

En universidades e instituciones alrededor del mundo, los eruditos participan en estudios académicos y críticos de la Biblia. El objetivo del estudioso Bíblico moderno no es probar o promover doctrinas religiosas particulares, sino examinar el texto bíblico cuidadosamente, analizando su composición y transmisión y presentando la mejor interpretación del texto. A veces los resultados del estudio Bíblico académico y crítico contradicen las creencias y doctrinas sostenidas por ciertas religiones, como el Cristianismo y el Judaísmo. Cuando hay un desacuerdo entre el estudio académico y crítico de la Biblia y las creencias religiosas tradicionales, pueden existir una variedad de reacciones -desde el rechazo rotundo de una interpretación hasta su aceptación. La gente cae entre los dos extremos de este espectro,  algunos reflexionan sobre su posición pero rechazan ciertas interpretaciones y otros argumentan en contra, pero finalmente la aceptan. Todas estas respuestas tienen su lugar en la academia moderna, donde la discusión significativa y el pensamiento crítico son metas principales.

Recientemente, Ronald S. Hendel, profesor de Biblia y Estudios Hebreos en la Universidad de California, Berkeley, ha sido atacado por promover el estudio académico y crítico de la Biblia. En la columna Perspectivas Bíblicas, "Academia Bíblica en Riesgo", publicada en la revista Arqueología Bíblica Mayo / Junio de 2017, Hendel explica cómo él y su erudición han sido criticados por una organización de derecha y lo que esto podría significar para el futuro de la erudición Bíblica.

Durante los siglos XVI, XVII y XVIII, las apuestas fueron altas para los estudiosos Bíblicos cuya obra contradecía las creencias religiosas tradicionales; eran etiquetados como herejes, y a veces traidores. Uno esperaría que la acusación de traición para el estudio académico y crítico de la Biblia fuera una reliquia del pasado. Ronald Hendel explica: "En universidades públicas como la Universidad de California, Berkeley, donde enseño, hay reglas sobre la libertad académica para proteger a los eruditos de acusaciones de traición o herejía". A pesar de esta protección, Hendel fue acusado de traición por una organización de derecha. Y explica:
   
Poco después de las elecciones presidenciales, una organización de derecha publicó un "Profesor en la lista negra", que incluye mi nombre y fotografía. Junto con otros 200 profesores, soy acusado de "promover los valores anti-americanos y promover propaganda izquierdista en el aula". Mi propaganda no americana es solo moderna erudición bíblica. La lista me acusa del siguiente crimen: "[diciendo] a los estudiantes que no tomen mi clase si piensan que la Biblia es infalible". Esto no es completamente cierto, ya que les digo a los estudiantes que son bienvenidos a tomar la clase si pueden operar dentro de sus horizontes académicos, es decir, el aprendizaje del material incluso si están en desacuerdo con él.

En los Estados Unidos y en otros países donde hay libertad religiosa, la erudición bíblica que no está de acuerdo con las creencias religiosas tradicionales de algunos no es motivo de traición. Hendel ofrece una solución satírica para aquellos que no están de acuerdo con su trabajo: "En este amanecer de la era de la corrección política de la derecha, supongo que debería poner una etiqueta de advertencia en mis libros y cursos, para que los estudiantes no se enfrenten con ideas desconocidas e incómodas. Esta es  mi idea para diseñar una etiqueta: 'Peligro: 'Académico Bíblico trabajando'.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…