Ir al contenido principal

La Fundación de la Gracia





El cimiento que establecemos para un edificio determina el tipo de estructura que construimos. Si el cimiento está hecho de materiales pobres, el edificio se derrumbará. Si el cimiento es demasiado pequeño, el edificio no podrá ser más grande. Y si el cimiento no es profundo, el edificio no puede ser alto.

En la segunda subsección de Dogmática Eclesial II/2, Barth analiza el fundamento apropiado para la doctrina de la elección. En su discusión considera y rechaza cuatro acercamientos:


1. Un sistema teológico pre-existente. Barth es crítico con el libro de 1932 de Lorraine Boettner "La Doctrina Reformada de la Predestinación" que se propuso explicar y defender la enseñanza reformada sobre la elección. Barth argumenta que una doctrina verdaderamente Reformada se basará no en un sistema establecido, sino en las Escrituras.


2. La utilidad de la doctrina. Barth argumenta que una doctrina de la elección puede ser pastoralmente útil para dar consuelo y seguridad a los creyentes. Sin embargo, tal utilidad debe ser el resultado y no el punto de partida de una doctrina bíblica de la elección.


3. Experiencia. Algunas personas aceptan el evangelio con fe y otras lo rechazan. Barth sostiene que una doctrina de la elección basada en esta observación de la experiencia se basa realmente en una decisión humana de quién es elegido y quién es rechazado en lugar de en la decisión de Dios.


4. La libertad de Dios para hacer lo que quiera. Barth argumenta que esto es una peligrosa abstracción del carácter de Dios. La verdadera libertad de Dios no se demuestra en un potencial para tomar tal o cual decisión, sino en sus decisiones reales reveladas en las Escrituras.


Barth argumenta que una doctrina verdaderamente Reformada se basará no en un sistema establecido, sino en las Escrituras.


Habiendo rechazado estos enfoques, Barth comienza a sentar las bases de su doctrina de la elección basada en el testimonio de las Escrituras que apuntan a la Palabra de Dios. Barth argumenta que Dios no es un Dios abstracto, un Dios en general, sino un Dios específico y particular que se revela en sus elecciones. Él ha escogido ser el Dios de Israel, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Dios ha elegido a este pueblo para ser luz para los gentiles. La historia de Israel, sin embargo, ilustra una serie de opciones adicionales dentro de este pueblo: la tribu de Judá, la línea de David, el Mesías venidero. Y al final de esta historia no es una raza escogida o una familia escogida, sino el ser humano elegido: Jesucristo, el hijo de Abraham, el hijo de David. Barth concluye: "Si queremos saber lo que es la elección, lo que es ser elegido por Dios, entonces debemos apartarnos de todos los demás, y al excluir todas las miradas o pensamientos secundarios debemos mirar sólo el nombre de Jesucristo."


Este es entonces el fundamento de la doctrina de elección de Barth: Jesucristo que revela no sólo al Dios que elige, sino también al ser humano elegido.

"Si queremos saber qué es la elección... debemos mirar sólo el nombre de Jesucristo".





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Libro Negro De La Nueva Izquierda: Un Nuevo Sofisma

A pesar de que el lanzamiento del libro de Agustín Laje y Nicolás Márquez, el Libro Negro de la Nueva Izquierda hiciera su aparición hace poco más de dos años, no había tenido oportunidad de hacer una crítica. Debo admitir, que mi filiación política, me prejuiciaba en ciertos aspectos. Como Marxista, Liberal y Cristiano, estoy acostumbrado a las críticas más severas por parte de los sectores conservadores, y las acepto hasta cierto punto cuando éstas tienen fundamento académico. Pero en el caso del libro de Laje y Márquez, por los antecedentes que ya tenía de ellos, me era difícil pensar que pudieran escribir una crítica con rigor académico.
Sin embargo, y un tanto por casualidad, el video de un youtuber llamó mi atención cuando ví que hacía referencia al libro de Laje-Márquez. De hecho, son dos los vídeos que presenta el canal de Monitor Fantasma, un sitio que se dedica al análisis político y filosófico. No haré un resumen de los vídeos, mi intención será dejar que el lector juzgue …

El Concepto de Cristología y Kerigma en Rudolf Bultmann

Existen dos preguntas significativas que necesitan explicación en el pensamiento de Rudolf Bultmann. La primera es sobre cuánto contenido histórico existe en los evangelios: ¿son relatos precisos de lo que sucedió, o son en gran parte reflexiones teológicas que encajan con los hechos teológicos que desean transmitir? En segundo lugar, se trata de determinar si el conocimiento histórico es necesario para la fe: ¿si los evangelios no son históricamente precisos, entonces importan para la fe en Jesús?
Bultmann da una respuesta negativa a estas dos preguntas. De hecho, conocemos muy poco acerca del ministerio de Jesús: una vez que los evangelios han sido pasados por los filtros de la crítica de formas, quedan muy pocos datos históricos sólidos.
Para Bultmann, sin embargo, esta falta de interés es algo positivo, y por eso da una respuesta negativa a la segunda pregunta. La fe en Jesús no depende de los datos históricos, y por lo tanto la Cristología no tiene interés histórico. No sabemos…