Ir al contenido principal

El Lugar del Hebreo en la Teoría Bíblica de Epifanio (Parte 2.2)


John Meade



Introducción

Continuando con la serie de entradas en donde nos concentramos en describir la teoría bíblica de Epifanio, ahora  en esta entrada daré las razones 3 -5 que sostienen que Epifanio consideraba el texto Hebreo como parte crucial de su teoría bíblica. Al final, intentaré sacar algunas conclusiones sobre este punto antes de pasar a otros aspectos de su pensamiento.


3. El Texto Hebreo como Punto de Referencia

Tanto en su recuento de la narrativa de Aristeas como en ejemplos prácticos, Epifanio mantiene al texto Hebreo como el punto de referencia:

Cuando terminaron, el rey se sentó en el trono alto y con él también treinta y seis lectores en la parte inferior, con las treinta y seis copias (ἰσότυπα) de cada libro y con una copia (ἀντίγραφον) del libro Hebreo. Mientras un lector iba leyendo, los demás guardaban silencio y no se encontró ningún desacuerdo, más bien se halló una maravillosa obra de Dios para que se supiera que esos hombres tenían el don del Espíritu Santo, aceptando la traducción ...(Meds. 6).

Epifanio muestra que hay un acuerdo entre las versiones y no sólo entre las copias Griegas, pero  también señala que no hay problema con la "copia certificada" del libro Hebreo. Curiosamente, Aristeas no menciona la presencia del libro Hebreo en la revisión de la traducción, pero Epifanio  incluye este detalle para apoyar su teoría de que no hay desacuerdos entre las traducciones Griegas y el Hebreo. También es interesante notar que la copia certificada del libro Hebreo contrasta implícitamente con las copias de cada libro (Griego).

En un caso más complicado, Epifanio compara la traducción Griega de los Setenta y dos con la del posterior revisor Judío, Aquila. Utiliza una transliteración Griega del texto Hebreo de Génesis 5:5 como su punto de referencia. Voy a tratar este pasaje con más detalle en una entrada posterior, ya que también tiene que ver con su visión de la traducción Griega.



4. El "Tesoro escondido" y "el Fin de la Primavera"

Después de que Ptolomeo recibió copias de los libros Hebreos de los líderes Judíos en Jerusalén, les respondió en una segunda carta:

El rey Ptolomeo a los maestros de la piedad que están en Jerusalén, los más grandes saludos. Cuando un tesoro ha sido escondido y la primavera ha llegado a su fin ¿cuál es el beneficio con las dos? Así también sucede con los libros que nos han sido enviados por ustedes. Por esa causa no pudimos leer las cosas que nos han sido enviadas por ustedes, en tal caso no habrá ninguna ventaja para nosotros (Meds. 11).

Según Epifanio, Ptolomeo compara las escrituras Hebreas con un "tesoro escondido" (tal vez cp. Sir 20:30 “sabiduría oculta y el tesoro invisible, ¿cuál es su valor?” NRSV) Y con una "primavera terminada" (quizás cp. Cantares 4:12 "Un jardín encerrado es mi hermana, mi novia, un jardín cerrado, una primavera terminada."). Las imágenes pertenecientes a los tesoros ocultos y a la primavera son positivas y hablan del gran valor del premio, pero su inaccesibilidad no les da ningún beneficio, de ahí la necesidad de su traducción.

Esta conclusión encaja con la de la propia Carta de Aristeas:

Los libros de la ley de los Judíos (con algunos otros) están ausentes de la biblioteca. Están escritos en caracteres y lenguaje Hebreos y han sido interpretados descuidadamente, y no representan al texto original como yo [Demetrio] estoy informado por aquellos que saben;… Es necesario que estos [libros] sean los adecuados para tu librería porque la ley que contienen, ya que es de origen divino, están llenos de sabiduría y libres de toda imperfección. Por esta razón, los hombres y poetas literarios y la gama de escritores históricos se han mantenido alejados de las referencias a estos libros y los hombres que han vivido y viven de acuerdo a ellos (Aristeas, 30-31).

Hay mucha sabiduría en esos libros Hebreos, según Aristeas y Ptolomeo, ya que es inaccesible a todos menos a los Judíos, que han sido entrenados para su lectura. La traducción es necesaria para hacer que el tesoro Hebreo sea accesible y se habrá la primavera hebraica.


5. Las Columnas Hebreas en la Hexapla de Orígenes

Hay mucho que decir sobre este punto (y mucho debate también), pero el espacio sólo permite un comentario sobre lo que describe Epifanio y su interpretación positiva de la obra de la Hexapla de Orígenes:

Por haber compilado las seis traducciones y la escritura Hebrea de las letras Hebreas y las palabras mismas en una columna, él [Orígenes] colocó otra columna al lado, con letras Griegas, pero con palabras Hebreas [es decir, una transliteración Griega del Hebreo], para aquellos que no entienden las letras Hebreas para que a través del Griego (letras) puedan conocer el valor fonético de las palabras Hebreas. Y de esta manera, habiendo colocado las dos columnas Hebreas y las columnas de los seis traductores reunidas por él en paralelo en la Hexapla o Octapla, dio a los estudiosos un gran aumento de conocimiento (Meds. 7).

En resumen, la valoración de Epifanio de la Hexapla de Orígenes es extremadamente positiva. De hecho, añadiendo las columnas Hebreas, una con el Hebreo real y la otra en una transliteración Griega a las traducciones publicadas, Orígenes proporcionó a los estudiosos un gran aumento de conocimiento, ya que ahora podían comparar estas versiones Griegas con su fuente Hebrea, así como comparar estas versiones Griegas entre sí.


Conclusión

Para resumir, Epifanio sostiene al canon Hebreo y a la versión en alta estima como un componente esencial de toda su teoría bíblica. Su teoría no cambió el Hebreo por el Griego o el Griego por el Hebreo, como veremos. Él reconoció la obra de los setenta y dos como una traducción o interpretación (ἑρμηνεία) de la escritura Hebrea anterior y autoritativa. En la siguiente entrada se investigará el papel de la versión Griega de los Setenta y Dos en la teoría bíblica de Epifanio.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…