Ir al contenido principal

La Teoría Bíblica de Epifanio (Parte 1)



Introducción

Epifanio fue obispo de Salamina (técnicamente Constancia hacia la segunda mitad del siglo IV) en la isla de Chipre en la segunda mitad del siglo IV (d. 402/3). Nació en Israel y permaneció también en Egipto por un tiempo. Jerónimo lo elogió por hablar cinco idiomas (pentaglossa). Escribió una famosa obra de heresiología titulada Panarion ("botiquín"), y, sin embargo, probablemente muchos nunca hayan oído hablar de Epifanio. Me interesé por Epifanio cuando investigué a Orígenes por primera vez, específicamente su Hexapla. Más tarde, me di cuenta de que Epifanio tenía su propia historia y significado, no necesariamente una singularidad y una distinción como Orígenes, pero ciertamente una voz que necesitaba ser escuchada.

En esta entrada y las siguientes, planeo comentar sobre su teoría bíblica; es decir, ¿cómo veía Epifanio  la Biblia? (1) ¿Qué libros estaban contenidos en su Biblia? (2) ¿Cómo explicaría la cuestión candente de la relación del texto hebreo con la traducción griega de los setenta y dos (también conocida como la Septuaginta)? En esta entrada, quiero revisar las cuestiones incluidas en la primera pregunta, que implica un trasiego en la segunda, pero voy a responder a esa pregunta en las entradas posteriores.


La Biblia de Epifanio

Epifanio redactó cuatro listas diferentes del canon, es decir, listas de "libros específicos y establecidos", esencialmente lo que hoy se entiende por "canónico" (Panarion 8,76). Panarion 76 contiene un resumen de los libros del Antiguo y Nuevo Testamento, mientras que las otras tres contienen listas de libros del Antiguo Testamento. De la lista resumida, Epifanio afirma básicamente que hay un canon tradicional de veintisiete libros del Nuevo Testamento (aunque no menciona explícitamente qué libros del Nuevo Testamento), incluyendo el disputado libro de la Revelación de Juan. ¿Qué libros incluyó en sus listas del Antiguo Testamento? Aunque sus listas manifiestan tres órdenes diferentes (un tema para otra entrada), todas ellas incluyen básicamente los veinti-dos (-siete) libros de la TaNaK Judía y la Biblia protestante. Las principales diferencias son: el libro de Jeremías que incluye Lamentaciones, Baruc, y la Epístola de Jeremías, todo se cuenta como un libro; Y Esdras A (una versión literaria de Esdras-Nehemías con algún material adicional de Crónicas) y Esdras B (traducción literal de Esdras-Nehemías) se cuentan como un solo libro.


¿Cómo enumeró Epifanio estos veinti-dos (-siete) libros y ni uno más, como parte de su canon? La mayor restricción parece  que se encuentra en el alfabeto hebreo y los libros que le corresponden:

Porque los judíos tienen veintidós nombres de letras, pero cinco son dobles. Porque Kaf es doble y  Mem y Nun y Pey y el Tsade. Por lo tanto, también los libros están numerados de esta manera en veintidós, pero son encontrados veintisiete, porque cinco de ellos son dobles (Pesos y Medidas 4).


Epifanio señala que hay veintidós nombres de letras pero existen verdaderamente veintisiete formas de letras porque en Hebreo cinco letras tienen formas medias y finales. Por lo tanto, por ejemplo, 1 Reyes y 2 Reyes podrían ser contados por separado o como un libro, como a menudo se hacía. Esta numeración también supone que los Doce Profetas Menores se cuentan como un Libro de los Doce después del patrón judío.


Conclusión

En un ensayo en The Canon Debate, Albert Sundberg comenta, "Epifanio tiene los adornos más elaborados de la historia de Aristeas. Además, argumentó que la traducción Griega era en realidad mejor que el texto Hebreo "(p.72). Volveré a esta cita y a su contexto con más intención en entradas  posteriores, porque hay algo de verdad en lo que dice Sundberg. Sin embargo, es crucial no perdernos en el bosque debido a los árboles en la teoría bíblica de Epifanio. El eje de su teoría bíblica es el alfabeto Hebreo y sus veintidós letras correspondientes a los veintidós libros de su canon del Antiguo Testamento. En la mayoría (pero no en todas) las formas, Epifanio probablemente estaría confundido por la pregunta sobre si el hebreo o el griego era "mejor", ya que esencialmente se sostuvo el canon Hebreo en un vestido Griego.

En la próxima entrada, me centraré en la evaluación positiva que hizo Epifanio del Hebreo en su trabajo sobre pesos y medidas con el fin de mostrar su papel crucial en su teoría bíblica. Luego me dirigiré a lugares donde él habla muy positivamente de los méritos de la traducción Griega de las escrituras Hebreas y consecuentemente a los lugares donde su teoría podría ser mal entendida si no se mantiene en tensión con todo su pensamiento sobre la materia.





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…