Ir al contenido principal

La Batalla Por La Interpretación De La Biblia

El hecho de que los libros de la Biblia hablen en diferentes períodos de tiempo, culturas e incluso en contextos religiosos hacen de su aplicación algo mucho más difícil.

Martin H. Manser



En tiempos modernos, podríamos decir más específicamente a partir de la Ilustración, la exclamación “la batalla por la Biblia” ha sido el tema de debate entre apologistas Cristianos y Ateos o de forma más general entre fe y ciencia. En un nivel particular y llevando el debate al terreno de la interpretación, podemos decir, que dentro del Cristianismo existe una batalla también, sólo que está se da en el contexto de los diferentes grupos que conforman a éste. ¿Quién tiene la razón a la hora de interpretar las Escrituras? ¿Son los Católicos Romanos o los Protestantes Reformados quienes tienen los métodos de exegesis y hermenéutica correctos? Las diferentes sectas o grupos religiosos también ostentan ser poseedores de la interpretación correcta de la Biblia.

En el trascurso de la historia tanto del Judaísmo como del Cristianismo han existido diferentes escuelas de interpretación. Hemos visto desfilar interpretaciones alegóricas, históricas, críticas, sistemáticas, en fin, la Biblia ha sido interpretada por muchas personas y de muy diversas maneras. En esta entrada y en las dos siguientes veremos cómo cada época en la historia dió a luz corrientes de interpretación.1 A manera de introducción diremos que son:

  1. La época de las interpretaciones sistemáticas.
  2. La época de las interpretaciones históricas.
  3. La época de las interpretaciones Canonicas y Literarias.

La época de los acercamientos sistemáticos a la Biblia.

Como ya habiamos mencionado la Ilustración trajó consigo la batalla por la Biblia. Emanuel Kant con la pureza de la razón metió al Cristianismo en una batalla que tuvo que responder a los tres postulados de la dialéctica trascendental: “Dios, la libertad y la inmortalidad del alma”2 En respuesta a está dialéctica y a “la prohibición de la razón a los empleados del estado y de la religión”3 la teología Cristiana desarrolló durante los siglos posteriores un sistema de declaraciones sobre sus creencias, que son construcciones teológicas basadas en la lógica de la razón, sin dejar a un lado su carácter de proposiciones divinas . A esté conjunto de declaraciones le llamaron Teología Sistemática.

¿Qué es la teología sistemática?

Grau define a la teología sistemática de la siguiente manera:

Lo que se trata de indicar mediante esta expresión es que por la Teología Sistemática estudiamos la Revelación como un todo en su carácter orgánico y estructural, como un sistema de doctrina y de moral.4

Es decir, la verdad contenida en la Biblia se sintetiza en las diferentes doctrinas de la Iglesia pasando por un proceso de concatenación e interdependencia para dar como resultado un panorama general de la Escritura.

La teología sistemática busca la claridad lógica, con tal de explicitar los datos revelados.

Así es como la iglesia a partir de sentencias universales ha aplicado este método a la Biblia para sustentar las diferentes doctrinas que le pertenecen. Por ejemplo, la doctrina de Dios, la doctrina de la salvación, del pecado, la doctrina de la iglesia, etc. Sin embargo, este tipo de teología no ha carecido de sus criticas y objeciones, ya que al aplicar un método de texto-prueba a las afirmaciones divinas el teólogo puede apuntar en una dirección que favorezca la tesis de su agenda o tradición. Con la llegada de la “inerrancia” cada declaración hecha por el teólogo que sistematiza se convierte en una verdad divina hecha a la medida de la tradición a la que se pertenece. De tal forma que existen en el mercado de la teología Cristiana teologías sistemáticas luteranas, pentecostales, reformadas, bautistas, católicas, etc.

Otra objeción a la teología sistemática por parte de los teólogos es que no considera el lado histórico de la revelación. Los que están a favor de la sistematización de la revelación biblíca piensan que la historia de está ya esta contenida en la sistemática. Es decir, la teología bíblica da lugar a la teología sistemática, la historia de Israel y de la Iglesia puede mirarse como hecho objetivo dentro del conjunto de las declaraciones divinas. Sin embargo, este hecho no considera el contexto histórico, cultural y social del momento en qué se escribe una teología sistemática, sino que da por sentado que la verdad divina es igual para todas las épocas, que es universal y se aplica a todo individuo.

Veamos un ejemplo:

Una parte de la teología Judía también a tenido un desarrollo deductivo. Y aunque no se pueda hablar de una sitematización si podemos decir que es temática. Cuando el teólogo Judío usa versiculos bíblicos para su argumentación, con frecuencia aplica técnicas específicas de interpretación, de manera análoga al acercamiento Cristiano, ellos diferenciaron el término Pshat, el significado literal, y Drash, el significado que “se busca”.5

Según Exodo 21:23-24, “ojo por ojo”, de acuerdo a Drash, la persona afectada tenia que dar una compensación igual que cubria el daño ejercido. Pero de forma muy cercana a Pshat y a Drash la teología Judía también desarrollo el término Remez, que es una interpretación alegórica, y Sod, una interpretación mistíco esóterica.

Conclusión

La teología Cristiana que es hija de la teología Judía ha dado ha luz durante la historia un buen número de acercamientos a la Biblia para su interpretación. La Ilustración quizo eliminar de la Escritura el pensamiento racional, dejando solo a la fe dentro de la revelación de Dios. La teología Cristiana acostumbrada al pensamiento desde sus primeros inicios no se dejo intimidar y a partir de esa época estableció métodos que por medio de proposiciones hicieran más fácial la enseñanza en la Iglesia. La teología sistemática ha sido una herramienta para el Cristianismo, a sido funcional pero como todo tiene sus pros y sus contras. Lo mejor que se puede decir acerca de la teología sistemática es que trae de forma sencilla, coherente y sobre todo completa la verdad divina a la vida del creyente.

¿Has leído alguna teología sistemática? ¿Crees que es una buena herramienta para la enseñanza?









1Martin H. Manser, Critical Companion to the Bible. 2009. Ed. Fact on file.
2Michel Onfray, Un Kantiano entre los nazis. 2008. Ed. Gedisa, p.25
3Ibid.
4José Grau, Curso de formación teológica evangélica 1. Ed. Clie. 1973, p.27

5Martin H. Manser, Critical Companion to the Bible. 2009. Ed. Fact on file. p.6.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…