Resumen de la Teoría Bíblica de Epifanio (Parte 4)





Introducción

La teoría bíblica Patrística es compleja, y el reduccionismo es difícil de evitar. Por razones que no entiendo, la gente todavía enmarca la compleja situación en términos de "los padres de la iglesia leen la Septuaginta Griega" o la iglesia "creó su propio Canon de la Septuaginta" como si el canon Hebreo y el texto tuvieran un impacto mínimo en la Biblia cristiana . Albert Sundberg dijo que Epifanio "argumentó que la traducción Griega era en realidad mejor que el texto Hebreo." Pero Sundberg ha perdido la noción sobre el papel que jugó el Hebreo en la descripción de Epifanio y cómo influyó su teoría en general. Mientras estos comentarios y pensamientos persistan, la complejidad del asunto acerca de la teoría bíblica Patrística continuará reduciéndose a formas más bien simplistas. Hemos examinado la teoría bíblica de Epifanio en las últimas entradas, estas son sólo una parte muy pequeña del gran cuadro que muestra la teoría bíblica Patrística. En lo que sigue, ofrezco algunos comentarios a manera de resumen.


Lo que se dijo.
  1. Canon. Epifanio creyó en el canon judío compuesto por veintidós libros después de la analogía que hizo de las veintidós letras del alfabeto Hebreo. Probablemente habría estado confundido por la terminología del "Canon de la Septuaginta". Él pensó que los Setenta y Dos tradujeron mucho más libros que los veintidós libros canónicos. No habría concebido los libros canónicos como los libros contenidos en los códices magistrales que han llegado hasta nosotros. En retrospectiva, podemos decir que Epifanio probablemente afirmó el canon Hebreo vestido con un traje Griego; es decir, él todavía habría pensado que los siguientes libros eran parte del canon Hebreo: Daniel 13-14 como parte de Daniel, las adiciones a Ester, Esdras A, y Baruc y la Epístola como partes de Jeremías. Libros como Sabiduría de Salomón y Ben Sira, aunque no canónicos, habrían sido considerados útiles y beneficiosas Escrituras.
  1. La Versión Hebrea. Epifanio concede un lugar significativo al Texto Hebreo en su teoría bíblica. Los traductores fueron entrenados desde la infancia tanto en Hebreo como en Griego. Moisés y los setenta ancianos en Éxodo 24 son los principales ejemplos. Los libros Hebreos se describen como libros divinos de profetas. En Meds. 9, los Setenta y Dos se acreditan con la traducción de la misma Escritura divina de la lengua Hebrea en Griego. El Hebreo es el punto de referencia con el que se compara el Griego. Epifanio sostiene que el Griego es igual al Hebreo con algunas diferencias insignificantes debido a la técnica de traducción.
  1. La Traducción Griega de los Setenta y Dos. Claramente, el objetivo de Epifanio es argumentar a favor de la verdad contenida en la versión de los Setenta y Dos en contra de las Tres revisiones de Aquila, Simaco y Teodocion. Transmite una forma expandida de la leyenda de Aristeas para mostrar el resultado milagroso y el método de traducción utilizado por ellos. Los traductores son "profetas en parte", es decir, tradujeron y añadieron el texto Hebreo porque tenían el don del Espíritu Santo. Él no parece argumentar que ellos eran profetas llenos en el nivel de Moisés mismo. Además, explica las omisiones y adiciones en su traducción según su técnica. En cuanto a la primera, producen una representación suave al pasar sobre repeticiones superfluas. En cuanto a estos últimos, aumentan el texto Hebreo donde es ambiguo o defectuoso en términos de significado. En cada caso, actuaron en armonía con el Espíritu Santo para publicar una traducción para el beneficio de las naciones próximas a heredar la vida.

Conclusión

En el transcurso de la redacción de estas entradas, estuve encantado de volver a descubrir la conclusión de Ed Gallagher sobre esta cuestión en su libro:

[Epifanio] no suele confiar en las versiones de los Tres como reflejo de la precisión del texto Hebreo. Más bien, los Tres a menudo han distorsionado el texto para servir a sus propias agendas. Ni siquiera Epifanio considera seriamente la corrupción textual en el Hebreo como una explicación para las divergencias de la LXX. En general, parece asumir, junto con Justino e Ireneo, que la versión de los LXX existente corresponde al texto Hebreo en uso, teniendo debidamente en cuenta la naturaleza de la traducción, que no puede alcanzar una correspondencia entre una y otra, ni siquiera en una traducción inspirada .... Epifanio vio que la mayoría de las diferencias eran inconsecuentes, y esta lectura dio forma a la manera sobre cómo se discutió el asunto (p.144).

Creo que hasta aquí concluyo mis pensamientos sobre la teoría bíblica de Epifanio. Tengo más que decir acerca de los puntos de vista de Orígenes y los revisores judíos, pero necesito cambiar el enfoque al asunto del llamado "Canon de la Septuaginta" en los días por venir. Espero publicar algunos pensamientos a lo largo del camino.





Comentarios

Entradas más populares de este blog

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

¿Yahvé, el Dios Cananita de la Metalurgía?*

¿Cómo leyó la Biblia Jesús?