Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”


Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:

Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir el nuevo mundo con Cristo en su Segunda Venida. Desafortunadamente, todos los incrédulos serán 'dejados atrás', son aquellos que no serán 'arrebatados' y que perecerán cuando el mundo colapse ('Dejados Atrás' es el título de una serie de libros estadounidenses leídos por millones de personas). Ya sea que la gente disfrute de los placeres del mundo presente o huya al mundo del más allá porque no pueden o no resistirán la angustia, destruyen el amor por la vida y se ponen al servicio del terror y la aniquilación del mundo. Hoy en día, la vida misma está en grave peligro porque, de una forma u otra, ya no es amada, sino que se entrega a las fuerzas de la destrucción.

Cuando nuestra vida terrenal / corporal no es amada, afirmada y aceptada, nos resignamos a un escapismo religioso o adormecemos nuestros sentidos con placeres hedonísticos. La ética de la esperanza de Moltmann insiste en que una ética verdaderamente cristiana, basada en la resurrección corporal de Cristo, dice sí a esta vida; y debe incluir un amor por nuestra vida en esta Tierra como seres humanos (no como almas incorpóreas).

Hace algunos años, escribí un libro titulado 10 razones por las que el rapto debe quedar atrás. Una de las diez razones por las que argumenté contra el rapto fue que promueve una especie de escapismo gnóstico. El rapto juega con la idea de que no tenemos que cuidar este mundo (la crisis ecológica es el resultado, en parte, de este descuido), que no somos responsables de la Tierra, y que no pertenecemos a ella - porque algún día escaparemos de la Tierra en busca de un mundo espiritual en otro lugar, mientras este mundo es aniquilado.

Pero esta no es la esperanza cristiana. La esperanza cristiana es la esperanza de un nuevo cielo y una nueva Tierra. Con Pablo debemos reconocer que toda la creación está gimiendo por la redención (Romanos 8:22). Nosotros pertenecemos a esta Tierra. La redención no significa un escape de este mundo, sino esperamos que junto con la creación seamos hechos nuevos. Una de mis citas favoritas de Moltmann enfatiza este punto:

No quiero ir al cielo. El cielo está ahí para los ángeles, y yo soy un hijo de la tierra. Pero espero apasionadamente que el mundo venga: el cielo nuevo y la tierra nueva donde habita la justicia, donde Dios enjugará toda lágrima y hará que todas las cosas sean nuevas. Y esta expectativa hace que la vida en este mundo para mí, aquí y ahora, sea loable.

Stephen D Morrison

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

¿Yahvé, el Dios Cananita de la Metalurgía?*

¿Cómo leyó la Biblia Jesús?