Ir al contenido principal

Reflexiones De Fin de Año



Michael Hardin

¿Podemos imaginar la teología evangélica en una nueva clave? ¿Es posible reformular todos los temas principales de la doctrina evangélica para que realmente sean buenas noticias? ¿Podemos aprender a vivir con las preguntas que surgirán diaria y generacionalmente? Yo creo que podemos.

Solo hay una cosa que debe hacerse para visualizar la teología evangélica de esta nueva manera. Una cosa necesaria: eliminar la noción de retribución de nuestra doctrina de Dios.

Al hacer esto, nos liberamos de la larga sombra de la comprensión sacrificial de la fe cristiana. Cuando hacemos esto, también nos liberamos de las nociones platónicas de perfección y la necesidad de que la iglesia, la Biblia o la tradición sean perfectas.

Mientras el cristianismo permanezca unido a estas dos presunciones, es decir, una hermenéutica sacrificial y una perfección platónica, se encontrará haciendo preguntas que el Evangelio no responde y se encontrará inventando respuestas (doctrinas) que no tienen nada que ver con el Evangelio.

Los evangélicos no deben temer perder algo valioso al pensar fuera de la caja de una lectura sacrificial de las Escrituras. Todo lo que realmente están perdiendo es su miedo a un dios que realmente no les gusta, en primer lugar, que ha creado una cámara de tortura eterna para aquellos que no creerán, y que tiene un problema de manejo de la ira y se involucra en el abuso de un niño divino. abuso. El Abba de Jesús, el Dios del Evangelio, no es así en absoluto. Afortunadamente, el sonido de las trompetas de los últimos 300 años han convergido en un armónico que está destruyendo esta falsa fe para que las personas en su interior puedan ser liberadas.

Un paradigma teológico del siglo XXI se parecerá mucho a un paradigma del siglo IV sin la perdición de Agustín: una doctrina maniquea de la elección. La versión platónica de los orígenes cristianos que enfatiza la caída de la perfección en la expulsión del pecado y la condenación ha sido reemplazada por una visión de los orígenes que enfatiza la gracia y el amor del Creador. Lee Génesis 1-11 antropológicamente; reconoce que este relato "mítico" tiene mucho que decir sobre el problema real de la especie humana: el deseo mediado que conduce a la rivalidad, la indiferenciación y la violencia sagrada (el fundamento tanto de la cultura humana como de la religión).

Un paradigma teológico del siglo XXI estará centrado en Jesús. Tendrá a su disposición una vista impresionante de Jesús en medio de la cultura palestina del primer siglo. Resaltará el patrón ético mundano que trae la salvación no solo a través de palabras, sino a través de acciones concretas que atan a los heridos, sanan a los quebrantados, abrazan al extranjero, al extraño, al otro, perdonan a los enemigos, derriban vallas, abren puertas a viajeros y extraños, alimenta a los hambrientos, comparte con los empobrecidos y piensa correctamente acerca de Dios.

Un paradigma teológico del siglo XXI será aquel que no tiene la cabeza enterrada en la arena y no le teme al conocimiento emergente proveniente de las ciencias sobre el origen, la estructura y las "leyes" del universo físico o del cerebro y la mente humanos. Tendrá confianza en que debe y puede escuchar a Dios incluso en medio de esta explosión de información.

Un paradigma teológico del siglo XXI ya no dependerá del antiguo deus ex machina de la religión. Habrá respondido directamente al problema de la teodicea reconociendo que el mal es un fenómeno humano. Reconocerá el penetrante poder de revelación del Crucificado para iluminar todas nuestras tendencias de búsqueda de chivos expiatorios humanos. Compartirá en un ritual, la Eucaristía, que efectivamente ocasionará la transformación en las vidas de los seguidores de Jesús en todas partes. Ya no percibirá que la vida cristiana esté atada a ninguna ley, sino a la del amor.

En resumen, un nuevo paradigma teológico para la teología evangélica está naciendo hoy. Es el resultado de las semillas del Evangelio esparcidas hace tanto tiempo por Jesús y la iglesia apostólica, llegando ahora a brotar, florecer y dar fruto. Será una bendición para todos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

La Doctrina de la Elección de Barth - Una Orientación

Richard Keith


Comenzamos una serie de once (¿once?) artículos sobre la doctrina de la gracia de Barth con esta breve  introducción. Barth articula su perspectiva en el capítulo 7 de su Dogmática Eclesial a la cual a (que se encuentra en la segunda parte del segundo volumen) titulado "La elección de Dios". Pero antes deben hacerse algunas observaciones introductorias:

La palabra "elección" en el título de este capítulo convoca al fantasma de la doctrina de la predestinación, que para algunas personas es motivo de espanto. Pero es lo más justo. Ya que Barth no tiene miedo de usar la palabra predestinación y habla de ella libremente. Pero si los lectores están familiarizados con la doctrina conservadora reformada de la predestinación, encontrarán que el trato de Barth es casi irreconocible. Para Barth "elección" significa la elección de Dios. Dios elige ser el Dios de la humanidad y la humanidad será su pueblo. El Padre …

La Historia de la Crucifixión (Contada por los Privilegiados y los Poderosos)

Stephen Mattson
Un hombre fue arrestado por las autoridades, enviado a juicio y condenado a muerte -su nombre era Jesús. Muchos dicen que es un hombre inocente, pero los hechos hablan por sí mismos:

Jesús era un matón, un vagabundo sin hogar propenso al abuso de sustancias ilícitas (tenía un arresto  previo por traficar con alcohol). Jesús causaba disturbios a donde quiera que iba. Él era un pandillero  con una larga historia de crimen, pero eso no es sorprendente teniendo en cuenta su educación.
Jesús era intrínsecamente violento y un peligro para la sociedad. A pesar de que habló con elocuencia, dado su estatus, ¿cómo podría alguien tomar en serio su mensaje, si siempre estaba protestando y usaba  métodos perturbadores como volcar mesas y violentar la paz?
Además, personas como Jesús son naturalmente perezosas. ¿No tienen cosas mejores que hacer, como conseguir un trabajo? Me gustaría tener tiempo para descansar, "orar", y pasar el rato en los parques. Si sólo trabajaran m…