¿Se Puede Reconstruir el Nuevo Testamento a Partir de las Citas de los Padres de la Iglesia?



James Snapp Jr. especialista en Crítica Textual del Nuevo Testamento hace algunas precisiones sobre el legendario libro del apologista Josh McDowell, “Evidencia que exige un veredicto” actualizado y expandido.

En está entrada me centraré específicamente en un argumento que usualmente escucho en la mayoría de los debates de los apologistas cristianos y que es citado en el libro de McDowell. El argumento es el siguiente:

Segundo, las citas son tan numerosas y amplias que si no existieran manuscritos del Nuevo Testamento, se podría reproducir el Nuevo Testamento a partir de solamente los escritos de los Padres antiguos (450/430) p. 51

Está cita pertenece al capitulo 3 sección 5 del libro en cuestión, titulada “Precisión de los manuscritos apoyada por los primeros Padres de la Iglesia". Sin embargo, como dice Snapp, la cita está tomada del libro del profesor Metzger “The text of the New Testament” (El texto del Nuevo Testamento), pero a su vez está proviene de una declaración hecha hace ya mucho tiempo por Walter Buchanan que hizo referencia al resultado de la investigación conducida por David Dalrymple en los años 1780's – pero que no ha sido comprobada por los datos obtenidos por Dalrymple.

Tal declaración impuesta por los apologistas modernos recalca Snapp, esencialmente es un reclamo fantasma, suena razonable pero no tiene una base verificable. Bien, si uno extrajera citas de escritores patrísticos desde la época sub-apostólica hasta los años 400s, probablemente se podría reconstruir cada versículo de los Evangelios, ya sea en Latín o en Griego o en ambos.

Pero en el climax de la declaración, Snapp concluye:

...No es lo mismo reconstruir versiculos de los Evangelios a mostrar que las citas de los Padres reconstruyen con precisión el texto original; después de todo, el aparato textual del Nuevo Testamento Griego UBS enumera repetidamente a los escritores patrísticos cuyas citas no concuerdan entre sí; a veces, incluso el mismo escritor cita el mismo pasaje de dos maneras diferentes, priorizando su mensaje en lugar de su forma exacta.

Hoy en día la apología Cristiana se ha convertido en un campo de batalla en dónde lo único importante es demostrar que la Biblia y/o la doctrina Cristiana es la vencedora. Sin embargo, el apologista deberá ser honesto e ir hacia “la evidencia lo lleve”, no hacia “donde demande un veredicto”.

Ayer fue Ravi Zacharías, hoy es McDowell, y mañana ¿quién será el apologista que con tal de ganar un argumento pase por encima de la honestidad académica?


Al final de su entrada el profesor Snapp nos alienta a estudiar con discernimiento, a comer palomitas y dejar la mazorca. Y lanza una llamada de atención a gente de la talla de Darrell Bock, William Lane Craig, Craig Evans, Michael Licona, Lee Strobel y Ravi Zacharias porque en vez de haber notado todos los errores del libro y animar al autor a corregirlos, escribieron brillantes aprobaciones del mismo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

¿Yahvé, el Dios Cananita de la Metalurgía?*

¿Cómo leyó la Biblia Jesús?