Ir al contenido principal

Cómo (no) Deconstruir el Infierno (y una cita de N.T. Wright)



Como a menudo lo hago, constantemente vuelvo a un tema que ha sido deconstruido en el pasado:

     EL INFIERNO

… es un problema con el que muchos de nosotros seguimos luchando.

Ahora, hay dos enfoques para deconstruir el infierno.



2 enfoques para deconstruir la condenación



Primero, puede que te encuentres diciendo: "No puedo creer en un Dios como ese, que enviará a miles de millones de personas al infierno por la eternidad".

Si este eres tú, sigues un impulso. Sin embargo, muchas personas a menudo permiten que tal impulso los lleve a ignorar la Biblia. Durante una temporada este tipo de creyente dice ser cristiano. Luego, eventualmente puede decir: "Si ya no creo lo que la Biblia enseña aquí, ¿por qué creo en la Biblia?"

Este primer acercamiento a la deconstrucción del infierno puede dar como resultado natural que una persona deconstruya completamente la fe. No siempre, pero a menudo este es el caso. Seguramente este es un ejemplo simple que necesita materializarse, y con un poco de suerte se construye el argumento.

El segundo enfoque es mío, así como el de muchos otros que crecieron con una visión tradicional del infierno (que es un tormento eterno consciente), podrían decir: "No puedo creer que la Biblia no enseñe el tormento eterno ... gracias ¡Dios hay otras opciones teológicas sensatas! "En otras palabras, mientras que el primer enfoque comienza y termina principalmente en la experiencia, este último enfoque comienza con la Biblia (animada por la experiencia y los recursos exegéticos) y termina con la Biblia.



De hecho, encontrar puntos de vista alternativos sobre el infierno que sean más bíblicos que la llamada "visión tradicional", ha fortalecido mi fe.

No solo soy más apasionado, sino más que nunca, al leer las Escrituras; estoy más enamorado del Dios que encuentro en sus páginas.

N. T. Wright sobre el Infierno



Permítanme compartir una gran cita de N.T. Wright sobre el infierno en su contexto histórico.

Él argumenta que la destrucción inminente de la Ciudad de Jerusalén (a manos de los romanos en el año 70 EC) es a lo Jesús hizo referencia como Gehena (la palabra usada en Griego para referirse al "infierno") pero está palabra tiene sus advertencias, y "solo por extensión, y con dificultad, es que podemos extrapolar los muchos dichos del Evangelio que nos llevan a una cuestión urgente e inmediata incluso más profunda, de lo que puede suceder después de la muerte misma". *Y agrega:


A menos que dejaran sus sueños desesperados y rebeldes de establecer el reino de Dios en sus propios términos, especialmente a través de una revuelta armada contra Roma, el monstruo romano haría lo que los grandes imperios, codiciosos y despiadados siempre han hecho a los países más pequeños (de Oriente Medio) de quienes codician los recursos o por cuya ubicación estratégica están ansiosos de proteger. Roma convertiría a Jerusalén en una espantosa y apestosa extensión de basura ardiente. Cuando Jesús dijo 'a menos que te arrepientas, también perecerás', tenía en mente esto ... [É]l no estaba interesado en dar ninguna enseñanza nueva sobre el juicio post-mortem, pero sí dio algunos indicios de que tal destrucción iba a ser espectacular y horriblemente anticipada, en la historia del espacio-tiempo, dentro de una generación (176- 177).

*N.T. Wright, Surprised by Hope: Rethinking Heaven, the Resurrection, and the Mission of the Church (New York: HarperOne, 2008), 176. (Sorprendidos por la Escritura: Re imaginando el cielo, La Resurrección y la Misión de la Iglesia)



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

La Doctrina de la Elección de Barth - Una Orientación

Richard Keith


Comenzamos una serie de once (¿once?) artículos sobre la doctrina de la gracia de Barth con esta breve  introducción. Barth articula su perspectiva en el capítulo 7 de su Dogmática Eclesial a la cual a (que se encuentra en la segunda parte del segundo volumen) titulado "La elección de Dios". Pero antes deben hacerse algunas observaciones introductorias:

La palabra "elección" en el título de este capítulo convoca al fantasma de la doctrina de la predestinación, que para algunas personas es motivo de espanto. Pero es lo más justo. Ya que Barth no tiene miedo de usar la palabra predestinación y habla de ella libremente. Pero si los lectores están familiarizados con la doctrina conservadora reformada de la predestinación, encontrarán que el trato de Barth es casi irreconocible. Para Barth "elección" significa la elección de Dios. Dios elige ser el Dios de la humanidad y la humanidad será su pueblo. El Padre …

La Historia de la Crucifixión (Contada por los Privilegiados y los Poderosos)

Stephen Mattson
Un hombre fue arrestado por las autoridades, enviado a juicio y condenado a muerte -su nombre era Jesús. Muchos dicen que es un hombre inocente, pero los hechos hablan por sí mismos:

Jesús era un matón, un vagabundo sin hogar propenso al abuso de sustancias ilícitas (tenía un arresto  previo por traficar con alcohol). Jesús causaba disturbios a donde quiera que iba. Él era un pandillero  con una larga historia de crimen, pero eso no es sorprendente teniendo en cuenta su educación.
Jesús era intrínsecamente violento y un peligro para la sociedad. A pesar de que habló con elocuencia, dado su estatus, ¿cómo podría alguien tomar en serio su mensaje, si siempre estaba protestando y usaba  métodos perturbadores como volcar mesas y violentar la paz?
Además, personas como Jesús son naturalmente perezosas. ¿No tienen cosas mejores que hacer, como conseguir un trabajo? Me gustaría tener tiempo para descansar, "orar", y pasar el rato en los parques. Si sólo trabajaran m…