Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2018

Karl Barth En Sus Textos (Segunda Parte)

La Obra de Cristo
Barth está, por supuesto, en lo correcto cuando dice que la persona y la obra de Cristo no pueden separarse. Esta persona hace este trabajo; por el contrario, este trabajo lo hace esta persona. Barth se ocupa dos veces de la obra de Cristo. En CD I lo trata bajo el título de revelación. En CD IV, lo analiza bajo el título de reconciliación. Barth dice:
“El trabajo del Hijo o la Palabra es la presencia y manifestación de Dios, que solo podemos designar como revelación. La palabra reconciliación es otra palabra para el mismo suceso. En cuanto a la revelación de Dios como tal, logra lo que solo Dios puede hacer, es decir, la restauración de la comunión del hombre con Dios... en la medida en que, en el hecho de la revelación, los enemigos de Dios ya son sus amigos, la revelación en sí misma es reconciliación. Por el contrario, la reconciliación, la restauración de esa comunión, la misericordia de Dios triunfante en la ira sobre la ira, solo puede tomar la forma del mist…

Teologizando a Jesús, el Humano.

Ivor Davidson es profesor de teología sistemática e histórica en la universidad de Otago y la de San Andrews, en dónde fue decano de la facultad y director de la escuela de divinidad en St. Mary College.

Una de las preocupaciones del profesor Davidson, es el descuido por parte de muchos académicos sobre la teología de la Encarnación de Jesús, en su excelente ensayo "theologizing the human Jesus: An ancient (and modern) approach to christology reassessed" (teologizando al Jesús humano: Un acercamiento antiguo (y moderno) a la cristología reevaluada) nos dice:

Muchas Cristologías contemporáneas, mientras le rinden homenaje a la primacía del Jesús humano, dedican poca atención al estado teológico de su humanidad. Pueden ser desviadas de esta tarea por factores tales como la preferencia por el símbolo basado en la experiencia; la fragmentación de los estudios bíblicos y la dogmática; los imperativos de la hermenéutica contextual; y la preocupación por la metodología en lugar de …

Lección 2 ¿Visión Teológica o Visión Antropológica del Evangelio?

Michael Hardin
En nuestra primera lección, te invité a examinar la Narración de la Pasión de Marcos (y la de Juan, si así lo deseas) y a hacerte la pregunta: ¿Dónde veo a Dios? El hecho es que Dios no está en ninguna parte en la Narración de la Pasión. Sin embargo, ¿no es este el evento en el que los cristianos confiesan que Dios estaba realmente presente? Si leemos la narración tal como está, y no vemos a Dios presente, necesitamos reconsiderar cómo es que Dios actúa. La lectura que te pedí que hicieras esta en línea con la "teología de la cruz" de Martín Lutero. En sus tesis sobre la disputa de Heidelberg de 1518, Martín Lutero distinguió entre una "teología de la gloria" y una "teología de la cruz". Aquí están las tesis pertinentes:
19. No puede llamarse en justicia «teólogo» al que crea que las cosas invisibles de Dios pueden “aprehenderse a partir de lo creado.” (Romanos 1:20; cf. Cor 1:21-25),
20. Merece ser llamado teólogo, a quien aprehende las cos…

Josh Buice* y el final de Marcos

James Snapp Jr.
Muchos predicadores están mal informados sobre Marcos 16: 9-20, y Josh Buice es uno de ellos. En 2016, cuando anunció a la congregación de la Iglesia Bautista Mill de Pray que iba a terminar su serie de sermones sobre Marcos 16:8, explicó amablemente por qué lo estaba haciendo. Aquí están sus razones y mis respuestas.
Buice: “A continuación incluyo tres razones por las que no voy a predicar el final más largo de Marcos”.
(1) La evidencia textual
Buice: “El disputado final largo del Evangelio de Marcos no aparece en los dos manuscritos más antiguos de la Biblia: el códice Vaticanus (B) y el códice Sinaiticus (א). Muchos de los manuscritos en Latín, Sirio, Georgiano y Armenio también terminan en Marcos 16:8".
Buice parece estar desinformado y también mal informado. Lo primero que hay que notar sobre la evidencia es que muestra que Vaticanus y Sinaiticus son de los años 300's. Son los dos manuscritos Griegos más antiguos de Marcos 16, pero ambos también son más re…

Karl Barth En Sus Textos (Primera Parte)

La Centralidad de la Cristología.
"Jesucristo, la llave para la comprensión de Dios, el Universo y el Hombre " Herbert Hartwell

Para Barth, Jesucristo es el punto de partida de cada proposición teológica. En ese sentido, la revelación implica “un misterio”, y Barth lo explica de la siguiente manera:   “Una dogmática eclesial debe, por supuesto, estar determinada cristológicamente como un todo y en su corpus, llevar la marca de la Palabra de Dios revelada y atestiguada por la Sagrada Escritura, además debe ser proclamada por la Iglesia, este es su único criterio, asegurarse de que esta Palabra revelada es idéntica a Jesucristo. Si la dogmática no puede sostenerse por sí misma, para considerarse Cristología, sin duda ha sucumbido ante la influencia externa y está a punto de perder su carácter de dogmática eclesiástica".
Según Barth, Jesucristo es el principio de todas las formas y hechos de Dios. Todo comienza con la elección eterna de Dios del Dios-hombre Jesucristo. Barth …

Lección 1: ¿Por Dónde Empezamos?

Michael Hardin


Como ya mencionamos en la entrada pasada (ver aquí), vamos a estar siguiendo a Michael Hardin y sus 14 lecciones para la predicación de la paz o, como ya lo planteamos, la deconstrucción del Cristianismo.
Karl Barth alguna vez dijo que en teología no es necesario partir de la Cristología, sino también podríamos comenzar por el Padre o el Espíritu Santo. Por supuesto, para Barth, la teología comienza y termina con la doctrina de la Trinidad. Tal vez podrían rastrearse las diversas formas en que cada punto de partida (Padre, Hijo, Espíritu) afectaron a las demás doctrinas, particularmente la antropología y la eclesiología. Donald Durnbaugh en su libro The Belivers Church (La Iglesia de los Creyentes) tiene un diagrama fascinante que esquematiza todos los modelos eclesiológicos que comienzan con uno u otro miembro de la Trinidad.
Sin embargo, si vamos a hacer teología en un mundo posmoderno en dónde la realidad no comienza con Dios como presuposición, es más, ni siquiera…

Norman Geisler, Bart Ehrman y el Problema del Loro

James Snapp Jr. 
¿Alguna vez leíste algún comentario sobre un pasaje del Nuevo Testamento que involucre una variante textual, y pensaste, "Ohm; veamos lo que dice este otro comentarista,” y el otro comentarista decía casi exactamente lo mismo? Es como si uno de ellos tomara prestadas las palabras del otro escritor, o como si estuvieran reformulando lo que escribió un autor anterior.
 Por ejemplo, considere lo que Bart Ehrman escribió en Misquoting Jesus (¿también publicado como Whose Word Is It?) En la página 48, donde el autor está ilustrando scriptio continua, pero no puede deletrear la jerga, y usa el ejemplo "isawabundanceonthetable" (veoabundanciaenlamesa) - y piensas: "Eso se parece mucho a lo que escribió J. Harold Greenlee en la página 62 de Scribes, Scrolls y Scripture. ¡Qué asombrosa coincidencia!             O considere lo que Bruce Metzger escribió en la página 47 de su influyente manual El texto del Nuevo Testamento, refiriéndose a un fenómeno observado…

Karl Barth En Sus Textos

Introducción: La Revelación Cristológica
El nombre de Karl Barth es un referente para la teología Cristiana. En un sentido amplio, son pocos los Cristianos que no conocen el nombre de Barth. Para un sector del Cristianismo Protestante Barth es un héroe, para otro sector, el conservador, el nombre de Barth se asocia al concepto de herejía. ¿Quién tiene la razón? ¿Es Barth un santo que debería ser elevado a la categoría de padre de la Iglesia? O ¿Es un liberal que debería ser ex comulgado por las herejías que escribió?
Sin ánimo de hacer apología, nuestra intención (como ya lo hicimos con Rudolph Bultmann), es ir estudiando a Barth en sus propios textos. Por desgracia, para el cristiano de habla hispana el material que se encuentra traducido de Barth es muy poco y gran parte se encuentra en el medio académico. Además, su Magnus Opus “la Dogmática Eclesiástica” que consta de doce gruesos volúmenes tampoco está traducida al español, si a eso le sumamos el rechazo de la teología de Barth …