Ir al contenido principal

Norman Geisler, Bart Ehrman y el Problema del Loro

James Snapp Jr. 


¿Alguna vez leíste algún comentario sobre un pasaje del Nuevo Testamento que involucre una variante textual, y pensaste, "Ohm; veamos lo que dice este otro comentarista,” y el otro comentarista decía casi exactamente lo mismo? Es como si uno de ellos tomara prestadas las palabras del otro escritor, o como si estuvieran reformulando lo que escribió un autor anterior.

 Por ejemplo, considere lo que Bart Ehrman escribió en Misquoting Jesus (¿también publicado como Whose Word Is It?) En la página 48, donde el autor está ilustrando scriptio continua, pero no puede deletrear la jerga, y usa el ejemplo "isawabundanceonthetable" (veoabundanciaenlamesa) - y piensas: "Eso se parece mucho a lo que escribió J. Harold Greenlee en la página 62 de Scribes, Scrolls y Scripture. ¡Qué asombrosa coincidencia!
  
            O considere lo que Bruce Metzger escribió en la página 47 de su influyente manual El texto del Nuevo Testamento, refiriéndose a un fenómeno observado en él Codex Vaticanus: "Desafortunadamente, la belleza de la escritura original ha sido estropeada por un corrector posterior, que rastreó cada carta de nuevo, omitiendo sólo aquellas letras y palabras que él creía incorrectas”.
"Hace años, Steven Avery, un KJV-Onlyist*, señaló en un foro en línea que se podría concluir que Metzger había leído la página 203 del trabajo anterior de Frederic Kenyon, Nuestra Biblia y los  Manuscritos Antiguos, y recogió su contenido: "Desafortunadamente, la belleza de la escritura original ha sido estropeada por un corrector posterior, quien, pensando quizás que la tinta original se estaba borrando, trazó nuevamente cada letra, omitiendo solo esas letras y palabras que él creía incorrectas".

Y también se podría comparar el texto del Nuevo Testamento de Metzger y Ehrman, en la edición de 2005, y notar que su descripción del  minúsculo 33 es bastante similar a la descripción dada por Kirsopp Lake, un prominente erudito de la generación anterior, en su libro llamado El Texto del Nuevo Testamento. Y uno puede notar que, en ambos libros, el minúsculo 1739 es "de extrema importancia", y en ambos libros, el minúsculo 565 es "uno de los más bellos de todos los manuscritos conocidos", y en ambos libros, el texto del 579 es "extremadamente bueno," Y otras similitudes notables.

¿Aun suceden este tipo de cosas? y, ¿hay casos en que los errores se hayan perpetuado de esta manera? Miremos lo que el Dr. Norman Geisler, un destacado apologista evangélico, escribió sobre Marcos 16: 9-20. Sus declaraciones siguen circulando en línea en el sitio web Defensor de la Inerrancia.

             En la página 378 de When Critics Ask, el Dr. Geisler aborda una pregunta sobre Marcos 16: 9-20. Él comienza con una declaración sobre la edición de 1984 de la NVI, si bien es cierto, que ya no está actualizada, tal característica en la NVI fue alterada en la revisión de 2011. Luego hace varias afirmaciones:


(1) "Estos versículos no están en muchos de los manuscritos Griegos más antiguos y confiables, así como también en importantes manuscritos en Latín antiguo, Siríaco, Armenio y Etíope".

Esto es típico de muchos comentarios que hacen eco de Bruce Metzger, que escribió que los manuscritos antiguos Vaticanus y Sinaiticus, y un Antiguo manuscrito Latino (Codex Bobbiensis), un manuscrito Siríaco (el Siríaco Sinaítico), muchos manuscritos Armenios, dos manuscritos Georgianos", y una cantidad de manuscritos de la versión Etíope "no contienen Marcos 16: 9-20. Geisler simplemente ha desdibujado los datos que obtuvo de Metzger - y en el proceso convirtió dos manuscritos en "muchos", además de oscurecer el importante detalle de que se está refiriendo a los pocos minúsculos de los manuscritos Latinos y Siríacos.

            Geisler tampoco ha podido actualizar su descripción de la evidencia Etíope. En 1980, Metzger publicó el artículo El Evangelio de San Marcos en los manuscritos Etíopes, en Herramientas y Estudios del Nuevo Testamento, Volumen X de Estudios del Nuevo Testamento - Filológico, Versional y Patrístico. En ese artículo, Metzger se retractó de su afirmación anterior y concluyó que todos los manuscritos Etíopes existentes de Marcos 16 incluyen los versículos 9-20. Metzger hizo mención de esta aclaración en una nota al pie de página en su Comentario Textual. Desafortunadamente Geisler nunca obtuvo esa información, y nadie se lo ha dicho, por lo que todavía le está enseñando a sus lectores una afirmación falsa sobre los manuscritos Etíopes.

            Este tipo de error se puede observar en una gran pila de comentarios que no son más que ecos de Metzger, donde se trata de temas críticos para el texto. Los autores no querían plagiar, por lo que tomaron todo tipo de libertades en sus descripciones de la evidencia. El lío resultante no es tan engañoso como en aquellos tiempos cuando Bart Ehrman afirmó que la historia de la adúltera (Juan 7: 53-8: 11) se originó en la Edad Media, aunque todavía es bastante malo.

(2)   "Muchos de los padres de la iglesia antigua no revelan ningún conocimiento de estos versículos, incluyendo a Clemente, Orígenes y Eusebio. Jerónimo admitió que casi todas las copias Griegas no lo tienen ".

Una vez más, Geisler está realizando ventriloquia inversa. La primera edición del influyente manual de Metzger El Texto del Nuevo Testamento fue la base de esas dos declaraciones. Metzger escribió: "Clemente de Alejandría, Orígenes y Eusebio no muestran ningún conocimiento de la existencia de estos versículos; otros Padres de la Iglesia afirman que la sección está ausente de las copias Griegas que conocen (por ejemplo, Jerónimo, Epist. cxx. 3, ad Hedibiam, "casi todas las copias griegas no tienen esta parte final").



Desafortunadamente, Geisler no está informado sobre las correcciones que realizó Metzger en ediciones posteriores. Después de afirmar erróneamente que Eusebio no tiene conciencia de Marcos 16: 9-20, Metzger se dio cuenta de su error y ajustó silenciosamente la oración en las últimas ediciones de su libro, eliminando el nombre "Eusebio". Sin embargo, el sitio web Defensor de la Inerrancia patrocinado por Geisler (y otros) todavía está difundiendo un error acerca de Marcos 16: 9-20 y Eusebio, a pesar de que el texto Griego de la composición de Eusebio Ad Marinum, en el que Eusebio usa Marcos 16: 9 varias veces, ahora está disponible con una traducción al inglés.

(3) "Muchos manuscritos que tienen esta sección colocan una marca indicando que es una adición espuria al texto".

            Esta afirmación se basa en la declaración de Metzger de que "en otros testigos, el pasaje está marcado con asteriscos u obeli, la sigla convencional utilizada por los escribas para indicar una adición espuria a un documento literario". ¿Alguna vez alguien ha intentado enumerar esos "muchos manuscritos"? que supuestamente tienen marcas especiales en Marcos 16: 9-20 para indicar que el pasaje es espurio? Tendremos más de eso en un minuto.

He investigado el final de Marcos a detalle, y mi posición es que estos doce versículos estaban en el texto cuando el Evangelio de Marcos comenzó a copiarse y a circular para uso de la iglesia. La mayor parte de lo que Metzger escribió sobre este pasaje es notablemente vago y selectivo. Sus comentarios necesitan una aclaración y una complementación significativas, y cuando eso se proporciona, el concurso de texto crítico se ve muy diferente.

            Pero mi propósito hoy no es mostrar que Marcos 16: 9-20 es Escritura genuina; ya he escrito sobre eso. Mi punto es que cuando se trata de temas críticos para el texto como Marcos 16: 9-20 y Juan 7: 53-8: 11, la mayoría de los comentaristas son básicamente loros, no investigadores independientes. Me entristece decir que esto es especialmente cierto para los comentaristas evangélicos. El hecho de que sus compañeros eruditos no corrijan las afirmaciones críticas del texto que son incorrectas en comentarios y en libros escritos por apologistas es evidencia de que sus pares no se preocupan por el tema, o de lo contrario son igualmente ajenos a los hechos.

            Cuando los comentaristas perpetúan los errores de otro autor como este, es casi imposible deshacer el daño. La afirmación falsa de Metzger de que algunos manuscritos Etíopes terminan el texto de Marcos en el versículo 8 todavía se difunde no solo por Norman Geisler sino también por Matt Slick en el sitio web de CARM, y por James White en el sitio web de Alpha & Omega Ministries. Y en la cuarta edición (2005) del manual de Metzger, El Texto del Nuevo Testamento, coeditado por Bart Ehrman, aunque en la página 120 menciona que Metzger mostró que todos los manuscritos Etíopes conocidos de Marcos 16 apoyan los versículos del 9 al 20, en la página 322 del mismo libro, hay una afirmación de que "una cantidad de manuscritos de la versión Etíope" omiten los versículos 9-20.

            Comentaristas como Larry Richards, quien afirma que "muchos manuscritos Griegos antiguos" terminan el Evangelio de Marcos en 16: 8, no pudieron nombrar a ninguno de ellos excepto a Vaticano, Sinaiticus y el minúsculo 304, porque no hay más que esos tres.

Escritores como NT Wright y Craig Evans, que afirman que "muchos de los manuscritos" o "muchos de los manuscritos más antiguos" tienen asteriscos junto a Marcos 16: 9-20 para indicar que el pasaje es dudoso, no podrían nombrar esos manuscritos si sus vidas dependieran de eso, porque no hay ninguno. (Dan Wallace intentó enumerarlos y fue un fracaso épico. Dos pequeños grupos de manuscritos tienen notas especiales que acompañan el pasaje, pero el manuscrito Griego más cercano tiene un simple asterisco es el minúsculo 138, tiene un asterisco en el margen, pero ese manuscrito tiene el habitual comentario de Catena en el pasaje, y el asterisco es solo una aproximación al número de sección de Eusebio). Y escritores como Ben Witherington III enganchan a sus lectores con afirmaciones falsas sobre Eusebio y Jerónimo - porque los escritores no consultan las escrituras patrísticas directamente, sino simplemente se dirigen a lo que escribió Metzger, y lo regurgitan, así todo mezclado, marean a sus lectores.

            Y no es que estos comentaristas fueron mentirosos. Son loros descuidados y perezosos que dependen de recursos obsoletos. Los comentaristas y apologistas evangélicos tienen un problema de loro para el texto crítico. Entonces dejemos al lector andar con cuidado.





*Grupo de Cristianos Protestantes que piensan que la versión del Rey Jaime es superior a las demás traducciones inglesas de la Biblia.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El No de Karl Barth A la Enseñanza Del Infierno

Una de las palabras que caracterizaron al teólogo Karl Barth fue ¡Nein! (No). Su no, era una negación imperativa hacia esas partes de la doctrina evangélica con las que no estuvo de acuerdo. Y la doctrina del infierno era una de ellas. Barth decía que “el infierno sólo puede tomarse en serio en cuanto a su derrota”. Por esa razón, Barth ofrece un poderoso no a la enseñanza del infierno como parte de la proclamación del evangelio.
Brian Leport reproduce en su blog algunas citas del libro “Karl Barth in convertation” (Conversaciones con Karl Barth), sobre la enseñanza del infierno. Al respecto, Barth también señala que el concepto del infierno, “no debería ser utilizado como herramienta de manipulación para atemorizar a la gente en sus creencias”.
Barth, también trata el mismo tema en su Dogmática Eclesiástica, cuando hace referencia en el libro II sección 2, a la doctrina de la elección. Sólo que en la Dogmática, trata el tema en relación a Jesucristo como aquel que sufrió el destin…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…