Ir al contenido principal

Karl Barth En Sus Textos (Quinta Parte)




La Biblia como Palabra de Dios.

¿Lo anterior significa que Barth acepta el dualismo como la solución al problema de la Escritura? De ninguna manera. De hecho, él rechaza completamente todo dualismo. Él sabe muy bien que esta posición siempre conduce al subjetivismo. No es sorprendente, por lo tanto, escucharlo declarar enfáticamente que no tenemos derecho a hacer ninguna selección. Si queremos escuchar la Palabra de Dios tenemos que ir a estos textos. Aquí escuchamos a los testigos hablar. Nosotros, que los seguimos, estamos atados a sus palabras. “Estamos absueltos de diferenciar la Palabra de Dios en la Biblia de otros contenidos, porciones infalibles y expresiones erróneas, lo infalible de lo falible, y de imaginar que por medio de tales descubrimientos podemos crear encuentros con la Palabra de Dios de forma genuina. Si Dios no estuviera avergonzado de la falibilidad de todas las palabras humanas en la Biblia, de su historia y de las inexactitudes científicas, sus contradicciones teológicas, la incertidumbre de su tradición y, sobre todo, su judaísmo, pero adoptó e hizo uso de estas expresiones con toda su falibilidad, no necesitaríamos avergonzarnos cuando Él quisiera quiera renovar toda su falibilidad como testigo, y simple voluntad, desobediencia para tratar de encontrar elementos infalibles en la Biblia ".

En esta conexión, Barth incluso habla de la corrección “relativa" de la teoría de la inspiración verbal. Sin embargo esta teoría fue demasiado lejos cuando asumió una identidad directa entre los textos y la Palabra de Dios. Simplemente se identificó a la Palabra de Dios con los textos y los textos con la Palabra de Dios. Como vimos antes, Barth no quiere ir más allá de una identidad "indirecta". Sin embargo, aun así, es nuestra tarea tocar la puerta de los textos y esperar. Tenemos que escuchar a los testigos y orar al Señor para que nos hable a través de su testimonio. Tenemos que confiar en la promesa de que Él lo hará en este momento. Entonces, y solo entonces, habrá un identificación directa. Entonces, y solo entonces, la Biblia será la Palabra de Dios. Sí, Barth también quiere mantener la palabra “será”. “Creemos en y con la Iglesia que la Sagrada Escritura tiene... prioridad sobre todas las demás escrituras y autoridades, incluso aquellas de la Iglesia. Creemos en y con la Iglesia que la Santa Escritura es testigo original y legítimo de la divina revelación y es en sí misma la Palabra de Dios. Pero este 'tiene' y "es" no significa que el hombre bajo ninguna circunstancia tenga la revelación de Dios a su disposición. Estas palabras apuntan a la disposición de Dios, su acción y su control. La Biblia es la Palabra de Dios, en la medida en que Dios deja que sea su Palabra. Es la Palabra de Dios en el acto de Dios haciéndo su Palabra, o en el hecho de convertirse en la Palabra de Dios. Más de una vez Barth ha usado la ilustración del estanque de Bethesda. El agua no posee el poder de curación como una cualidad inherente, pero se volvió curación efectiva cuando le agradó a Dios enviar a su ángel para remover el agua. En una palabra, todo es un milagro.

Inspiración.

Después de todo esto, no es sorprendente encontrar que Barth tiene una concepción diferente de la inspiración. Para él inspiración es un acto del Espíritu Santo, que tiene lugar en dos fases. (a) En su acción sobre los escritores de la Biblia: Los inspiró en la redacción de su testimonio. (b) En su acción en los oyentes o lectores, que ahora escuchan al testigo como Palabra de Dios para ellos. Doy dos citas, que dejan esto bastante claro. “La theopneustia es el acto de revelación en la que los profetas y apóstoles en su humanidad se convirtieron en lo que eran, y en la cual solo en su humanidad pueden llegar a ser para nosotros lo que son". Y: “El círculo que condujo desde los beneficios divinos al Apóstol instruido por el Espíritu y autorizado a hablar por el el espíritu ahora se cierra al oyente del Apóstol, a quien de nuevo el Espíritu ha capacitado para recibir según sea necesario. El oyente,
también, en su existencia como tal es parte del milagro que tiene lugar en su punto".
En nuestra opinión, hay cierta confusión en el pensamiento de Barth con respecto a este punto. También creemos que la Biblia habla de una doble acción del Espíritu, pero – llama solo la primera 'inspiración'. El término está reservado para la operación del Espíritu sobre los escritores, que tuvieron que pasar a otros la revelación que habían recibido de Dios. Solamente a través de esta operación del Espíritu puede su palabra humana al mismo tiempo, ser la Palabra de Dios, y no simplemente una palabra piadosa del hombre acerca de Dios. Pero según la Biblia, esta operación del Espíritu sobre los escritores originales es una acción completa. La segunda acción, a saber, la que sobre los lectores posteriores y oyentes, es igualmente necesaria y es también una acción del Espíritu mismo, nunca se llama 'inspiración'. La Biblia usa un término diferente: iluminación (photismos). Esta es la acción del mismo Espíritu en el sujeto lector u oyente, abriendo sus ojos ciegos, acelerando su corazón frío y muerto. Solo a través de esta acción la Palabra de Dios 'vuelve a casa' en el pecador.

El hecho de que Barth combine las dos acciones en una sola, por supuesto, está relacionado con su concepción de la revelación. La revelación siempre debe ser un evento. Por lo tanto, no puede
ser una revelación que se completa con la inspiración de los autores originales. Por lo tanto, la segunda fase debe ser parte de toda la acción. Sin eso no puede haber una revelación en absoluto, sino solo un testigo humano, falible.

La Libertad Soberana de Dios.

¿Cuál es el marco de toda esta concepción? Así como ya lo hemos visto, es la concepción de Barth sobre la libertad divina. Una y otra vez de manera énfatica declara que Dios es libre y soberano, quien es libre y soberano en todas sus acciones, particularmente en el acto de revelación. Decir que uno de los atributos de la Biblia es ser Palabra de Dios es violar la Palabra de Dios, que es Dios mismo hablando, para violar la libertad y la soberanía de Dios.

Dios es libre y soberano. Eso significa: que el hombre no tiene poder o control sobre la Palabra de Dios. La gran objeción de Barth contra el Liberalismo más antiguo es que no tenía idea de libertad y soberanía de Dios. No tenía ni idea de la revelación en absoluto. Pero la Ortodoxia tampoco tenía una perspectiva. Creía que 'tenía' la Palabra de Dios en la Biblia y por lo tanto tenía poder sobre la Palabra de Dios. Solo los reformadores realmente reconocieron la libertad de Dios. Ellos sabían que la revelación seguia siendo la prerrogativa de Dios y tal evento solo lo podemos recibir de la Palabra como milagro de gracia. Esa fue la gran tragedia de los siguientes siglos que la Ortodoxia Protestante
olvidó este gran descubrimiento de los Reformadores y regresó a los puntos de vista equivocados de la Iglesia Primitiva, con su concepción mecánica de la inspiración.

No tenemos ninguna disputa con Barth en cuanto a su declaración de que Dios es libre y soberano. Esta idea es genuinamente bíblica. Solo se necesita leer la historia de I Samuel 4. Los israelitas, después de haber sido derrotados por los filisteos, trajeron el arca del Señor al campamento. Ellos creían que a través del arca podían obligar a Dios a ayudarlos. Él tendría que defender y proteger a su propia arca y de esta manera tendría que darles la victoria. Pero Dios no puede forzado nunca por el hombre, ni siquiera por su propio pueblo elegido. Dios entrega a ambos, a Israel y al arca en las manos de los Filisteos. ¿Esto significa, sin embargo, que el arca no es realmente de Dios? Al leer el capítulo 5 puedes ver cómo el mismo Dios fuerza a los filisteos, que creen que han capturado al Dios de Israel, a dejar el arca y enviarla de vuelta a Israel. Cuando aplicamos esto a la Biblia, podemos decir que Dios no nos permite el mal uso de su Palabra pensando que tenemos - su revelación y que podemos hacer con ella lo que sea que nos guste. Entonces la Biblia muere y se hace impotente en nuestras manos. Y, sin embargo, es y sigue siendo su Palabra que nunca regresa vacía (Is 55:11). Tal vez podríamos resumirlo de la siguiente manera. El error de Barth no es que exagere sobre la soberanía de Dios, sino es más bien lo contrario. ¡Él no lo enfatiza lo suficiente! Dios es tan grande que incluso cuando nos da su Palabra, sigue siendo su Palabra. Él sigue siendo soberano también sobre sus dones.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…

El Libro Negro De La Nueva Izquierda: Un Nuevo Sofisma

A pesar de que el lanzamiento del libro de Agustín Laje y Nicolás Márquez, el Libro Negro de la Nueva Izquierda hiciera su aparición hace poco más de dos años, no había tenido oportunidad de hacer una crítica. Debo admitir, que mi filiación política, me prejuiciaba en ciertos aspectos. Como Marxista, Liberal y Cristiano, estoy acostumbrado a las críticas más severas por parte de los sectores conservadores, y las acepto hasta cierto punto cuando éstas tienen fundamento académico. Pero en el caso del libro de Laje y Márquez, por los antecedentes que ya tenía de ellos, me era difícil pensar que pudieran escribir una crítica con rigor académico.
Sin embargo, y un tanto por casualidad, el video de un youtuber llamó mi atención cuando ví que hacía referencia al libro de Laje-Márquez. De hecho, son dos los vídeos que presenta el canal de Monitor Fantasma, un sitio que se dedica al análisis político y filosófico. No haré un resumen de los vídeos, mi intención será dejar que el lector juzgue …