Ir al contenido principal

Thaïs ¿Meditación o Conversión?




En el estudio de las ciencias, ya sean sociales, culturales, humanas o exactas, existen los famosos giros. En esta entrada intentaremos dar un giro de lo académico a lo artístico. Si bien, la teología gira en torno a la academia, el teólogo también posee cierta sensibilidad, percepción y amor por la belleza. Es un elemento hegeliano. Así, debe haber lugar para la expresión artística, ¿qué es un teólogo sin la sublimación de lo divino? ¿Cómo puede un teólogo tener por objeto de estudio a Dios sino ama y se admira ante el ideal de lo divino?

Mucho se ha escrito sobre Dios y el arte. Y “la música es otro arte que la Biblia no ignora”1 Del mismo modo, la Biblia tampoco ignora las letras. La ópera como expresión artística reúne dos disciplinas que permiten elevar el espíritu humano a lo divino, a lo sublime. Thais, opera del músico francés Jules Massenet, es una historia religiosa, apasionante, seductora. Aunque la historia escrita en la edad media difiere del guión al que Massenet le puso música puesto algunos herejes o fanáticos cambiaron la historia, esto no demerita en nada las pasiones que suscita tal opera.

Si bien, entre la primera versión y la versión de Massenet las diferencias básicas se dan entre los personajes, pero el guión es casi el mismo, sin embargo, el punto en el que quiero ocuparme, es la conversión de Thais. “Mazur eintelajem arhobo”, expresión en siríaco que significa: Tú que me creaste, ten piedad de mí. Pero recapitulemos, Thaís en la segunda versión es una sacerdotisa pagana, que vivía en Alejandría, Egipto en el siglo IV. Thaïs tiene como enemigo al monje Athanaël quien en su furor religioso y en su afán de demostrar que el Cristianismo es la religión verdadera desafía a la diosa de Thaïs, Venus. Sin embargo, detrás del furor religioso de Athanaël se encuentra un morbido amor que le avergüenza; cuando el monje llega a Alejandría para desafiar a la sacerdotisa de Venus, cae rendido ante la belleza de Thaïs; y aunque en su celo intenta predicarle el evangelio también le confiesa su amor. Thaïs a pesar de saber que le ha vencido, mira al hombre que muere de amor, la predicación de Athanaël hace mella en Thaïs y esta reflexiona: Tú que me creaste, ten piedad de mí. En este momento Thaïs comienza un proceso de conversión al que Massenet llama, Meditación.



¿Una meditación religiosa o una verdadera conversión? No entraré litigios legales sobre el arrepentimiento. Mi intención es mostrar la belleza de la obra, el momento en que Thaïs reflexiona sobre su vida pasada dedicada a la lujuria y los placeres carnales para hallar salvación. El ritmo de la obra está marcado como Andante Religioso, así que es altamente probable que Massenet haya escrito la obra con una alta intención religiosa. “El violín toca dos veces la melodía, cambia a un Animato para convertirse gradualmente más apasionada, Massenet indica Poco a poco appassionato. El clímax se alcanza en un momento designado Piu appassionato”2

Una conversión como la de Thaïs invita a una profunda meditación religiosa, la meditación es el momento donde la voz de Dios como metáfora del arte, en este caso la música, nos habla suave y delicadamente, para que poco a poco se adentre en lo profundo de nuestro pensamiento y nos haga contemplar nuestra existencia para contrastarla con la bondad infinita de Dios.

Aunque después de la conversión de Thaïs, la vida de Athanaël y la ex sacerdotisa tomaron caminos diferentes, ya que ella se encerró en un convento y él regresó a su comunidad cenobita, sus vidas quedaron unidas con la promesa del amor eterno.
Thaïs exhausta por la penitencia que se a autoimpuesto, pasa sus últimos momentos en el jardín del convento. A Anathaël agobiado por sueños y visiones la vida se le a vuelto un tormento, Thaïs está siempre en su pensamiento. Así que el monje decide partir para ver a Thaïs pero se sorprende al mirar a una Thaïs moribunda. En la escena final, Thaïs, ante la visión de lo eterno, canta extasiada debido al vino de la redención, mientras Athanaël atormentado se ahoga en un terrible grito: “Morte, Pitie”.



1Francis Schaeffer, Arte y Biblia, Ediciones Evangelicas Europeas, 1974.
2Paloma Valeva, Meditación de Thaïs, Jules Massenet

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jürgen Moltmann sobre el Rapto y “Dejados Atrás”

Jürgen Moltmann discute el problema del escapismo religioso, con el atractivo particular de la teoría del rapto, en su libro, Ética de la Esperanza:
Un escapismo religioso está saliendo a relucir mediante la difusión actual de una sublime religiosidad gnóstica en cuanto a redención se refiere. La persona que se rinde a esta religiosidad se siente a gusto en 'el mundo del más allá' y se ve como un invitado en la tierra. Esto se debe a la manera en cómo le preocupa el destino de la vida en esta tierra. Que su alma vaya al cielo, es lo principal. En su cuerpo y en la tierra, no era más que un invitado, por lo que el destino de este hogar realmente no le preocupa demasiado. Las prácticas religiosas que exaltan la indiferencia a la vida tienen muchos nombres. [...] El apocalíptismo-pop ofrece un escapismo especialmente dramático. Antes de las grandes aflicciones del fin del mundo, los verdaderos creyentes serán "arrebatados", llevados al cielo, para que puedan construir…

El Mensaje Anti imperial de Jesús en el Evangelio de Marcos.*

A pesar de que Antonio Negri y Michael Hardt hayan sucumbido a la tentación de diluirse en la posmodernidad de un izquierda que hoy pretende hacerse amiga de una política globalizadora, es necesario hacer hincapié que todavía existen límites en cuanto a términos políticos se refiere. Según la tesis de Negri1, Imperio e imperialismo no son parte de un mismo sistema. Negri dice que “el imperialismo fue realmente una extensión de la soberanía de los Estados-nación europeos más allá de sus fronteras”; la soberanía moderna a muerto y dio lugar al imperio. El imperio no es ya más un ente geográfico ni un poder ontológico, sin embargo, el imperio:
no establece centro territorial de poder, y no se basa en fronteras fijas o barreras. Es un aparato de mando descentrado y deterritorializado que incorpora progresivamente a todo el reino global dentro de sus fronteras abiertas y expansivas. El imperio maneja identidades híbridas, jerárquicas flexibles e intercambios plurales por medio de redes m…

El Libro Negro De La Nueva Izquierda: Un Nuevo Sofisma

A pesar de que el lanzamiento del libro de Agustín Laje y Nicolás Márquez, el Libro Negro de la Nueva Izquierda hiciera su aparición hace poco más de dos años, no había tenido oportunidad de hacer una crítica. Debo admitir, que mi filiación política, me prejuiciaba en ciertos aspectos. Como Marxista, Liberal y Cristiano, estoy acostumbrado a las críticas más severas por parte de los sectores conservadores, y las acepto hasta cierto punto cuando éstas tienen fundamento académico. Pero en el caso del libro de Laje y Márquez, por los antecedentes que ya tenía de ellos, me era difícil pensar que pudieran escribir una crítica con rigor académico.
Sin embargo, y un tanto por casualidad, el video de un youtuber llamó mi atención cuando ví que hacía referencia al libro de Laje-Márquez. De hecho, son dos los vídeos que presenta el canal de Monitor Fantasma, un sitio que se dedica al análisis político y filosófico. No haré un resumen de los vídeos, mi intención será dejar que el lector juzgue …